La exportación cubana más polémica: los médicos

  • 14 mayo 2013
Médicos cubanos
Image caption Los trabajadores de salud cubanos han llevado a cabo misiones en países tan lejanos como Sudáfrica y Pakistán.

Uno de los principales productos de exportación de Cuba se ha vuelto también un canal peculiar -y a menudo polémico- para cultivar relaciones entre la isla y países alrededor del mundo: los médicos.

Brasil se convirtió la semana pasada en el último de una larga lista de naciones que anuncian planes para recibir números importantes de doctores cubanos y cubrir así la falta de asistencia en partes de su territorio.

El canciller brasileño, Antonio Patriota, reveló que existe una gestión encaminada para traer 6.000 o más médicos de Cuba a trabajar en "regiones particularmente carentes en Brasil".

"Se trata de una cooperación que tiene gran potencial y a la cual atribuimos valor estratégico", dijo Patriota el lunes 6 al recibir a su colega cubano, Bruno Rodríguez.

Al igual que ocurrió en países como Venezuela, que ha importado unos 30.000 trabajadores de salud cubanos, el proyecto brasileño generó el rechazo inmediato de la principal corporación médica local, que cuestiona la calificación y certificación de los médicos que llegarían.

Pero el avance del llamado "internacionalismo médico cubano" plantea una pregunta básica: ¿a qué se debe que una isla con serios problemas económicos sea una gran fuente de doctores para la región y más allá?

Una vieja estrategia

La exportación de médicos fue un instrumento de política exterior cubana desde los años 60, tras la revolución que llevó al poder a Fidel Castro, y en los últimos años se ha acentuado en América Latina y África, señalan expertos.

En 2011 había 38.000 trabajadores de salud cubanos en 66 países de distintas regiones, indicó Robert Huish, profesor de Desarrollo Internacional en la Universidad Dalhousie de Nueva Escocia (Canadá), en diálogo con BBC Mundo.

Agregó que los médicos cubanos han cumplido misiones en lugares lejanos como Sudáfrica o Pakistán y, aunque la lista de países a donde van se redujo desde 2010, el número total de esos profesionales en el exterior creció.

A su juicio, con estos acuerdos bilaterales Cuba logró beneficios como dinero en efectivo o apoyo en infraestructura de otros países en medio del embargo estadounidense y cultivó lazos aún con naciones con las que tenía poca afinidad política, como Honduras tras el huracán Mitch de 1998.

"Cuba está diciendo que puedes crear relaciones internacionales robustas a través de la salud y la atención médica", dijo Huish, autor de un libro sobre este tema publicado en enero: "Donde ningún doctor ha ido antes".

"Una paradoja"

Pero esta política impulsada por el gobierno comunista cubano también tiene una lista de críticos a la cual acaba de añadirse el Consejo Federal de Medicina (CFM) de Brasil, la principal corporación de médicos del país.

Tras el anuncio de Patriota, el CFM emitió un comunicado de condena a la "entrada irresponsable" de médicos a Brasil sin una revalidación de los títulos que obtuvieron en el extranjero.

El canciller brasileño evitó especificar cómo conseguirían la visa los profesionales cubanos para trabajar en Brasil, pero los médicos locales sospechan que se evitará el complejo trámite de revalidación como ocurrió en otros países.

En Uruguay, por ejemplo, el gobierno decretó en 2008 la revalidación automática del título en Oftalmología de cubanos que llegaban al país en el marco de un programa regional para operar cataratas a personas de bajos recursos, generando protestas de sociedades profesionales locales.

Carlos Vital, presidente interino del CFM, indicó que 94% de los médicos cubanos y bolivianos que pasaron en 2012 por un examen de validación de conocimientos en Brasil reprobaron el examen.

"Esta calificación dentro de los patrones exigidos en Brasil, no es alcanzada por esos médicos", señaló Vital a BBC Mundo.

Afirmó que en Brasil hay médicos para atender la demanda en áreas aisladas o remotas, pero faltan "condiciones mínimas" de trabajo para realizar ciertos exámenes o trasladar pacientes.

Muchas localidades de la región amazónica, por ejemplo, carecen de médicos o reciben la visita de uno de forma esporádica.

"Brasil es uno de los países que menos invierte en salud en América Latina, lo que es una paradoja para una nación situada entre la sexta o séptima posición de las mayores economías del mundo", afirmó.

¿Política?

Image caption Cuba exporta médicos y profesionales de la salud desde la década de los 60.

Las quejas de gremiales médicas por la importación de profesionales cubanos se han reiterado en países de la región como Bolivia o Venezuela, donde incluso hubo huelgas o acciones legales para detener los planes.

Pero los defensores de esos planes rechazaron las protestas como parte de los esfuerzos de las corporaciones médicas para cuidar sus intereses particulares.

El canje de médicos por petróleo se volvió una columna vertebral de la sociedad desarrollada por Castro con el extinto presidente venezolano Hugo Chávez, vital para la economía de la isla.

La polémica llegó incluso a países africanos como Ghana, donde el gobierno negó a comienzos de mes que su decisión de importar 300 nuevos médicos de Cuba apuntara a desactivar una huelga médica en el país.

Pol De Vos, investigador del Instituto de Medicina Tropical del Departamento de Salud Pública en Amberes (Bélgica), dijo que los cubanos tienen una "formación específica de atención primaria en zonas con pocos recursos".

Eso y su capacidad de trabajar con comunidades locales marca una diferencia en el terreno, sostuvo este experto que desde 1996 también colabora con el departamento de Salud Pública dentro del Instituto de Higiene y Epidemiología en La Habana.

De Vos negó que los médicos cubanos cumplan tareas políticas en los países donde van, una acusación que ha sido frecuente en Venezuela y otras partes.

"Yo sé que los médicos cubanos que están en el extranjero por supuesto que tienen su visión política", comentó, "pero ellos de ninguna forma se meten en la política en estos países".

Contenido relacionado