Beckham se retira como futbolista pero la marca global sigue

David Beckham

El futbolista David Beckham, excapitán del seleccionado inglés, convertido en una celebridad internacional tras su paso por importantes clubes de Inglaterra, España, Estados Unidos, Italia y Francia, anunció este jueves que pondrá fin a su carrera deportiva al cierre de esta temporada en la Liga 1 de Francia.

Su equipo, el Paris St. Germain, ya clasificado ganador de la liga, recibirá este sábado al Brest y el domingo 26 visitará al Lorient.

A los 38 años, persuadido por fin de que ya no está en condiciones de hacer un buen papel (ni tan siquiera discreto) en el máximo nivel de exigencia del fútbol europeo, Beckham se concentrará en sus otras actividades, entre ellas la promoción de Unicef, el fútbol chino y diversas organizaciones de beneficencia.

En realidad, el caso de Beckham es tal vez el más notable de la exitosa transición de un deportista, ya que estos profesionales suelen encontrar un nuevo campo de acción como técnicos o comentaristas en su deporte.

Otros aprovechan su imagen pública para lanzar una carrera política, como es el caso del brasileño Romario de Souza Faria, actualmente diputado en representación del Partido Socialista.

La influencia de Beckham toca los ámbitos de la publicidad, las relaciones públicas, la moda (su mujer Victoria, superada su etapa de cantante, es una conocida diseñadora), la beneficencia (SIDA, malaria, niños huérfanos y víctimas de conflictos), la burocracia del fútbol internacional y lo que puede darle más influencia todavía: un papel en el desarrollo y difusión del fútbol chino.

Popular en China

El gobierno de Pekín lo nombró recientemente su primer embajador de la Súper Liga nacional, tras unos escándalos de corrupción que empañaron su imagen.

El vínculo entre China y Beckham no es reciente.

A su paso por el Galaxy, la empresa propietaria del club, Anschutz Entertainment Group (AEG), utilizó su imagen para extender sus negocios en China, entre ellos la construcción de estadios en Shanghái y Pekín.

El dirigente Tim Leiweke fue citado en julio de 2012 diciendo que la fama de Beckham en China era tan grande que los guardias de seguridad del entonces presidente Xi Jinping dejaron de concentrarse en su custodia cuando el futbolista ingresó al salón donde mantenía una reunión en febrero de ese año.

Esto puede ser una exageración con fines publicitarios, pero lo cierto es que David Beckham es uno de los deportistas extranjeros más populares en China, como ha quedado reflejado en su nombramiento como embajador de la Liga.

Lea también: Beckham, jugador fuera de la cancha

El secreto de Victoria

Una característica de la versatilidad de Beckham es que se mueve con gran naturalidad en diversos ámbitos, además del deportivo. Las "celebridades" lo reconocen como uno de ellos y suele aparecer en las reuniones y citas importantes como símbolo del deporte británico.

Conviene aclarar que no se trata únicamente de él, ya que su esposa Victoria supo aprovechar sus estancias en Milán y París, dos grandes capitales de la moda europea, para establecer numerosos contactos profesionales.

La influencia de Victoria en las decisiones profesionales de la pareja es muy conocida. En su entrada en Wikipedia, se dice que "es una mujer de negocios, diseñadora de moda, modelo y cantante", en ese orden descendente.

Image caption Beckham es famoso en todos los continentes.

El toque de "relaciones públicas" es una especialidad de David y Victoria.

A fines de enero, cuando se informó del contrato por cinco meses con el Paris St. Germain, se dejó en claro que los honorarios de David serían donados a una organización de beneficencia que ampara a los niños.

En ese momento se dijo que era un acuerdo conveniente para ambas partes: el futbolista no estaba en condiciones de hacer un aporte significativo a la campaña de un equipo como el PSG, pero su contribución en el plano publicitario y de relaciones públicas era considerable.

El PGS es de propiedad de la Autoridad de Inversiones de Qatar, un estado árabe sobre el Golfo Pérsico, que en 2022 será la sede del Campeonato Mundial de Fútbol.

La difusión del fútbol y de Qatar como foco de su desarrollo alrededor del mundo se ha convertido en uno de los objetivos estratégicos del rico estado petrolero. Una personalidad tan conocida como Beckham será un excelente contacto y en esta trama de influencias no viene mal su actual condición de embajador de la Súper Liga china.

Esta importancia de Beckham como celebridad en el ámbito deportivo fue debidamente apreciada por los qataríes, y a nadie extrañó que Beckham participara incluso en partidos importantes del equipo parisino, a pesar de sus limitaciones a los 38 años.

Lea también: ¿lograron conquistar los Beckham a EE.UU.?

Colección de medallas

Image caption Beckham se puede retirar tranquilo con una ilustre carrera a sus espaldas.

El veterano futbolista participó en los dos partidos ante el Barcelona en cuartos de final de la Liga de Campeones. Los comentaristas criticaron con gran severidad su juego en el primer partido, pero el técnico Carlo Ancelotti también lo hizo jugar como sustituto en el segundo partido.

Al cierre de esta campaña en París, David Beckham ha logrado una nueva medalla para agregar a su extensa colección.

Tras 20 años de actividad en primera división, tiene en sus vitrinas 19 trofeos importantes, entre ellos 10 medallas por triunfos en ligas de Inglaterra, España, Estados Unidos y Francia, así como una Champions League.

Jugó 115 partidos con el seleccionado inglés, 394 con el Manchester United, 116 con el Real Madrid, 118 con el Galaxy de Los Angeles, 33 con el AC Milan y 11 con el Paris St. Germain.

"He sido afortunado al tener tantas oportunidades durante mi carrera y ahora creo que ha llegado el momento de devolver algo, de hacer mi aporte", dijo al anunciar su retiro, que ha coincidido virtualmente con el de su exentrenador y mentor en el Man United, Alex Ferguson, anunciado la semana pasada.

Lea también: Renuncia Alex Ferguson, el matón de los guantes de seda

Contenido relacionado