Siria: Bashar al Asad se muestra confiado y amenazante en la TV

  • 31 mayo 2013

En una entrevista concedida a la televisión de Líbano, en la que se mostró confiado y desafiante, el presidente de Siria, Bashar al Asad, le adviritió a Israel que responderá de la misma forma a cualquier ataque aéreo de ese país.

Al Asad habló al canal Al Manar, que pertenece a su aliado, Hezbolá, el poderoso movimiento chiíta libanés que apoya a sus fuerzas en el conflicto sirio.

Durante la entrevista, el presidente sirio reiteró su mensaje de que confiaba en que saldrá victorioso en el combate que sostiene contra la insurgencia desde hace más de dos años, que ha causado unos 70.000 muertos.

Antes de que la entrevista fuera transmitida, se difundieron extractos que citaban a Al Asad afirmando que había recibido un primer cargamento de misiles avanzados de defensa antiaérea de Rusia.

La información provocó una respuesta inmediata de Israel, que advirtió que atacaría si esas armas se usaban en su contra.

El ministro de Gobierno israelí, Silvan Shalom, dijo que su país "podría tomar medidas" para asegurarse de que las armas avanzadas no llegaran a grupos como Hezbolá, pero que no había necesidad de "provocar una escalada" del conflicto.

Acuerdos con Rusia

Image caption La entrevista fue transmitida en Al Manar, un canal libanés que pertenece a Hezbolá.

Sin embargo, durante la transmisión, Al Asad no confirmó dicha entrega. Declaró que los contratos firmados con Rusia para abastecerlo con misiles S-300 se estaban cumpliendo.

Pero cuando en la entrevista se le preguntó si los misiles habían llegado a Damasco, Al Asad respondió: "No revelamos asuntos militares, lo que recibimos o lo que tenemos en términos de los contratos con Rusia no están vinculados a la crisis".

"Hemos estado negociando con ellos sobre diferentes tipos de armas durante años y Rusia está comprometida con Siria para cumplir estos contratos".

Y agregó: "Todo lo que hemos acordado con Rusia se llevará a cabo y parte de esto se cumplió recientemente, y Rusia continuará implementado estos contratos".

Los S-300 son misiles tierra-aire de alta capacidad que, además de atacar blancos aéros, también pueden interceptar misiles balísticos.

Este viernes dos diarios rusos citaron a fuentes que afirmaban que no estaba claro si algunos de estos sistemas de misiles serían entregados este año.

"Negociar con el esclavo"

Sobre los esfuerzos de Occidente para poner fin al conflicto, incluida la reciente decisión de la Unión Europea de levantar el embargo de armas a las fuerzas rebeldes sirias, Al Asad afirmó: "Sabemos que tendremos que negociar con los países que están apoyando a esta oposición, pero no con la propia oposición".

"Estamos negociando con el esclavo del exterior, pero en esencia, estamos con el amo. Esta es la verdad, no podemos tapar el sol con el dedo".

Y sobre la conferencia internacional de paz que se planea el próximo mes, Al Asad tampoco se mostró claro en cuáles son sus condiciones o si estaría dispuesto a llegar a una negociación para poner fin al conflicto.

"En términos muy simples, nuestra única condición es que cualquier acuerdo que resulte de cualquier reunión dentro y fuera de Siria, incluida la conferencia, debe ser sujeto a la opinión del pueblo sirio, un referendo para el pueblo sirio. Esta es nuestra única condición real".

"Nuevo frente"

En la entrevista, Al Asad también se refirió a los Altos del Golán, ocupados por Israel desde la guerra de 1967. Este país se anexó el territorio en 1981 en una medida que no ha sido reconocida por la comunidad internacional.

"Hay una clara presión popular para abrir un nuevo frente de resistencia en el Golán", dijo el mandatario.

Cohetes sirios han atacado posiciones israelíes en la zona, pero no está claro si estaban dirigidos a los rebeldes en las áreas fronterizas. Israel respondió al ataque.

Image caption Al Asad amenazó a Israel con responder a cualquier ataque en su contra.

Siria e Israel han mantenido un estado de beligerancia desde 1948, pero la frontera ha estado en relativa calma en años recientes.

Mientras tanto continúan los fuertes combates en la ciudad estratégica siria de Qusair, en el oeste del país.

Un médico sirio le describió a la BBC los hechos terribles que se están viviendo allí. Dijo que más de 600 heridos quedaron atrapados en los distritos controlados por los rebeldes y que no tenían acceso a asistencia médica.

"Durante tres o cuatro días han estado esperando que les llegue agua potable y esto no incluye el agua que necesitan para uso diario para lavar la ropa o las actividades diarias", dijo.

Agregó que hay mujeres y niños "muriendo en la batalla para obtener el control" de la ciudad, que se encuentra a 30 kilómetros al suroeste de Homs.

Y dijo que ha visto los cadáveres de "muchos" combatientes de Hezbolá.

Funcionarios de Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea se reunirán la próxima semana en Ginebra en preparación para la propuesta conferencia internacional de paz.

Contenido relacionado