Las maniobras políticas para poder enviar una carta de Miami a La Habana

  • 20 junio 2013

El lema no oficial del Servicio Postal de EE.UU. reza: "Ni la nieve ni la lluvia ni el calor ni la oscuridad de la noche les impedirá cumplir con la obligación que se les ha encomendado a la mayor velocidad posible".

Sin embargo, en los últimos 50 años, un obstáculo más contundente que la nieve o la lluvia ha impedido que los mensajeros cumplan con su obligación entre EE.UU. y Cuba: el bloqueo económico impuesto por Washington a La Habana.

En 1963 el gobierno del entonces presidente John F. Kennedy endureció el embargo vigente.

Lea también: Cuba suspende el servicio postal con EE.UU.

La medida incluyó a los carteros y el servicio de correo directo entre los dos países fue interrumpido en ese año.

Pero esto podría cambiar.

Esta semana, en Washington DC, representantes del Departamento de Estado iniciaron conversaciones con diplomáticos cubanos respecto a la posibilidad de reanudar el correo postal directo entre ambos países.

El Servicio Postal de EE.UU. confirmó a BBC Mundo que está proporcionado asistencia técnica al Departamento de Estado en el restablecimiento del transporte directo de correo entre EE.UU. y Cuba.

"Discusión técnica"

"La razón por la que hacemos esto es porque, por supuesto, es bueno para el pueblo cubano", señaló la vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki.

"Es algo que, sentimos, es bueno para nosotros. Pero no significa que deba ser una señal de algo o indicar un cambio en la política (hacia Cuba)".

Image caption La última vez que Washington y La Habana abordaron el tema del servicio postal fue en 2009.

Será una "discusión técnica", aclaró la vocera.

Psaki citó la Ley de Democracia Cubana que EE.UU. aprobó en 1992: "El servicio postal de EE.UU. deberá tomar las acciones necesarias para proporcionar servicio directo de correo hacia y desde Cuba".

En la actualidad, el flujo de correspondencia -cartas, paquetes- ocurre a través de terceros países, como México.

Las grandes compañías estadounidenses de envíos, léase Fedex o UPS, tampoco trabajan con Cuba.

Según datos del Censo de 2010, la población de origen cubano en EE.UU. asciende a 1,8 millones de personas.

Muchos recurren a empresas pequeñas, particulares, para hacer envíos a la isla.

Una de ellas es el escritor Luis Agüero, que reside en Miami desde hace más de una década.

"Esos particulares, que abundan en Miami, suelen ser muy caros y no siempre efectivos. A veces los paquetes llegan, a veces no. No hay manera de estar seguro".

Sin embargo, para él, las discusiones del restablecimiento del correo directo "no tienen la menor importancia".

"Es algo que viene dando vueltas desde hace algún tiempo y que en realidad no tiene ningún tipo de peso", dice a Agüero BBC Mundo. "Hace algunos años se produjo una alharaca similar y no pasó nada".

El escritor -cuya novela "La vida en dos" obtuvo mención en el Premio Casa de las Américas en 1967- se refiere a la ronda de conversaciones sostenidas entre los dos países en La Habana en septiembre de 2009.

Moverse hacia adelante

Ese año, el gobierno del presidente Barack Obama levantó las restricciones de viajes a la isla para los cubano-estadounidenses y los límites de las transferencias de dinero a Cuba.

Pero las discusiones sobre la restitución del servicio de correo entre EE.UU. y Cuba no fueron exitosas y terminaron en un punto muerto.

La detención de contratista estadounidense Alan Gross, ocurrida dos meses después, terminó por enfriar el diálogo entre EE.UU. y Cuba.

Gross fue condenado a 15 años en prisión por actividades subversivas.

De modo que las conversaciones de esta semana no constituyen necesariamente una continuación de las de 2009, debido al número de años transcurridos, señaló la portavoz del Departamento de Estado.

"Pero sí, es el mismo tema y tenemos esperanzas de que podremos mover las cosas hacia adelante", señaló Psaki.

Tampoco especificó cuál de los dos países solicitó el nuevo diálogo.

"Concesión tras concesión"

La representante republicana por el estado de Florida, Ileana Ros-Lehtinen, deploró las conversaciones entre Cuba y EE.UU.

"Primero tenemos la noticia de que el Departamento de Estado de Obama está en conversaciones con altos diplomáticos del régimen de Castro", dijo en un comunicado enviado a BBC Mundo. "Luego se produce el anuncio de que el gobierno está reiniciando las conversaciones con la dictadura con respecto al correo directo entre ambos países, conversaciones que no son necesarias porque el régimen es el que no ha cumplido con los acuerdos pasados".

Image caption La congresista de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen se opone a estas conversaciones.

"Ahora escuchamos que se reiniciarán las conversaciones sobre migración. Es concesión tras concesión por parte del gobierno de Obama".

En efecto, el Departamento de Estado anunció el miércoles que EE.UU. y Cuba reanudarán las conversaciones sobre inmigración a mediados del mes de julio, tras una pausa de más de dos años, dijo el Departamento de Estado el miércoles.

Todo parece indicar que se está produciendo un nuevo deshielo en las relaciones entre los dos países.

Para Luis Agüero, estas conversaciones tal vez oculten otras discusiones de otro nivel entre Washington y La Habana.

"Sí creo que hay algunos movimientos subterráneos y lo que dan a conocer son estas cosas menores, como el correo. Esto sólo sería la punta del iceberg de otras maniobras más importantes", afirma.

Por lo pronto seguirá confiando en lo que considera es el correo más seguro entre los cubanos: el de la la gente que va y viene de Cuba.

"Ellos traen cartas, correspondencia o paquetes, y acá uno lo recibe. Y dado el caso, se encarga de distribuirlo entre los destinatarios en cualquier parte del país".

Contenido relacionado