Ser musulmán, ayunar y jugar en la Liga Premier de Inglaterra

  • 9 julio 2013
Samir Nasri y Yaya Touré
Image caption Samir Nasri y Yaya Touré están entre las estrellas que profesan el Islam y militan en el Manchester City.

Este miércoles, los musulmanes en todo el planeta inician la conmemoración del mes del Ramadán, una época del año en que ayunan desde que amanece hasta que anochece en honor a Dios. La BBC se adentra en el mundo de algunos de los mejores futbolistas de la Liga Premier de Inglaterra para conocer los desafíos de un musulmán en una de las ligas más competitivas del mundo.

Hace 20 años no había jugadores musulmanes en la Liga Premier de Inglaterra.

La realidad ha cambiado sustancialmente. Hoy en día, la Liga Premier tiene alrededor de 40 jugadores musulmanes. Cada jornada del campeonato atestigua la creciente influencia de los futbolistas musulmanes en Inglaterra.

Samir Nasri (Manchester City), Yaya Touré (Manchester City), Ali Al-Habsi (Wigan), Moussa Sissoko (Newcastle), Marouane Fellaini (Everton), Abou Diaby (Arsenal), Karim El Ahmadi (Aston Villa), Oussama Assaidi (Liverpool) son sólo algunos nombres.

Muchos seguidores del Newcastle recuerdan la celebración de Demba Ba tras anotar un gol cuando militaba en ese club: junto a su compañero Papiss Cissé, se postró en el suelo en la posición característica del rezo musulmán.

"Soy un delantero y me encanta anotar goles. Cada vez que marco un gol soy muy feliz. Por esa razón es que me postro. Es una forma de decir que soy sumiso al Creador. Mi religión es más importante que el fútbol", dijo Demba Ba, quien ahora milita en el Chelsea.

La importancia de conocer más sobre el Islam y entender a los musulmanes ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad en la Liga Premier, una gran importadora de talento.

"Es importante entender las bases de cada religión", indicó Arsene Wenger, entrenador del Arsenal en una rueda de prensa.

De esta manera viven los pilares del Islam algunos jugadores de la Liga Premier:

Rezar cinco veces al día

Entre sus lineamientos, el Islam establece que sus fieles deben rezar cinco veces al día.

"Nosotros dejamos que todo el mundo rece cuando quiera, pero por supuesto no puede ser en la mitad del entrenamiento o en la mitad de un partido. Todo el mundo es libre de creer lo que quiera y de practicar la religión que quiera. Nosotros respetamos eso", señaló Wenger.

El arquero del Wigan Ali Al-Habsi, quien dejó Omán hace 11 años, entrena cuatro veces a la semana. Para él, rezar es una prioridad.

"Cuando rezo antes de cada partido, todo el mundo respeta lo que hago. Me hacen muchas preguntas. Me hace feliz responder preguntas sobre el Islam", le dijo el portero a la BBC.

"Algunas veces en el fútbol, uno tiene mucha presión y vive momentos muy duros, pero uno sabe -como musulmán- que todo pasa por una razón".

"(Jugar en la Liga Premier) es uno de mis sueños. Cuando tienes una vida como esta, tienes que darle gracias a Dios", dijo Al-Habsi.

Entrenadores como Sam Allardyce, del West Ham United, reconocen la importancia que rezar tiene para muchos futbolistas en Inglaterra.

"Algunos jugadores dedican una gran cantidad de tiempo antes de un partido rezándole a su dios. Algunos de ellos no saldrán a la cancha sin hacer algunas de sus rutinas. Ellos creen que Dios y la religión es un factor determinante en la forma como se desempeñarán en el campo", le dijo Allardyce a la BBC.

Como lo señaló Al-Habsi, responder preguntas sobre lo que es ser musulmán es clave para ser entendido por los otros jugadores.

Lucas Leiva, del Liverpool, es uno de los que tiene preguntas.

"Algunas veces nos da curiosidad saber como funciona (el Islam), porque es diferente en comparación con otras religiones. Ellos tienen cosas muy distintas en relación con los católicos. Siempre es interesante preguntarles sobre lo que hacen", indicó Leiva en conversación con la BBC.

Para el periodista especializado en la Liga Premier Henry Winter, la realidad en los clubes ingleses refleja tolerancia.

"Creo que en promedio, los profesionales de la Liga Premier, los que entran a los vestuarios, saben más del Islam que una persona común y corriente. La islamofobia es un problema, pero yo diría que es más un problema de la sociedad inglesa que de la Liga Premier", explicó Henry Winter, periodista dedicado al fútbol.

Para el centrocampista del Arsenal Abou Diaby, "Inglaterra es un lugar muy bueno para practicar la religión".

Comer halal

Image caption Ali Al-Habsi es el arquero del Wigan, que superó al Man City en la final de la copa inglesa FA Cup.

Pero más allá de la buena disposición de los jugadores de la Liga Premier, ¿qué hacen los clubes para adaptarse a sus futbolistas y personal musulmán?

El doctor Zafar Iqbal es la cabeza del equipo que garantiza el bienestar físico de algunas de las estrellas de la Liga Premier. Él es el director de Medicina del Liverpool.

"Todos los jugadores saben que soy musulmán y no bromeo sobre eso. Así lo prefiero. Ellos entienden mi forma de vivir, pues no lo escondo", le indicó Iqbal a la BBC.

El médico cuenta que, por ejemplo, en la cantina del club venden pollo halal. La palabra halal en árabe significa permitido. Cuando se refiere a la comida, el término engloba los alimentos aceptados y preparados según las directrices islámicas.

Lea: El futuro del turismo es halal

De acuerdo con Iqbal, quien asegura que no pide tratamientos preferenciales, el pollo halalno representa un problema para los jugadores.

Allardyce señaló que es importante que los clubes se aseguren de que haya un cuarto para rezar y de que se pongan a la disposición alimentos halal.

"Es importante que todo el mundo esté integrado al club", indicó el entrenador.

Lo prohibido

Image caption Papiss Cissé expresó preocupación por el cambio de patrocinador del Newcastle.

Los clubes de la Liga Premier han contado con patrocinadores de diversos productos y servicios, pero algunos de ellos van contra los principios del Islam.

Semanas atrás, el senegalés Papiss Cissé expresó su preocupación por el acuerdo de patrocinio al que llegó su club, el Newcastle, con la empresa de préstamos Wonga, para la temporada 2013-2014.

Se reportó que Cissé conversaría con su club sobre el dilema que se le presenta entre sus creencias musulmanas y vestir una camiseta que promueve una compañía que presta dinero.

En el Islam no está permitido beneficiarse de prestarles dinero a los demás, pues ganar intereses está prohibido.

Lea: Las lecciones de las finanzas islámicas

Clubes como West Ham, Stoke City, Aston Villa tienen entre sus patrocinadores casas de apuestas, otra actividad que prohíbe el Islam.

"Pienso que se sale de las manos de los (jugadores) musulmanes. Aunque está prohibido apostar, creo que es algo que no puedes cambiar", señaló Nathan Ellington, quien militó en West Bromwich Albion entre 2005 y 2008.

Mamady Sidibé, quien milita en el Stoke City, proviene de la misma calle parisina de la que salieron Didier Drogba y Thierry Henry.

"Yo nunca hago apuestas. En mi religión está prohibido. Algunos hacen dinero, pero yo creo que a la final terminas perdiendo más dinero que otra cosa. Además eso le trae problemas a la familia. Yo puedo vivir sin apostar", indicó Sidibé.

Compartir

Los jugadores de la Liga Premier de Inglaterra están entre los mejores pagados en el mundo. De hecho, la Premier cuenta con algunos de los clubes más ricos del planeta.

Uno de los pilares del Islam es la caridad. Por eso, Abou Diaby decidió crear su propia organización de caridad.

Sidibé también trata de compartir sus ganancias con los necesitados al cumplir con el Zakat, el tercer pilar del Islam.

"Cuando te vuelves famoso, empiezas a ganar dinero, tienes que recordar que como musulmán tienes que dar 2,5% de tus ingresos anuales a obras de caridad", indicó el futbolista.

Cero alcohol

Image caption Damba Ba dejó el Newcastle para incorporarse al Chelsea.

Para los musulmanes el alcohol está prohibido. Para algunos no sólo se trata de no ingerirlo, sino de no tocarlo.

"Como musulmanes no tomamos alcohol por los efectos que puede tener en el cuerpo. Siempre tenemos que tener control sobre nuestros cuerpos y el alcohol puede influir en eso", indicó Iqbal.

El periodista Winter cuenta que hace 20 años, después de un partido los jugadores celebraban tomando varios vasos de cerveza. Ahora, la idea es que tomen bebidas tónicas.

"Para algunos entrenadores es excelente tener jugadores musulmanes porque no beben", señaló el periodista.

Allardyce le dijo entre sonrisas a la BBC que como entrenador no tiene que preocuparse porque sus jugadores musulmanes se vayan de fiesta a un club nocturno.

"Generalmente toman jugos de frutas. Es bueno porque vienen a entrenar sin estar intoxicados con alcohol", indicó el entrenador británico.

Los jugadores del Liverpool son muy cuidadosos con sus celebraciones. Hacen todo lo posible para evitar que el doctor Iqbal sea tocado por el alcohol.

"Después de que ganamos la final de la Carling Cup (2012), ellos sabían que iban a esparcir champagne por todas partes. Se aseguraron de que yo no estuviera en el camerino y llegaron al punto de sacar mi ropa del vestuario. Ese tipo de comprensión realmente me conmovió y me hizo sentir aceptado", señaló Iqbal.

Tradicionalmente la Liga Premier premiaba al jugador del partido con una botella de champagne.

Pese a ganar el premio al mejor jugador del partido, a Diaby no le dieron la bebida porque sabían que era musulmán. No obtuvo nada a cambio.

Winter recuerda que en una ocasión el premio se lo había ganado el marfileño Yaya Touré.

"Yaya muy educadamente dijo: 'Soy musulmán, no bebo'. Yo creo que después de eso, Barclays (el banco que patrocina la liga) se dio cuenta de que Yaya Touré estaba ganando varios 'Jugador del partido' y de que otros futbolistas musulmanes se estaban desenvolviendo muy bien y decidió que no habría más champagne. En cambio se entregaría un trofeo", señaló el periodista.

Ramadán

Image caption Abou Diaby señaló que los entrenadores prefieren que no ayune, pero que lo aceptan si decide hacerlo.

Para los futbolistas musulmanes, la decisión religiosa de ayunar durante el Ramadán puede convertirse en un problema entre su fe y su club.

El Ramadán es un periodo de 30 días en el que los musulmanes no comen ni ingieren líquido alguno desde el amanecer hasta el anochecer. Puede coincidir con la temporada de la Liga Premier, aunque este año no lo hace.

Tanto a entrenadores como a aficionados les preocupa el efecto del ayuno en sus jugadores. Por eso, balancear las exigencias del Ramadán con las demandas de un deporte de alto rendimiento puede ser todo un desafío.

"Cada vez que me ha tocado un entrenador que no está conforme con mi decisión (de ayunar), yo le digo que aun así lo haré y que si él ve que mi actuación es buena que me permita seguir jugando, pero que si no es buena que me deje en la banca", le dijo a la BBC Demba Ba.

"(Los entrenadores) prefieren que no ayune, pero si lo hago, entienden que es un momento especial para mí", indicó Abou Diaby.

Pero no todos optan por ayunar todos los días del Ramadán.

"Me aseguro de que el sábado, el día del partido, no voy a ayunar para evitar darle motivos a la gente para que diga que porque estoy ayunando no estoy jugando bien. Aunque hay jugadores que ayunan y juegan muy bien el día del partido", señaló Mamady Sidibé.

Hace dos años, el Ramadán se incorporó al folclore de la Liga Premier.

Cuando Newcastle firmó Ba, sus aficionados tenían grandes expectativas. Pero la sequía inicial de goles por parte del delantero hizo que la atención se enfocara en su decisión de ayunar.

"La gente decía que se debía al Ramadán. Para mí se trataba más bien del hecho de que estaba empezando en un nuevo club. Empecé a anotar goles después de Ramadán y los aficionados mostraron que son muy buenos adaptando cánticos", señaló Ba.

Fue así como los aficionados transformaron una popular canción, Just can't get enough, en un cántico para entonar dentro y fuera del estadio.

"Demba anotó 4 desde Ramadán, para él simplemente no es suficiente". A medida de que Ba seguía anotando en los siguientes partidos, la canción sólo cambiaba de número hasta llegar al mágico 17.

Para los seguidores de Newcastle, ese cántico era una forma de mostrar cuán felices estaban de contar con Ba en su equipo.

La selección de Inglaterra todavía no cuenta con un musulmán es sus filas. Aunque para algunos es imposible predecir cuándo aparecerá ese primer jugador que represente el escudo de los tres leones, para otros, la mesa está servida.

Este artículo se hizo sobre la base del programa de BBC Sport: "The Muslim Premier League" ("La Liga Premier Musulmana"), producido por Peter Brannan y Callum Anderton.

Vea el programa en inglés

Contenido relacionado