Seis preguntas clave para salir vivo de una cirugía

  • 17 julio 2013
Cirujanos
Image caption Una lista de seis preguntas puede salvar cientos de miles de vidas.

Una simple revisión, como verificar que en la mesa de operaciones está el paciente correcto o que se va a operar en la parte del cuerpo que lo requiere, podría ayudar a los equipos de cirugía a salvar la vida de casi medio millón de personas en todo el mundo.

Hay pacientes que han muerto después de que sus cirujanos han retirado el órgano equivocado, dejado instrumentos en el cuerpo e incluso operado la persona que no era.

En 2008, la Organización Mundial de la Salud lanzó una lista de seguridad quirúrgica (Surgical Safety Checklist) para evitar errores humanos como estos. Estudios posteriores demostraron que era tan efectiva en reducir las complicaciones que muchos hospitales la acogieron con rapidez.

A pesar que esta lista fue desarrollada como una herramienta global, no ha tenido tanto éxito en los países más pobres.

Pero, ¿cuáles son esas preguntas que podrían salvar tu vida?

1.- ¿Estás operando al paciente que es?

Por increíble que suene, los cirujanos no siempre operan al paciente correcto. Sólo en Estados Unidos se estima que cada año se hacen entre 200 y 300 intervenciones a la persona equivocada.

Asegurarse de quién es la persona en la mesa de operaciones es tan crucial que en la lista aparece dos veces: la primera justo antes de que le colocan la anestesia al paciente y la segunda justo antes de que le hagan la incisión.

Recientemente, un hospital en el Reino Unido realizó una operación en el ojo al paciente que no era, a pesar de que la lista de comprobaciones es obligatoria en ese país desde 2010.

No se trata de tener la lista a la mano. De acuerdo con el doctor Iain Wilson, anestesista involucrado en la elaboración de la lista, las preguntas parecen simples pero usarla de forma correcta significa pensar bien en cada paso.

2.- ¿Estás haciendo la operación correcta?

Image caption Antes de hacer la primera incisión, el equipo debe preguntarse no una, sino dos veces si es el paciente correcto y si es en el área del cuerpo que es.

Esta también está dos veces en la lista.

Las cirugías en la zona equivocada del cuerpo son más comunes cuando se trata de ver si es del lado derecho o izquierdo.

En el caso de un hombre que murió cuando le quitaron el único riñón sano, el cirujano dijo que había estudiado los rayos X al revés antes de la operación.

En Ruanda, donde son muy pocos los hospitales que utilizan esta lista, un anciano se sometió a una operación de su cadera derecha fracturada. Pero cuando se despertó, le notificaron que el tornillo se lo habían puesto del otro lado, por lo que tenían que empezar de cero al día siguiente.

3.- ¿Te sabes el nombre y ocupación de todos en el equipo?

Esto es algo a lo que se puede negar el equipo de cirujanos si están bajo presión de tiempo: ¿por qué necesitamos presentarnos los unos a los otros?

Pero estas presentaciones no sólo permiten saber el papel de cada uno en la operación, sino que motivan a las personas a hablar más tarde en la operación, explica la anestesista pediátrica Isabeau Walker.

"Siempre hay alguien que ha notado algo que no está del todo bien. Si esa persona se ha presentado, tendrá voz y se inclinará más a hablar".

4.- ¿Se ha revisado la máquina de la anestesia?

Image caption La revisión de los aparatos quirúrgicos puede reducir considerablemente el número de muertes.

A pesar de que repasar la lista sólo toma unos minutos, se refiere a inspecciones que deberían haberse hecho, como revisar que todos los aparatos estén a punto.

Esto es especialmente importante en países en desarrollo donde se estima que el 40% de los equipos sanitarios no funcionan, comparado con el 1% de las máquinas en los países más ricos.

Las técnicas modernas y los monitores han permitido que las muertes por anestesia bajen a 1 por cada 200.000 pacientes en el mundo desarrollado.

Pero en Togo, el riesgo de mortalidad por anestesia es tan alto como de 1 por cada 133, según un estudio de 2005. Y se considera que la gran mayoría de esas muertes se pueden evitar.

5.- ¿Se está monitoreando los niveles de oxígeno del paciente?

Los niveles de oxígeno en la sangre del paciente se pueden monitorear con un oxímetro de pulso, un dispositivo que se coloca en el dedo o en el lóbulo de la oreja y que hace sonar una alarma cuando los niveles están bajos.

Si bien este es un aparato de seguridad ampliamente usado en el llamado mundo occidental, el 70% de las operaciones en las salas de operaciones del África sub sahariana no lo tiene.

Es el único punto de la lista que se refiere a una nueva tecnología que no se usa ampliamente en todo el mundo.

Para solucionar esta falta de oxímetro de pulso, existen fundaciones, como la Lifebox que los distribuye a un precio más barato o los dona en países de bajos recursos.

6.- ¿Has retirado todo el material quirúrgico del paciente?

Image caption En las operaciones se lleva un inventario del material quirúrgico que al final debe coincidir con la lista inicial.

Una mujer en Uganda murió cuando una gasa fue dejada en su cuerpo después de que le practicaran una cesárea. Las gasas se usan con frecuencia en hospitales de bajo recurso donde no hay succionadores.

Cuando se descubrió el error, la gasa estaba completamente incrustada en los intestinos de la mujer.

Existen tres etapas en la lista: "registrarse", comprobaciones que se hacen antes de que el paciente tenga la anestesia; "tiempo", antes de que se haga la primera incisión; y "salirse", antes de que el paciente salga de la sala de operaciones.

Una de las últimas revisiones antes de que el paciente abandone la sala es un conteo completo de todos los instrumentos, esponjas y agujas, para asegurar que esos errores de vida o muerte no ocurran.

Contenido relacionado