Expectativa por conocer al bebé real

  • 23 julio 2013

Tras el nacimiento del bebé real en Reino Unido, ahora la atención está puesta en ver la primera imagen del niño al salir del hospital y conocer su nombre.

En un procedimiento que mezcló la pompa y el pragmatismo, este lunes el país conoció la largamente esperada noticia de que había nacido el tercero en la línea de sucesión de la reina Isabel II.

Pocos minutos después del primer anuncio a través de una nota de prensa que desencadenó miles de tuits en todo el planeta, empezó un ritual propio de otro siglo.

Un edicto colocado en las rejas del Palacio de Buckingham y un anunciador oficial ataviado a la usanza del siglo XVII informaron protocolariamente que había nacido el primogénito de los Duques de Cambridge.

Kate, esposa del príncipe William, dio a luz un varón de 3,8 kilos a las 16:24, hora de Londres (15:24 GMT), aunque la novedad se conoció oficialmente pasadas unas cuatro horas, cuando las redacciones de noticias empezaron a recibir el comunicado oficial.

Lea: minuto a minuto, así fue el anuncio del nacimiento del bebé real

"El Duque de Cambridge estuvo presente en el nacimiento", terminaba de explicar el escueto comunicado del Palacio de Kensington, la residencia oficial de los Duques en Londres.

Poco antes, Ed Perkins, del Palacio de Kensington había entregado a un chofer del Palacio de Buckingham el anuncio oficial del nacimiento en un documento firmado por los doctores que atendieron a Kate en el centro médico.

Simultáneamente a las afueras del hospital St Mary´s, donde la duquesa fue internada la madrugada del lunes, un anunciador o town crier armado con una campana dorada y con vistosos ropajes gritó -literalmente- que el hijo de los duques había nacido.

Mientras tanto, en las rejas del Palacio de Buckingham se colocó el edicto en un caballete, que hasta esta ocasión era la manera como tradicionalmente se daba a conocer la noticia.

Nueva generación real

El todavía sin nombre bebé real es el tercero en la línea de sucesión al trono, después de su abuelo, Carlos, príncipe de Gales y su padre William, duque de Cambridge.

Aunque oficialmente todavía no se ha informado las características del parto, se informó que la duquesa pasó ocho horas en trabajo de parto y que el alumbramiento fue "natural".

La reina Isabel II dijo que estaba "encantada" con la llegada de su tercer bisnieto, mientras que el príncipe Carlos dijo estar "lleno de alegría" por haberse convertido en abuelo.

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, expresó que "es un importante momento para la vida de nuestra nación".

Como establece la legislación británica, William se tomará dos semanas de "permiso paternal" en su trabajo como piloto de rescate de la Fuerza Aérea Real británica.

Este martes se dispararán 41 salvas de cañonazos desde Green Park, un parque adyacente al Palacio de Buckingham, y otros 62 desde la Torre de Londres.

Respaldo popular

Image caption Cientos se concentraron frente al palacio de Buckingham en Londres.

El lunes, mientras a las afueras del hospital St. Mary en el centro de Londres montaban guardia desde hacía ya varios días, cientos de personas se concentraron frente al Palacio de Buckingham, residencia oficial de la reina Isabel.

Las escenas de alegría callejera destacan cómo los nuevos padres han ayudado a revitalizar la imagen de la monarquía británica desde que contrajeron matrimonio en 2011, tras décadas de escándalos y la trágica desaparición de la princesa Diana, madre de William, en un accidente de tráfico ocurrido en París en 1997.

Muchos aseguran que el relanzamiento de la imagen de la Casa de Windsor ha sido un largo y metódico proceso, que vio premiados sus esfuerzos con las manifestaciones de fervor popular que recibió la Reina el año pasado durante la celebración del jubileo de diamante en ocasión de cumplir 60 años en el trono.

Y a partir de este lunes, esa revitalizada Casa de Windsor cuenta con tres generaciones de herederos.

Contenido relacionado