Para que su amor no muera, construye un Taj Mahal

  • 23 julio 2013
Taj Mahal falso
Image caption Faizul Hasan Quadri quiere ser enterrado junto a su esposa en su monumento.

Un funcionario del gobierno retirado en India está construyendo una réplica de tamaño reducido del Taj Mahal en una aldea al norte del país para honrar la memoria y el amor que sentía por la que fue su esposa durante 58 años.

Faizul Hasan Quadri, de 77 años, está levantando este "monumento de amor" para su esposa fallecida, Tajammuli Begum, en su pueblo, en el distrito de Bulandshahr, en el estado de Uttar Pradesh.

Separados entre sí en el tiempo por casi cuatro siglos, el hombre detrás del mundialmente famoso Taj Mahal en Agra y Quadri comparten algo en común: un amor extraordinario por la mujer de sus vidas y una pasión por hacer que su amor sea inmortal.

Y al igual que sucede con el monumento de mármol blanco construido por el emperador de Mughal, Shahjanhan, visitantes de pueblos cercanos también se acercan a la construcción de Quadri para ver como está tomando forma.

"No es un lugar para rezar"

Image caption La esposa de Quadri, Tajammuli Begum, falleció a causa de un cáncer.

"Miren, mi mujer y yo no tuvimos hijos, así que ella siempre solía decir, 'después de muertos, probablemente no habrá nadie que nos recuerde, seremos olvidados'. Así que le prometí que si moría antes que yo, le construiría un bonito mausoleo para ella, para que la gente la recordara durante mucho tiempo", cuenta Quadri.

"Ella sólo tenía 14 años cuando nos casamos, yo era unos tres años mayor... Hablaba muy dulce, simple, una persona de naturaleza muy dulce, y todo el mundo la quería. Cuando nos casamos, era analfabeta. Luego le enseñé el idioma urdu, pero nunca pudo escribirlo", recuerda.

"Estuvimos juntos por más de 58 años y el amor crece con el tiempo. Ahora que se ha ido, siempre está en mis pensamientos".

La cúpula de perfecta forma y los minaretes del Taj Majal de Quadri ya están en su lugar, pero todavía queda mucho trabajo por delante: las ventanas enrejadas, jardines y exteriores de mármol blanco aún no están hechos y a pesar de faltarle dinero, ha rechazado ofertas de ayuda.

"Este no es el mausuleo de un santo o un lugar para rezar, simplemente es la tumba de mi mujer, y no quiero construir su monumento usando donaciones de otros. Quiero terminarlo usando mi propio dinero, no importa cuánto tiempo lleve", explica.

Quadri ha vendido parte de sus terrenos, las joyas de su mujer y está usando los ahorros de toda una vida para sufragar los costos de la construcción. Ya se ha gastado más de US$15.000 y dice que necesita al menos US$10.000 más.

"He tratado de mantener mi promesa y no voy a renunciar, no me importa lo que cueste", dice.

Como en el Taj Mahal original, Quadri ha dejado espacio para su propia tumba al lado de su mujer y reza por que "estemos juntos en la otra vida también".

Algunas diferencias

Image caption El Tah Majal original se construyó en el siglo XVII y fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pero construir una réplica del famoso monumento no ha sido fácil, asegura Quadri.

"Conseguimos la ayuda de un arquitecto, pero no estaba contento con el modelo generado por computadora. He visto el Taj muchas veces y tenía una idea clara de su diseño, así que usamos fotografías del Taj y empezamos a construir uno propio. Redujimos el tamaño para que se adaptara a nuestro bolsillo, la idea es construir algo similar, no la réplica exacta".

"La gran diferencia será que noverán los intrincados grabados y decorados exquisitos en los que se utilizaron piedras preciosas y semipreciosas. Además, mi Taj sólo dispone de una habitación, una pequeña, a diferencia de la original, que tiene muchas salas y galerías que rodean las tumbas".

"Pero cuando se mira desde la distancia, debido a su cúpula y minaretes, se ve como el Taj", apunta.

¿Dinero malgastado?

Image caption Gente de poblaciones vecinas acude a visitar la réplica del Taj Mahal.

Quadri rechaza la sugerencia de que el dinero podría haberse usado para un propósito mejor.

"Al principio, algunos vieron esto como un malgasto de dinero. Pero ahora se ha convertido en algo tan popular que incluso dicen que el nuevo Taj ha hecho que nuestro pueblo sea famoso".

Y es que la obra de Quadri está atrayendo a un flujo constante de visitantes, procedentes de pueblos cercanos.

Chhavi Bhardwaj, quien vino a visitar el monumento con su joven esposa Anshu, dice que el amor de Quadri por su esposa es "un ejemplo" a seguir por los demás.

"¿Dónde ves este tipo de amor estos días? Sólo puedes leerlo en los libros".

"Todo el mundo cree que está haciendo un trabajo fantástico", dice por su parte Shabana, una joven de 18 años.

"Gente de muchos pueblos vecinos vienen aquí ya que muchos no pueden permitirse ir hasta Agra para ver el original. Creen que el nombre de Quadri y su mujer sobrevivirán, gracias al monumento".

Contenido relacionado