Los mayores robos de joyas del siglo XXI

  • 30 julio 2013
Diamante
Image caption Los diamantes han sido objetos de los más meticulosos robos.

El domingo por la mañana, hora local, en el interior del lujoso hotel Carlton Intercontinental, en el concurrido boulevard de La Croisette, en Cannes, un ladrón estuvo a punto de romper un récord mundial: el del mayor robo de joyas de la historia.

Acompañado de una pistola semi-automática y con el rostro convenientemente cubierto por una bufanda, el hombre cargó a plena luz del día con una maleta repleta de joyas y cuyo monto asciende a US$136 millones.

En un principio la policía dijo que las joyas hurtadas tenían un valor estimado de US$50 millones, pero un nuevo inventario reveló que el monto era mucho mayor -más del doble-, muy cerca del más grande robo de joyas de todos los tiempos, ocurrido hace diez años en la ciudad de Amberes, en Bélgica.

Ocurre que en los últimos años, los ladrones de joyas han dado millonarios golpes. Conozca los más grandes robos de los últimos tiempos.

Lea también: La mejor manera de robar diamantes: ¿tragárselos?

Centro de Diamantes de Amberes: US$140 millones

Durante el fin de semana del 15 y 16 de febrero de 2003, más de 120 cajas de seguridad (de 160) del Centro de Diamantes de Amberes, en Bélgica, fueron vaciadas por una banda de ladrones conocida como "La Escuela de Turín".

En total se llevaron un botín de diamantes, oro y joyas valorado en más de US$140 millones.

La suma es hasta ahora una marca mundial, en su momento la operación fue calificada como "El atraco del siglo".

Los maleantes lograron penetrar en la bóveda subterránea, ubicada dos pisos debajo del suelo de la muy bien resguardada edificación (patrullaje las 24 horas, grandes barricadas, detectores infrarrojos de calor, sofisticadas cerraduras, cámaras múltiples y otros mecanismos de seguridad) y vaciaron en sus bolsas el contenido de 123 cajas.

No se encendieron las alarmas. Tampoco se detectaron señales de que los ladrones forzaran la entrada al punto de que los encargados de la seguridad del Centro de Diamantes de Amberes -ubicado en el corazón del distrito de joyas de la ciudad– descubrieron el robo al día siguiente.

Harry Winston en París: US$106 millones

Image caption En la joyería Harry Winston, de París, se produjo en 2008 el mayor robo de la historia de Francia.

El 4 de diciembre de 2008 cuatro hombres –tres de ellos disfrazados con pelucas y ropas de mujer– ingresaron en la joyería Harry Winston, en la exclusiva Avenida Montaigne de París, y se apropiaron casi por completo de su contenido.

La policía francesa calculó el valor total del botín en unos US$106 millones, el mayor robo de joyas en la historia de Francia hasta ese momento.

"Es ciertamente un récord", reconoció entonces Doron Levy, vocero del sindicato de joyeros de Francia. "Excede todo lo que hemos visto en años anteriores".

Tras eludir a los guardias de seguridad con sus disfraces, los ladrones sacaron pistolas de sus bolsillos y en menos de 15 minutos completaron la operación.

En 2009 la policía dijo haber recuperado 80% del botín.

Aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam: US$100 millones

Otro notable hurto de joyas tuvo lugar en el aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam.

Ocurrió el 25 de febrero de 2005: un vehículo de carga de la aerolínea holandesa KLM fue interceptado en plena pista por un grupo de hombres armados que iban disfrazados como empleados del aeropuerto.

El vehículo en cuestió transportaba diamantes y demás joyas por un monto de US$100 millones.

Fue un golpe muy bien pensado: dos semanas antes los ladrones habían robado uniformes y otro vehículo de carga de KLM, con el cual interceptaron el que iba cargado de joyas cuando se dirigía al avión que las transportaría a Amberes.

Graff Diamonds, en Londres: US$65 millones

Image caption Una de las joyas que se llevaron de Graff Diamonds.

En la tarde del 6 de agosto de 2009, dos sujetos elegantemente trajeados se presentaron en la exclusiva tienda de joyas Graff Diamonds, en el centro de Londres, y salieron con una cargamento de joyas por un valor cercano a los US$65 millones.

Ambos hombres, que formaban parte de la banda internacional de ladrones de joyas conocida como "Las Panteras Rosas" (en alusión a la serie de películas protagonizadas por Peter Sellers) permanecieron pocos minutos en esta joyería ubicada en la calle New Bond. Tras atravesar las puertas de seguridad, desenfundaron sus pistolas y amenazaron al personal.

En total los hombres seleccionaron 43 artículos y salieron con una empleada de Graff como rehén, antes de huir en una serie de vehículos que iban cambiando con total precisión.

Hasta el momento ha sido el robo de joyas más grande en Reino Unido. Anteriomente, en 2003 y también en Graff, se produjo un atraco por un monto de US$30 millones.

Aeropuerto de Bruselas, en Bélgica: US$50 millones

Image caption Ocho hombres disfrazados de policías robaron US$50 millones en joyas del avión de Helvetic Airways.

El 18 de febrero de 2013, ocho hombres disfrazados de policía y armados con ametralladoras protagonizaron un osado robo de diamantes en el aeropuerto de Bruselas, en Bélgica.

Los ladrones irrumpieron en un avión de pasajeros de la aerolínea suiza Helvetic Airways que estaba a punto de despegar, cargaron 121 paquetes de diamantes y rápidamente, sin hacer un solo disparo, salieron de la escena.

El monto de lo robado ascendió a unos US$50 millones.

Se dijo que los diamantes eran "piedras en bruto" que estaban siendo transportadas desde Amberes hasta Zúrich.

En mayo fueron capturados 24 sospechosos del robo.

Tokio: US$30 millones

El 5 de marzo de 2004 tres ciudadanos serbios hicieron un atraco en una joyería en Tokio, por un valor de US$30 millones.

Hasta el momento ha sido el mayor robo de joyas en Japón: en el botín había un collar de diamantes cuyo valor era de US$25 millones.

El trío –dos hombres y una mujer–, formaba parte de "Las Panteras Rosas".

Los sospechosos fueron arrestados en Belgrado, la capital de Serbia, en 2005.

Banco ABM AMRO, de Amberes: US$28 millones

Image caption De la bóveda de este banco un ladrón logró alzarse con un notable cargamento de diamantes.

El lunes 5 de marzo de 2007 los empleados de un banco de Amberes, en Bélgica, descubrieron que durante algún momento del fin de semana fue sustraído un lote de diamantes por un monto de US$28 millones.

Posteriormente se supo que el robo fue perpetrado por un hombre paciente: durante un año se hizo pasar por un comerciante de diamantes con acceso a la bóveda. Poco a poco se fue ganando la confianza del banco, que lo veía como un cliente regular.

Durante todo ese tiempo el ladrón usó un pasaporte argentino robado, al parecer en Israel.

Lo cierto es que, tras entrar en las cajas de seguridad del banco ABM AMRO, ubicado en el distrito de joyas de Amberes, se alzó con un cargamento de diamantes cuyo peso era equivalente a 120.000 quilates.

Cuando el banco descubrió que había sido robado, ya el ladrón había volado lejos.

Museo de Ciencias Museon, La Haya: US$12 millones

El lunes 2 de diciembre de 2002 los empleados de Museon, el museo de ciencias de Holanda despertaron con la desagradable noticia de que los diamantes de una exhibición habían sido robados.

Un "fantasma" ingresó en la noche del domingo en el museo –ubicado en la ciudad de La Haya– y logró salir sin ser detectado por las cámaras y los agentes de seguridad con un cargamento de joyas valorado en US$12 millones.

Muchas de las piezas que se llevó son de valor histórico, como el anillo de bodas que le dio el rey William III a la reina Mary de Inglaterra en el siglo XVII.

La identidad del ladrón sigue siendo un misterio.

Contenido relacionado