Cómo puede afectar el juicio contra Manning a Snowden y Assange

Edward Snowden, Bradley Manning, Julian Assange

Bradley Manning no "ayudó al enemigo" al permitir la mayor filtración de documentos secretos de la historia de Estados Unidos y aunque esquivó una casi segura cadena perpetua, su culpabilidad en otros 17 cargos podría dejarlo tras las rejas más de un siglo.

Pero el que la jueza-coronel Denise Lind desestimara ese cargo, el más grave, y no aceptara todos los argumentos de la acusación –como temían los simpatizantes del exsoldado- podría llevar a algunos a decir que este juicio demostró que el "debido proceso" está garantizado.

Eso iría en contra de la defensa esgrimida por otros célebres filtradores de información, como el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y el exanalista de inteligencia, Edward Snowden, quienes aseguran que nunca recibirán un juicio justo en cortes estadounidenses y, por tanto, se mantienen fuera del alcance de su brazo justiciero.

Aunque satisfechos con que no haya sido nombrado "ayudante del enemigo", los grupos afines al exsoldado recuerdan que este martes la jueza Lind empieza la fase de sentencia y advierten que el exanalista militar de inteligencia podría recibir hasta 137 años de prisión.

Lea también: Manning no es culpable de ayudar al enemigo

Algo que unos consideran desproporcionado y que por tanto sirve como otro argumento para justificar la renuencia de Snowden y Assange de vérselas con la justicia estadounidense.

"Nada cambia"

En su prolongado y forzado tránsito de más de un mes por el aeropuerto de Moscú, Edward Snowden no recibió esa grave acusación de "ayudar al enemigo", aunque sí varios cargos dentro de la Ley de Espionaje de 1917.

Assange no tiene proceso pendiente en EE.UU., aunque teme que si Londres lo extradita a Suecia para que responda por supuestos delitos sexuales (de los que no está acusado aún) lo entregarán a Washington por publicar los documentos que le entregó Manning.

Y aunque no se han presentado cargos contra el fundador de WikiLeaks, fuentes del Departamento de Justicia reconocen que siguen analizando el caso y eso mantiene a Assange desde hace más de un año refugiado en la embajada de Ecuador en la capital británica.

"Si el gobierno trata de usar el juicio de Bradley Manning como demostración de imparcialidad del sistema legal estadounidense, diría que es una gran broma", dijo a BBC Mundo el portavoz de WikiLeaks, Kristin Hrafnsson.

"No veo nada balanceado en este juicio. El que la jueza haya desestimado la descabellada acusación de ayudar al enemigo no cambia la seriedad del veredicto", aseguró Hrafnsson, quien dice que el resultado del juicio de Manning "no cambia la situación" para Assange y Snowden.

Amnistía Internacional, Reporteros sin Fronteras, comparten la opinión de WikiLeaks de que el proceso contra Manning es un ataque contra la libertad de expresión y el derecho de la ciudadanía a conocer las cosas que los gobiernos dicen hacer en su nombre y en aras de la seguridad nacional.

Manning como ejemplo

Image caption Manning podría ser condenado a más de cien años de prisión.

La situación del soldado Manning es usada por los asesores legales de Snowden y de Assange para ilustrar que sus representados no tendrían las garantías necesarias en un tribunal, el uno por dar a conocer un ultrasecreto programa de vigilancia telefónica y el otro por usar la información recibida de Manning para ponerla en el sitio WikiLeaks.

Tras entregarle en 2009 a WikiLeaks decenas de miles de cables y documentos diplomáticos secretos, en 2010 Manning fue arrestado y confinado a arresto solitario, en ocasiones bajo supervisión para evitar un suicidio.

Durante el proceso, la jueza Lind determinó que Manning había sido maltratado por sus carceleros –otro argumento esgrimido por Assange y Snowden- y por tanto le dio el derecho a descontar 144 días a la sentencia que le vaya a imponer.

Es posible que en Washington presenten el caso Manning como demostración de equilibrio, imparcialidad e independencia del sistema legal estadounidense, lo que es casi seguro es que esos argumentos no convencerán ni a Snowden ni a Assange de ponerse en manos de esa justicia de la que siguen desconfiando.

Contenido relacionado