El temido y desconocido volcán de Corea del Norte

monte Paektu
Image caption Un lago del cráter en la cumbre amenaza con crear peligrosos flujos de lodo.

Un volcán en Corea del Norte, responsable de una de las mayores erupciones de la historia, ha hecho que científicos del hermético régimen, de Estados Unidos y de Reino Unido se unieran para monitorear su actividad.

El volcán se ubica en la frontera entre Corea del Norte y China, y ha estado inactivo la mayor parte del tiempo desde su erupción un poco más de mil años atrás.

A pesar de estar en la cima de la lista de grandes erupciones, el monte Paektu sigue siendo oscuro y enigmático.

Los detalles de este esfuerzo de cooperación internacional fueron descritos en la revista Science.

Un grupo internacional de geólogos comenzó a trabajar en el volcán tras una ola de actividad sísmica reciente que podría indicar su despertar.

"La erupción del milenio"

Sorprendentemente, el volcán es relativamente desconocido en Occidente, y no ayuda el hecho de que se lo denomine de distintas maneras.

En China se le conoce como Tianchi o Changbaishan, su nombre coreano es Baegdu-san o monte Paektu, mientras que los japoneses lo llaman Hakuto-san.

Alrededor de las dos terceras partes del volcán se encuentran en Corea del Norte y el resto se ubica en territorio chino, y se calcula que 30.000 turistas visitan la parte china cada día, el doble del número de turistas que llegan al monte Fuji en Japón.

El volcán explotó en una gran erupción en 940 a.C., conocida como la "erupción del milenio", que lanzó cenizas a vastas distancias.

Las mediciones de depósitos de cenizas que se realizaron en Japón indicaron que fue una de las dos más grandes erupciones volcánicas conocidas en la Tierra desde esa época, sólo comparable a la erupción de Tambora en Indonesia, en 1815 a.C..

El doctor James Hammond, del Imperial College de Londres, y el profesor Clive Oppenheimer, de la Universidad de Cambridge, han iniciado un estudio en colaboración con científicos de Corea del Norte con el objetivo de comprender la estructura de la cámara de magma subterránea situada debajo de la montaña volcánica.

Al explicar los orígenes del proyecto, Hammond le dijo a la BBC: "Toda la región está bastante preocupada por el volcán ya que ha mostrado signos de actividad, por lo que los norcoreanos pusieron mucho esfuerzo en analizarlo y básicamente dijeron: '¿Quieren venir a Corea? ¿Podrían traer un poco de equipamiento?".

El equipo desplegó una serie de sismómetros que pueden registrar los temblores de tierra asociados con el movimiento de magma debajo del volcán.

Image caption El equipo desplegó una serie de sismómetros que pueden registrar los temblores de tierra asociados con el movimiento de magma debajo del volcán.

La organización de una colaboración científica en Corea del Norte no ha estado exenta de obstáculos logísticos y burocráticos, pero Hammond continuó: "Lo que lo hizo posible fue tener grandes personas involucradas que estaban apasionadas por hacer esto, a todos los niveles, desde los científicos en el terreno a los de más arriba, donde se toman las decisiones".

El estudio ayudará a los científicos a entender por qué el volcán está allí, que es algo así como un misterio geológico, y por qué la roca se derrite en su corazón, posiblemente alimentando una amenaza futura.

"Este proyecto no se trata de vigilar el volcán o predecir cuándo ocurrirá la erupción, pero se trata de entender lo que pasó durante la erupción del milenio y también ver cuál es su estado ahora usando técnicas geofísicas. Esto nos ayudará a entender lo que está impulsando al volcán", explicó Hammond.

La ciencia por sobre la política

El profesor James Gill, de la Universidad de California, Santa Cruz (UCSC), ha estado trabajando en la parte china del volcán desde hace algunos años, pero no está involucrado en el nuevo estudio.

"El volcán ha entrado en erupción en el pasado, y si volviera a suceder, las economías de China, Corea del Sur y Japón podrían verse afectadas", le dice a la BBC.

"Hubo una crisis en 2002-2005, cuando la actividad sísmica aumentó, la química de gases de las fumarolas cambió, el volcán se infló, y podría haber estallado. Todavía puede ser peligroso".

"El sitio de pruebas nucleares subterráneas de Corea del Norte está a apenas 70 km o algo así, por lo que cuando se llevó a cabo la última prueba, los surcoreanos estaban preocupados de que esto podría hacer que el volcán entrara en erupción (...) Uno de los mayores volcanes del mundo se encuentra en un lugar apartado de la Guerra Fría", agrega.

El profesor Gill describió algunas de las dificultades de llevar a cabo el trabajo de campo en una frontera militarizada, tomando muestras de rocas bajo una escolta armada.

La nueva colaboración con los norcoreanos es algo así como un hito en la actual cooperación científica con el Estado aislado.

Este no es el único volcán con el que Oppenheimer y Hammond han investigado en circunstancias difíciles. Han estudiado volcanes que se sitúan en la frontera de Eritrea y Etiopía.

Al igual que el monte Paektu, ese trabajo también se encontró con dificultades debido a la situación política local, y sirve para resaltar el hecho de que los desastres naturales no prestan atención a las diferencias políticas.