La pelea por los murales de Diego Rivera

  • 16 septiembre 2013
Sueño de una Tarde Dominical, Diego Rivera. Sindicable sólo una vez
Image caption Mural Sueño de una Tarde Dominical, de Diego Rivera. D.R. © 2013 Banco de México, “Fiduciario” en el Fideicomiso relativo a los Museos Diego Rivera y Frida Khalo. Av. 5 de Mayo No. 2, Col. Centro, Del. Cuauhtémoc 06059, México, D.F.

La quiebra de la ciudad de Detroit, Estados Unidos, ha provocado una polémica…. tres mil kilómetros al sur.

Cuando en México se supo que las autoridades de la capital de Michigan analizaban la posibilidad de vender el patrimonio del Instituto de Arte de esa ciudad, muchos se alarmaron.

El recinto alberga una de las obras más importantes del pintor Diego Rivera, el mural La Industria de Detroit que algunos especialistas temen sea incluida en la eventual lista de obras en remate.

La alcaldía de la ciudad estadounidense ha dicho que no pretende vender el acervo del Instituto, pero recientemente una casa de subastas realizó la valoración de las 60.000 piezas de arte que allí se exhiben.

Es parte de un proceso para conocer en detalle los activos de la ciudad, dijeron los responsables del museo. Pero la explicación no parece calmar a algunos especialistas como la hija del muralista, Guadalupe Rivera Marín.

"Sería una aberración no sólo contra el arte sino contra los derechos de los ciudadanos, del pueblo de Detroit, que esos murales se vendieran", le dice a BBC Mundo.

"Tendrían que vender el edificio entero que alberga uno de los museos más importantes de Estados Unidos. Vale muchísimos millones de dólares, ¿quién va a pagar esa cantidad?".

Y en México…

El destino del mural "La industria de Detroit" preocupa a algunos especialistas mexicanos.

En el país existe una controversia por seis lienzos de Rivera que compró Elba Esther Gordillo, ex presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y quien actualmente está en prisión acusada de lavado de dinero y mal uso de dinero público.

Hasta ahora se desconoce el destino de esa obra, que como parte del juicio contra Gordillo podría ser confiscada por las autoridades como sucedió con sus cuentas bancarias, actualmente congeladas.

De hecho, muchos se enteraron que la maestra poseía esos lienzos hasta que en octubre pasado anunció que el SNTE edificaría un complejo urbano con una universidad, hoteles, museos y bibliotecas.

En ese momento Elba Esther Gordillo no ofreció detalles sobre el origen del mural, pero según Rivera Marín los habría comprado a la familia del ex presidente Luis Echeverría.

Es todo lo que se sabe. "No sabemos que vaya a pasar. Es un autor emblemático de México y hay cosas que no se han aclarado lo suficiente", le dice a BBC Mundo el escritor Javier Aranda Luna.

"Capilla Rivera"

Image caption Mural Hombre en el Cruce de Caminos, Diego Rivera. D.R. © 2013 Banco de México, “Fiduciario” en el Fideicomiso relativo a los Museos Diego Rivera y Frida Khalo. Av. 5 de Mayo No. 2, Col. Centro, Del. Cuauhtémoc 06059, México, D.F.

El complejo urbano del SNTE se llamaría Ciudad de la Innovación y la idea era edificarla en el poniente de la capital mexicana.

El proyecto incluía la llamada Capilla Rivera, un espacio donde se instalarían las obras del pintor que la maestra había comprado, entre ellas seis lienzos pintados por el muralista en 1933, y que formaron parte de la donación que ese año realizó el artista a la Escuela de Nuevos Trabajadores de Nueva York.

El plan se frustró en febrero pasado, cuando Gordillo Morales fue detenida por la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR).

A la profesora se le acusó de desviar 2.600 millones de pesos (unos US$204 millones) de fondos del Sindicato a sus cuentas personales. Algunos cuestionaron si ese dinero pudo utilizarse para comprar la colección de obras de arte de la maestra, que incluye los lienzos del muralista. La PGR no ha informado sobre ese tema.

Desde entonces no hay noticias de las pinturas. "No sabemos dónde están, estuve indagando y no los tiene ni la Procuraduría (fiscalía) del Distrito Federal ni la PGR", dice Aranda Luna.

BBC Mundo solicitó al SNTE, responsable de construir la Ciudad Innovación, datos sobre la ubicación y el valor económico de los lienzos de Diego Rivera. No hubo respuesta.

Polémica eterna

Desde 1924, cuando empezó a pintar murales, las obras de Rivera han causado controversia recuerda a BBC Mundo la hija del artista Guadalupe Rivera Marín.

En Detroit, por ejemplo, algunos médicos se quejaron porque incluyó a niños desnudos para ejemplificar la tarea de la medicina. "Las damas de la buena conciencia de la sociedad pidieron que se borraran los murales", cuenta Rivera Marín.

En 1932 pintó "Hombre en la encrucijada" en el Centro Rockefeller de Nueva York, donde incluyó una imagen de Lenin.

Al propietario del recinto, Nelson Rockefeller, no le gustó la obra y ordenó destruirla. Con el dinero que recibió pintó una serie de murales transportables que regaló a la Escuela de Nuevos Trabajadores.

Ahora la obra protagoniza una nueva controversia. Algunos especialistas insisten en que las autoridades deben recuperar los lienzos en poder de la ex líder de los maestros.

"No sé cuál es su estado legal", dice Javier Aranda, "pero deberían regresar al patrimonio nacional".

En eso coincide Guadalupe Rivera. "Se debe pensar en la posibilidad de que el gobierno los recupere y que pasen a ser, junto con toda la obra de mi padre, parte de la fortuna artística de la nación", insiste.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.