Violencia neonazi en Grecia: "No digas nada o te quemamos viva"

  • 18 octubre 2013
Seguidora del partido Amanecer Dorado
Image caption El partido neonazi Amanecer Dorado se encuentra bajo la lupa de la autoridades.

Unas semanas atrás Amanecer Dorado se sentía radiante. El partido neonazi de Grecia contaba con un 15% de apoyo en las encuestas, el doble de los votos obtenido en las elecciones del año pasado.

Su apoyo crecía en medio de un país colapsado ante la peor crisis financiera de la historia reciente. Abría nuevas oficinas, organizaba populares conferencias para presentar su visión de la historia griega y sus 18 parlamentarios parecían intocables.

Pero Pavlos Fyssas cambió todo eso: un músico hip hop y activista de izquierdas que había pasado la noche viendo fútbol en un bar cerca de Atenas.

Al salir, fue atacado por un grupo. El hombre detenido por matarlo a puñaladas resultó ser un partidario activo de Amanecer Dorado.

El asesinato provocó una protesta nacional. Decenas de miles de personas salieron a las calles para exigir que los violentos neonazis fueran controlados.

Y entonces, en una redada el fin de semana pasado, el gobierno entró en acción. Unos 22 miembros fueron detenidos, seis de los cuales son miembros del Parlamento, incluido el líder Nikos Mihaloliakos. Fueron acusados de pertenecer a una organización criminal, con cargos de asesinato, asalto y lavado de dinero.

Romper un brazo y una pierna por US$400

La policía dice haber encontrado evidencia que vincula al asesino de Fyssas con la dirección de Amanecer Dorado. En las casas de los parlamentarios detenidos dice haber descubierto fotos de Adolf Hitler y banderas con esvásticas.

Y testigos hablaron de una estructura partidaria al "estilo Führer", al mando de escuadrones de la muerte que recorren Atenas para atacar inmigrantes.

Los informantes están ahora bajo protección policial. Pero hemos rastreado a una expartidaria que nos ofreció una inusual visión de cómo funciona esa organización.

Ella asistió a reuniones de Amanecer Dorado para buscar ayuda después de haber sido acosada por un hombre.

"En el interior, vi palos y escudos", dice. "Todo el mundo prestó atención cuando el líder entró. Hablaron de golpear a homosexuales y a gente de piel oscura".

Enciende un cigarrillo y contiene las lágrimas.

"Un miembro del partido vino a visitarme", cuenta. "Me hizo una oferta: podía romper el brazo y la pierna de una persona por 300 euros (unos US$400), prender fuego un automóvil por 1.000 euros, enviar a alguien al hospital durante mes por 1.500 euros".

"No quiero nada de eso, así que rompí la comunicación. Más tarde regresó y me dijo que no diga nada o me quemaría viva".

¿Connivencia policial?

Entonces, ¿por qué si la naturaleza del partido era bien conocida las autoridades no actuaron antes?

La Red de Violencia Racista de Grecia reveló que en 2012 se registraron 154 ataques racistas y en lo que va de año, 104. Dos inmigrantes fueron asesinados y casi todos los incidentes fueron atribuidos a Amanecer Dorado.

Una teoría para la falta de acción es la supuesta connivencia policial. En las elecciones del año pasado, las cifras de algunas zonas de Atenas sugieren que uno de cada dos policías votó a favor de Amanecer Dorado.

Varios miembros de alto rango de la fuerza han sido suspendidos en las reciente acciones contra la agrupación y otros han renunciado.

Un video filmado por el sitio web info-war.gr muestra a hombres vestidos de civil parados cerca de escuadrones de la policía antidisturbios durante una manifestación antifascista hace dos semanas lanzando piedras a los activistas de izquierda.

Al menos uno de los hombres fue identificado como un miembro de Amanecer Dorado.

Conocimos a un inmigrante paquistaní apuñalado tres veces por presuntos simpatizantes del partido neonazi. Un año después, las cicatrices están ahí, una de ellas a milímetros del corazón. En su estómago hay una parte de tejido de la cicatriz de la segunda herida que nunca ha sanado.

Dice que la policía no hizo nada, al no investigar ni ponerse en contacto con él más allá de una primera conversación.

"Es porque soy extranjero", explica. "La policía no actúa con nosotros. Si fuera un griego el apuñalado, habrían cazado al agresor inmediatamente. Ahora me aterra salir. Quiero irme de Grecia a un lugar más seguro, como Inglaterra".

Pero el gobierno se ha defendido de las acusaciones de que no se ha tomado en serio el caso.

Contenido relacionado