¿Pueden los dispositivos electrónicos causar accidentes en un avión?

No importa cuál sea el destino, la aerolínea o el punto de partida, lo que siempre está presente en cualquier vuelo, es el recordatorio de que todos los aparatos electrónicos tienen que estar apagados tanto en el despegue como en el aterrizaje.

Tampoco falta el sonido de un celular, inmediatamente después de que las ruedas tocan la pista de aterrizaje, o el paseo de la aeromoza en los pasillos, pidiéndole a varios pasajeros que apaguen sus dispositivos electrónicos.

Actualmente el uso de cierto tipo de aparatos móviles está permitido únicamente cuando la aeronave se encuentra a 10.000 pies de altitud.

Sin embargo, un comité seleccionado por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) pasó meses analizando la posibilidad de flexibilizar esa regulación y permitir que algunos estén prendidos durante el despegue y el aterrizaje.

¿La recomendación que acaba de presentar? Permitir que videojuegos, tabletas, MP3 y libros electrónicos puedan utilizarse en esas etapas del vuelo, siempre y cuando lo que se quiera ver, oír o leer, esté en el aparato antes de que el avión empiece a moverse. Esto porque el uso de dispositivos que emiten señales electromagnéticas intensas, como celulares y laptops, sigue estando prohibido.

Riesgos técnicos

El estudio comisionado por la FAA se centra en el despegue y el aterrizaje porque se consideran fases críticas del vuelo.

"Es fundamental que en estos períodos no haya interferencia porque son los momentos más difíciles del vuelo, tanto el avión como los pilotos están haciendo su mayor esfuerzo. En ambos casos, aspectos tan fundamentales como el funcionamiento adecuado de los audífonos, para que los pilotos se comuniquen con la torre de control, son de suma importancia", le explica a BBC Mundo Richard Taylor, portavoz de la Agencia de Aviación Civil (CAA, por su siglas en inglés) en el Reino Unido.

Los dispositivos electrónicos móviles (PEDs, por sus siglas en ingles), como oficialmente se categoriza a los gadgets descritos con anterioridad, se dividen en dos, en función de la intensidad de la señal electromagnética que emiten.

Los PEDs que no transmiten señales electromagnéticas intencionalmente incluyen cámaras, reproductores de audio, video, juegos electrónicos y ciertos juguetes. En el segundo grupo, los PEDs que sí las transmiten, están todos los celulares, teléfonos satelitales y computadoras.

Es importante considerar que los aviones modernos tienen una gran cantidad de sistemas electrónicos que dependen de señales satelitales y de las que se emiten desde tierra.

"Los PEDs tienen el potencial de interferir con los sistemas electrónicos del avión, que pasan por el control del motor, el equipo de navegación y el piloto automático, por mencionar solo algunos. La interferencia podría afectar el funcionamiento de estos dispositivos, proporcionando información incorrecta y dificultando la comunicación de los pilotos. Esto también podría aumentar el número de actividades que realiza la tripulación", le dice a BBC Mundo Dominic Fouda, representante de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA).

Más elementos

Image caption Las laptops pueden emitir señales electromagnéticas de gran intensidad.

Una interferencia conocida es la desmodulación (recuperación de la información contenida en una señal modulada) de los teléfonos móviles.

"Esto afecta el audio de varios sistemas, y como es difícil predecir como reaccionarán estos dispositivos, es prácticamente imposible proteger al avión de toda la gama de interferencias que se pueden producir, por eso la opción más segura es mantenerlos apagados", señala Fouda, quien usa como referencia los lineamientos de la AESA.

Pero, ¿cuál es la evidencia que existe para respaldar los argumentos teóricos?

El portavoz de la CAA refiere que los reportes de interferencias en los sistemas de vuelo ocasionados por dispositivos electrónicos que ocurren en distintas partes del mundo, no se encuentran documentados formalmente en un solo lugar. Además, en muchos casos, son empíricos.

"Pilotos de un Boeing 747 en Miami informaron que durante la etapa de elevación, poco después del despegue, la aeronave se desvió hacia la derecha cuando ellos habían fijado el curso hacia la izquierda. Por esta razón, fue necesario ajustar la velocidad en tres ocasiones, para no exceder la estipulada. En ese período se observó a un pasajero usando el celular. El resto del vuelo, transcurrió con normalidad", le cuenta Taylor a BBC Mundo a manera de ejemplo.

En este sentido, Fouda comenta que, afortunadamente, no se ha determinado que el uso de PEDs haya ocasionado un accidente. "Pero si tenemos evidencia de que incidentes en los aviones, como la activación del programa de detección de fuego y la imposibilidad momentánea de usar algunos sistemas, está vinculada con el uso de PEDs que transmiten señales electromagnéticas".

El siguiente paso

Las regulaciones vigentes en la actualidad con respecto al uso de aparatos electrónicos en un vuelo suelen acatarse en el mundo de la aviación internacional, aunque los diferentes organismos que se encargan de la seguridad aérea en Europa, Estados Unidos y otras partes de mundo tienen sus propios lineamientos.

En la mayoría de los casos, las convenciones en este aspecto se remontan a finales de los años 50 y principios de los 60, cuando empezaron a aparecer radios portátiles FM que causaban interferencia con los sistemas de navegación existentes en esa época.

La FAA tiene que decidir si acepta las sugerencias que hizo el comité integrado por representantes de aerolíneas, organismos de seguridad aérea internacionales y expertos en el tema. Se especula que es probable que lo haga y que los cambios entren en vigencia en 2014.

Esto ocurriría en Estados Unidos. El resto de las organizaciones que están a cargo de la normativa aeronáutica en otras partes del mundo evaluarán el informe y resolverán si imitan las modificaciones de la FAA.

Image caption La comunicación entre pilotos y torre de control durante el despegue y aterrizaje es fundamental.

Antes, sin embargo, las aerolíneas tendrán que certificar que su flota esta preparada para lidiar con las señales emitidas por tabletas, videojuegos, reproductores MP3 y aparatos similares.

Contenido relacionado