Nobel de Paz: ¿a Malala, Putin, Mujica o nadie?

Posibles candidatos al Nobel de Paz Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los usuarios de BBC Mundo tienen opiniones variadas en cuanto a quién deberia recibir el Nobel de Paz.

"No creo en los Nobel de la paz, muchos de quienes lo han recibido tienen pasados manchados por la sangre".

Esa es la opinión de la lectora de BBC Mundo Luz María que nos escribió a través de Facebook. Es un punto de vista que comparten varios usuarios, disgustados por quienes han sido galardonados en el pasado.

Patricio Dueñas Barra se remonta al año 2009, cuando el Nobel fue otorgado al recién inaugurado presidente Barack Obama. "Desde que Obama recibió de regalo un premio Nobel, he dejado de creer en dicho supuesto galardón. Hasta la fecha, nadie sabe por qué se lo dieron y sus ejércitos imperiales siguen invadiendo, asesinando, violando países donde nada tiene que hacer EEUU, salvo extender su poderes abusivos", escribió.

Javier Rojas coincide con Patricio al comentar: "después de Obama, deberían cancelarlo".

Es probable que nuestros lectores traigan a colación el nombre del presidente estadounidense porque fue premiado relativamente hace poco. Pero otros políticos galardonados también generaron polémica en su momento.

Enemigos tradicionales

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Unos creen que Putin evitó una tercera guera mundial pero otros aseguran que velaba por sus propios intereses.

El premio al exsecretario de Estado, Henry Kissinger y el líder norvietnamita Le Duc Tho -que negociaron el acuerdo para ponerle fin de la guerra en Vietnam en 1973- fue criticado particularmente porque la guerra no terminó con ese acuerdo. Tho rechazó el galardón y Kissinger fue implicado en políticas que apoyaron gobiernos antidemocráticos en América Latina.

Igualmente, cuando se premió a F. W. de Klerk conjuntamente con Nelson Mandela en Sudáfrica, muchos se preguntaron por qué darle el honorífico de la paz a alguien como de Klerk, quien fue el último presidente del régimen racista de Apartheid en Sudáfrica.

El comité Nobel muchas veces opta por antiguos enemigos que, de alguna manera, intentaron una reconciliación como cuando reconocieron a Yitzak Rabin y Shimon Peres de Israel y el líder palestino Yasser Arafat.

"Desde luego NO a Yasser Arafat que no era más que un terrorista. Fue una barbaridad designarle para ese premio", opinó Huguette Brion. Pero Nancy Garcia difiere diciendo: "Sólo escogería a Yasser Arafat, por ser un gran líder y un pacifista”.

Sin embargo, entre los favoritos de los lectores de BBC Mundo para recibir el premio este año hay varios políticos. Uno de ellos es el presidente de Rusia, Vladimir Putin, cuya intervención en el crisis Siria evitó, dicen, que se desatara una guerra total en la región.

Walter Catter escribe: "Premio Nobel de la Paz para quien evita guerras, como Putin, el presidente Ruso", con lo que coincide Juan Pablo Días comentando: "creo que escogería a Vladímir Vladímirovich Putin, por evitar lo que sería la tercera guerra mundial.

No obstante, Israel Molina Sarrio está en desacuerdo. "Putin no evitó nada. Miró por los intereses de Rusia que además coincidían con los chinos”.

Pero Pablo Sebastián Brachetti Daiville observó: "100.000 muertos en Siria. No hay premio Nobel".

Favoritos latinoamericanos

Los anteriores comentarios no quieren decir necesariamente que un político no sería merecedor del importante premio. Algunos latinoamericanos recibieron mucho apoyo entre nuestros usuarios.

Christian Serrano Pérez, Carlos Soto Salas, Ney Román, Iván Leiva García, Manuel Vera Portillo, Gustavo Javier Gavilán, Mede Castel y Adán Ruiz escribieron unánimemente: "José Mujica", el presidente de Uruguay.

André Rentería explicó que "es un persona consecuente con las ideas, promueve valores a favor de la humanidad, la naturaleza, la vida y la felicidad".

María Paz Lira, por su parte, no pudo decidirse: "Estoy entre José Mujica y el Papa Francisco". Pero Compos Maquieira fue más definitivo: "Yo se lo daría al padre Francisco por poner a la iglesia en el punto de mira, viva el papa".

Noelia María Gomes Rodrigues celebra la postulación del Papa Francisco recalcando que "él sí ha estado de lleno trabajando por la Paz. Tiene las ideas muy claras de cómo se construye la Paz".

Muchas veces el Premio Nobel de la Paz no se le entrega a una persona en particular sino a un organismo o una agrupación, como sucedió en 2012, cuando la Unión Europea recibió la distinción por "más de seis décadas contribuyendo al progreso de la paz, reconciliación y democracia".

En ese sentido Rafaela Toro Gutiérrez le otorgaría el premio "al pueblo de Venezuela, por la paciencia, por aguantar a un gobierno tan corrupto, por reir a pesar de la crisis, por aguantar, sol, lluvias, malos tratos de cuerpos de seguridad del estado".

Joven heróica

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Malala Yousafzai ha sido celebrada mundialmente.

Pero Karixa Mtz-Paz quiere ponerle un rostro a alguien desconocido. "De seguro hay miles de personas, figuras no públicas. Hay gente de escasos recursos que viven haciendo y promoviendo la paz. Esos son los merecedores", afirmó.

Entre esos rostros desconocidos hay alguien que, por las circunstancias que sufrió, ha pasado a los titulares de la prensa mundial y es una favorita de los usuarios de BBC Mundo. Malala Yousafzai, la adolescente paquistaní que sobrevivió un ataque del Talibán que la baleó porque quería estudiar.

"Es un ejemplo de lucha", escribió Silvia Saad, con lo que coincidieron Luis Jose Guarachi, Laura Teri Navarro Pérez, Francisco Javier Rmz Ib, José Navajas y Gregorio Camuñas Crespo, entre muchos.

Alejandra Zúñiga Casal comentó que "Malala ha sido un ejemplo de valentía para todas las niñas y mujeres del mundo. Ella se lo merece indudablemente". A lo que Francisco Montaño Vera añadió: "Es la lógica ante el problema actual del radicalismo de algunas ideologías de Medio Oriente".

La joven Malala ciertamente ha sido una inspiración para muchas niñas y para los derechos de la mujer en el mundo. No sorprendería que fuera la ganadora.

Aunque todavía queda cierto cinismo en torno al valor del Nobel de la Paz.

"El Nobel ya no tiene sentido, prefiero el Oscar, al menos uno se entretiene más con las películas", opinó Oscar Latorre, a lo que Jhordany Rodrìguez Parra le contestó: "Sí, las películas al menos avisan que no son hechos reales".