El buen samaritano que corta el césped en Washington

Chris Cox
Image caption Cox se ha hecho cargo del césped del Washington Mall por el cierre del gobierno.

Miles de trabajadores en casa, pacientes de cáncer que se quedan sin medicamentos o bodas pospuestas son algunas de las consecuencias del cierre de las actividades del gobierno en Estados Unidos. Pero también están quienes han reaccionado ante las dificultades con espíritu solidario.

Uno de ellos es Chris Cox, a quien se ha visto por el National Mall de Washington empujando una cortadora de césped y una sierra colgando. Su historia ha inspirado a numerosos compatriotas.

"Si cierran nuestros monumentos, de todos modos vamos a sacar la basura, limpiar las ventanas o cortar la grama y podar los árboles", le dijo Cox a una radio local.

Cox, que llegó a la capital del país desde Carolina del Sur, comentó que la cruzada de su "milicia de los monumentos" no tiene que ver con la política, sino que es simplemente un intento de mantener limpia la zona entre el monumento a Lincoln y el de la Segunda Guerra Mundial, ante la llegada de miles de veteranos de guerra para un evento el domingo.

Lea también: Ocho consecuencias inesperadas del cierre del gobierno

Otros casos

Y el suyo no ha sido el único acto de altruismo surgido desde el cierre del gobierno. El mismo día, la organización caritativa Fisher House anunció que pagará US$500.000 para cubrir las pensiones por viudez de cinco familias necesitadas.

Además, un millonario puso diez millones de dólares al servicio de un programa de educación preescolar.

Cuando Adam Brown y Joy Miller se enteraron de que el lugar donde querían celebrar su boda -el parque nacional Yosemite- estaría cerrado, varias empresas se ofrecieron para prestarle un recinto para la ceremonia. Incluso una firma de comida a domicilio de San Francisco se encargó del catering.

"Nos sentimos bendecidos y honrados por estos desconocidos que se portaron tan generosamente para hacer nuestra boda realidad", le dijo Miller a la cadena CNN.

En todo el mundo, en tiempos de emergencia, en hambruna o en guerra, la gente actúa de forma más altruista por el bien común, explicó el filósofo moral australiano Peter Singer, quien es profesor de bioética en la Universidad de Princeton.

"Como lo del hombre que corta el césped en Washington, muchos creen que de alguna forma los individuos pueden dar un paso al frente y el gobierno no es necesario, que es una cuestión de caridad", añadió Singer.

Lea también: Pese al cierre, Obama revoluciona el sistema de salud

Contenido relacionado