Un café de gatos con un mes de lista de espera

Café de Gatos

Ni por los mejores croissants, ni por los más sofisticados vinos franceses. El último local de moda en París llama la atención por sus pequeños habitantes: una docena de gatos que acompañan al cliente mientras toma café o cena.

Está en el acomodado barrio parisino de Marais y con el nombre de Le Café des Chats (Café de los Gatos), no quedan muchas dudas de quien manda en el local.

"Los gatos son los dueños aquí. Son libres, pueden estar encima de tus piernas o sin hacer absolutamente nada: durmiendo, comiendo... Y simplemente verles a ellos hacer su vida es muy relajante", le dice la propietaria del café, Margaux Gandelon, a la BBC.

Gandelon explica que los felinos fueron adoptados en tres asociaciones de protección de animales que los recogieron tras ser abandonados en la calle y ahora campan a sus anchas en el café.

Miauterapia

Image caption Los doce gatos que viven en el café fueron adoptados.

Para los gatos, los beneficios son claros, mientras que para los clientes el objetivo es disfrutar de la compañía de los felinos, algo que varios estudios han demostrado que es beneficioso para la salud, algo así como la "miau-terapia".

"Los gatos ayudan a sacar las energías negativas y a desestresarse, así que cuando tocas y acaricias a un gato, se va todo el estrés y al final te sientes maravillosamente", le dice a la BBC una de las clientas.

Quienes acuden al local como ella son parisinos que no tienen espacio en su casa para tener gatos, turistas apasionados por los felinos o personas que tienen animales en casa pero que quieren más.

Eso sí, no se pueden llevar a los gatos propios porque "son animales muy unidos a su territorio", explica Gandelon.

La idea, que viene de Japón, se ha vuelto tan popular que para ir los fines de semana hay que reservar con hasta con un mes de antelación.

Y el concepto está empezando a esparcirse por Europa donde hay varios lugares similares como la Gatoteca de Madrid, donde además de ir a jugar o acariciar a los gatos recogidos de la calle, también se los puede adoptar, o el Pee Pee"s Kazten Kafee de Berlín.

Eso sí, no es una experiencia apta para alérgicos. Por el momento, si es usted amante de los gatos y se pasa por París, Djenko, Rosa, Idylle, Habby, Saha, Berlioz, Lovely, Pepite, Marguerite, Oréo, Pattenrond y Khalessi les esperan en el café de los gatos.

Contenido relacionado