Artistas brasileños en guerra por conservar sus secretos

Caetano Veloso Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Veloso asegura que su rechazo a la publicación de biografías sin autorización no es censura.

Considerado uno de los mayores músicos brasileños de todos los tiempos y autor de una canción que decía "prohibido prohibir", Caetano Veloso se lanzó a los 71 años a una batalla singular para evitar que su país libere las biografías no autorizadas.

No es el único: a su lado hay otros "dioses" de la música brasileña como Chico Buarque o Gilberto Gil.

Estos artistas, que levantaron banderas de libertad y fueron perseguidos por el régimen militar de su país (1965-85), son acusados ahora de favorecer la censura por oponerse a intentos de cambiar una ley que en la práctica hace que cualquier material biográfico sobre un famoso deba tener el visto bueno de éste.

"No somos un bando de censores", replicó Veloso en una columna publicada el domingo en el diario carioca O Globo.

Pero, ¿qué defienden estos artistas? ¿Y qué está realmente en juego en esta polémica que calienta las redes sociales?

Juicios y temores

El Código Civil brasileño de 2002 señala que la difusión de información o imágenes de una persona puede ser prohibida si ésta lo requiere porque afecta su honra u honor, o tan solo porque tuviera fines comerciales.

Los artículos fueron redactados de esa forma para proteger la vida privada de personalidades vivas o muertas, en cuyo caso los familiares están autorizados a solicitar la prohibición.

Esto de hecho ha impedido la circulación de biografías no autorizadas de diferentes personales en Brasil, desde poetas hasta futbolistas, especialmente después de un juicio que el cantante Roberto Carlos impulsó en 2007.

El músico consiguió prohibir la venta de "Roberto Carlos en detalles", un libro en el cual el autor, periodista e historiador Paulo César de Araújo trabajó años y que ni siquiera era considerado muy crítico del biografiado.

Ese juicio llamó la atención de los medios y envió un mensaje sobre los riesgos que asume en Brasil quien invierta tiempo o dinero en producir una biografía de algún famoso o hasta de un personaje histórico sin permiso.

"Las editoras, ante una amenaza, temen al proceso, tener que gastar dinero en abogados, preocuparse y encima correr el riesgo de una acción de la familia impugnando definitivamente el libro", le explicó el escritor Toninho Vaz a BBC Mundo.

Vaz conoce el asunto en carne propia: la cuarta edición de una biografía suya sobre el fallecido poeta Paulo Leminsky quedó sin publicarse este año a pedido de su familia, que advirtió que la obra causaría daños y logró que la editorial frenara el libro.

"Más ricos"

Ahora esa legislación brasileña ha desatado lo que medios locales calificaron como la "batalla de las biografías".

Por un lado, un proyecto de ley establece que la mera falta de autorización no puede ser suficiente para impedir que se divulguen datos biográficos de personas de interés público. Está previsto que se vote pronto en Diputados, pero se desconoce si será aprobado.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Algunos músicos brasileños formaron el grupo Procure Saber en defensa de la privacidad.

Newton Lima, un diputado del gobernante Partido de los Trabajadores autor del proyecto, sostuvo que busca evitar que se cercene el derecho a la información, "tan caro a los brasileños después de años de dictadura".

Por otro lado, la Asociación Nacional de Editores de Libros presentó al Supremo Tribunal Federal, la mayor corte de justicia del país, una moción de inconstitucionalidad contra la ley vigente.

Su argumento es que los artículos del Código Civil que impiden las biografías no autorizadas permiten la censura previa, contraria a la libertad de expresión que garantiza la Constitución.

Fue contra esta moción que los músicos Caetano Veloso, Chico Buarque, Gilberto Gil y Djavan, unidos en un grupo llamado Procure Saber, pasaron a defender la privacidad, un derecho también consagrado en la Constitución.

"Todos seremos más ricos si vemos que el derecho a la intimidad debe complicar el de libre expresión", escribió Veloso.

¿Un "boom"?

La polémica divide a políticos, jueces y famosos, y ha tenido acusaciones agrias.

"Brasil queda impedido de contar su propia historia porque Roberto Carlos no quiere que hablen de su pierna mecánica", lanzó recientemente Ruy Castro, un escritor cuya biografía sobre el fallecido futbolista brasileño Garrincha fue retirada de circulación hasta que la editorial llegó a un acuerdo económico con la familia.

Roberto Carlos negó el domingo que un accidente que sufrió y le hizo perder parte de su pierna derecha haya influido en su postura sobre las biografías no autorizadas, que dijo aceptar con "ciertos ajustes" a la ley.

Sin embargo, indicó que habría condiciones para liberar la publicación del libro sobre su vida que consiguió prohibir.

Los artistas también sostienen que las reparaciones económicas que la justicia impone por daños a su imagen son demasiado pequeñas y algunos defienden que los biografiados sean remunerados por obras publicadas sobre sus vidas.

En un video del grupo Procure Saber divulgado en la noche del martes, Roberto Carlos, Gilberto Gil y Erasmo Carlos negaron querer ejercer la censura, admitieron haber tenido posiciones "más radicales" en el debate y confiaron en que la justicia encontrará una forma de conciliar los derechos a la información y a la intimidad.

Attilio Gorini, un abogado especialista en derecho de entretenimiento en la firma brasileña Dannemann Siemsen, advirtió que será difícil resolver la disputa por la vía legislativa.

"Los dos lados están muy polarizados, muy calientes", le dijo Gorini a BBC Mundo. A su juicio, es necesario buscar "un equilibrio" entre el derecho a la privacidad y la libertad de expresión.

El debate se trasladó a internet, donde hasta fue creada una página en Facebook para hacer "la más pirata y colectiva biografía no autorizada de Caetano Veloso" con aportes de links, datos y fotos del público.

El escritor Toninho Vaz anticipó que si se acaba con la prohibición actual habrá "un boom" de biografías en Brasil, pero se mostró reticente ante la pregunta de si haría una sobre Veloso.

"No me gustaría", afirmó. "Tendría que ser no autorizada, obviamente, y él me crearía grandes dificultades para ver su material de archivo, entrevistar a su hermana… todos se recusarían".