Tiroteo en aeropuerto de Los Ángeles : "El atacante parecía estar confundido"

  • 1 noviembre 2013
policía custodia terminal 3 del aeropuerto de los Angeles

Un hombre armado con un fusil de asalto irrumpió la mañana del viernes en una de las terminales del aeropuerto internacional de Los Ángeles, matando a un oficial de seguridad y dejando heridas a al menos siete personas.

El sospechoso, quien ha sido identificado como Paul Ciancia, de 23 años, está bajo custodia policial, luego de que los agentes lograran neutralizarlo.

En la terminal se registraron escenas de caos, con cientos de personas huyendo o tratando de esconderse del atacante.

El corresponsal de BBC Mundo en Los Ángeles, Jaime González, habló con Vernon Cárdenas, un residente de la ciudad californiana que se encontraba esta mañana en la terminal donde ocurrió el incidente esperando a tomar un vuelo para Filadelfia.

Cárdenas describió a nuestro corresponsal las escenas de caos que presenció cuando el atacante se dirigió hacia la zona de embarque en la que decenas de personas intentaban refugiarse.

"Me encontraba esperando mi avión en la Terminal 3 sentado frente a la puerta de embarque 33. De repente se armó un revuelo y empezamos a oír gritos. Levanté la mirada y vi como la gente empezaba a correr hacia donde yo estaba y ahí es cuando se escucharon los disparos.

Estábamos en un área en uno de los extremos de la de la terminal que no tenía salida. La única forma de escapar era por una pequeña puerta de emergencia con unas escaleras que daban a la pista de aterrizaje.

Nada más escucharse los disparos la gente empezó a correr hacia la salida de emergencia. Algunos se refugiaron debajo de los aviones que estaban en la pista. Era una situación caótica.

La gente lloraba y gritaba. Algunos habían resultado heridos ya que entre 100 y 200 personas intentaron salir por la pequeña puerta de emergencia.

En mi caso he sido uno de los últimos en abandonar la terminal. No se sabía lo que estaba sucediendo y no quería perder mi equipaje.

Me acerqué a la puerta de emergencia mientras seguía vigilando mis pertenencias. En ese momento ya prácticamente todo el mundo había bajado a la pista.

Ahí fue cuando vimos al atacante caminando hacia nosotros. Parecía estar confundido. Llevaba el rifle en la mano e iba vestido con ropas oscuras.

Miró hacia nosotros sin apuntar y en ese momento fue cuando los pocos que quedamos en la terminal salimos corriendo por las escaleras de emergencia.

Estuve esperando unos minutos en la pista. Entonces uno de los pasajeros decidió regresar a la terminal para ver qué estaba sucediendo. Le seguí hasta la mitad de las escaleras de emergencia, le pregunté qué veía y me dijo que estaba todo tranquilo.

Entré corriendo en la terminal para recuperar mi equipaje y volví a bajar a la pista.

Después nos subieron a todos a un autobús y nos llevaron a un área que parece una terminal en desuso.

Llevamos aquí varias horas esperando a que nos saquen pero todavía no nos han dicho cuándo lo van a hacer.

Muchos están intentando ponerse en contacto con sus familias y amigos pero como no hay cargadores de electricidad la gente se está quedando sin batería y está resultando difícil comunicarse con el exterior.

Ha sido realmente una situación confusa y terrible".

Contenido relacionado