Supertifón en Filipinas: la lucha por sobrevivir en estado de calamidad

  • 12 noviembre 2013

La situación sanitaria en Filipinas es caótica.

Al hecho de que los sobrevivientes caminan entre los cadáveres esparcidos por las calles se suma que los sistemas de saneamiento en las zonas más afectadas han sido completamente destruidos.

Las aguas residuales han contaminado las reservas de agua dulce y hay un alto riesgo de enfermedad.

Ante la catástrofe, Naciones Unidas busca recaudar US$301 millones de dólares para ayudar a las víctimas del tifón Haiyán, que según sus cálculos, afectó a más de 11.000.000 de personas y dejó casi 700.000 desplazadas de sus hogares.

Asimismo, se informó que multitudes han saqueado almacenes de comida y tiendas de comestibles, y que la gente teme por su seguridad.

Lea: sistema sanitario colapsado y saqueos

Por su parte, el presidente Benigno Aquino aseguró que los reportes iniciales, que hablaban de 10.000 personas fallecidas, eran demasiado altos y que la última estimación es de aproximadamente 2.500.

La Organización Mundial de la Salud dice que está en estrecha coordinación con las autoridades sanitarias de Filipinas.

Mientras tanto, Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Corea del Sur, Malasia, Alemania e Israel han enviado ayuda y personal hacia la zona de desastre.

Gráfico: ¿qué contienen las cajas de ayuda >>

Jon Donnison, enviado especial de la BBC a Tacloban, el epicentro del desastre, estuvo allí. Y este es su testimonio.

Los sobrevivientes viven entre los muertos en la ciudad de Tacloban.

Mientras conducimos hacia la localidad, podemos ver decenas de cuerpos en descomposición en la carretera. Han pasado tres días desde que el tifón Haiyán tocó tierra y los muertos aún no han sido enterrados. Los transeúntes se tapan el rostro con pañuelos para tratar de ocultar el mal olor.

Muchos buscan a sus seres queridos que han desaparecido. Como todas las líneas de teléfono están caídas, la única manera de hallar a alguien es saliendo a buscarla.

En el centro de Tacloban se observa apenas un edificio en pie. Las calles ahora se reducen a un desastre de escombros.

Luego de que una pared de agua golpeara a la ciudad, las escenas son una reminiscencia del tsunami ocurrido en Asia en 2004 y en Japón en 2011.

El golpeado aeropuerto es ahora el centro de la operación de rescate. Pero, al menos por el momento, la ayuda no está llegando lo suficientemente rápido.

Lea: Declaran estado de calamidad en Filipinas

Devastación abrumadora

Cientos de personas acudieron a la terminal este lunes desesperadas por obtener cualquier ayuda posible.

"Tenemos mucha hambre y sed", me dijo una mujer con lágrimas en los ojos que ha dormido sobre el asfalto desde que su casa fue derribada.

Al lado de la torre de control del aeropuerto, escuchamos gritos de dolor que provienen del hospital que se ha improvisado en el lugar.

Muchos de los heridos están siendo atendidos sin anestesia. Un hombre de unos 30 años se retuerce de dolor, mientras los médicos trabajan para curar una enorme herida en su pierna izquierda.

Muy cerca, una mujer acaba de dar a luz en medio de los escombros. Nos dice que su hija recién nacida se llama Baja Joy. La niña ha nacido en un mundo al revés.

Hay otra joven que también está en trabajo de parto. "Puja, puja", dice el médico mientras estrecha su mano.

En lo que queda del aeropuerto, cientos de personas desesperadas hacen cola para salir de Tacloban en el avión que puedan.

"Esta es la única oportunidad de mi papá para seguir con vida", me asegura Peter Minoc mientras empuja la silla de ruedas que lleva a Filamon, su padre de 86 años de edad, hacia un avión de carga militar. "Necesita una diálisis y no la ha tenido en dos días. Está en estado crítico".

También hay mucha gente desesperada por comunicarse con sus familiares para hacerles saber que están vivos.

Liliane Cortez relata a la BBC que sobrevivió al tifón aferrándose a un poste de concreto, mientras el viento arrasaba con su casa. "Sentía que no era lluvia lo que caía sobre mi rostro, sino agujas", dice esta mujer, que ahora está desesperada por decirle a su padre Norberta Balsera que se las arregló para sobrevivir.

Image caption En el aeropuerto de Tacloban, los residentes se aglomeran para recibir ayuda.

A pocos kilómetros del aeropuerto nos encontramos con el secretario del Interior de Filipinas, Mar Roxas, quien se encuentra en el medio de la calle dirigiendo el tráfico. "Avance, avance", exclama tratando de descongestionar el tráfico a través de los escombros.

La devastación aquí es abrumadora y hay pocos indicios -al menos hasta ahora- de que el gobierno esté gestionando la ayuda que tantos necesitan.

Pero las personas están haciendo todo lo que pueden para darse una mano. En el centro, hay quienes caminan sobre lo que quedó de un supermercado y se llevan todo lo que pueden.

Quienes se quedaron sin nada buscan lo que sea que puedan encontrar. Y al menos que la ayuda llegue rápidamente, la poca comida que queda se acabará pronto.

¿QUÉ TIENE EL KIT DE AYUDA?

^^ Volver

Contenido relacionado