Thanksgivukkah: Acción de Gracias y Hanukkah juntos por primera vez en 125 años

  • 28 noviembre 2013
Hanukkah

Aunque no se trata de un eclipse, ni de ningún otro fenómeno estelar que se aprecie a simple vista, este jueves ocurre en Estados Unidos una rarísima coincidencia: el día de Acción de Gracias y el comienzo de la fiesta judía del Hanukkah (Janucá, en español), algo que probablemente no vuelva a repetirse. Al menos en los próximos 70.000 años.

El día de Thanksgiving, como se llama en inglés, se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre y está lleno de leyendas y simbolismos.

Se trata de una festividad secular que conmemora la cosecha y las bendiciones del año que casi termina, como lo hicieron los colonos ingleses (peregrinos) de Plymouth, Massachusetts, que compartieron su comida con la comunidad indígena Wampanoag en 1621.

Hoy en día, los comercios cierran y las familias viajan lo que haga falta para reunirse y dar las gracias mientras comparten un festín de pavo con puré de batatas, salsa de arándanos y pastel de calabaza, entre otros. Es, sin duda, el feriado más importante de EE.UU., incluso más que la Navidad.

Image caption Un niño de 9 años decidió crear un candelabro judío en las alas de un pavo. Lo bautizó como Menurkey (Menorah + Turkey -pavo en inglés-).

La fiesta del Janucá se rige por el calendario judío que varía cada año, pues está basado en el ciclo solar y lunar.

Dawn Sachs, quien es judía y conoce muy bien la celebración, le explica a BBC Mundo: "Conmemora el milagro del aceite que ocurrió cuando el primer templo (de Jerusalén) fue destruido. Sólo había aceite para que la llama estuviera encendida un día, pero finalmente duró ocho. Por eso, cada noche se va encendiendo una vela del menorah, que es el candelabro judío".

Durante ese periodo, dice Sachs, los niños juegan con una pirinola conocida como dreidel y comen dulces, y luego todos cantan canciones y comen panquecas de papa, donas rellenas de mermelada y el pan conocido como challah. También hay quienes entregan un pequeño regalo cada día.

Desde que Abraham Lincoln declaró que el día de Acción de Gracias sería una fiesta nacional, en 1863, la coincidencia con el primer día del Festival de las luces sólo ha ocurrido una vez, en el año 1888.

El día en el calendario judío comienza al caer el atardecer, por lo que la primera de las ocho velas ya se encendió el miércoles por la noche. Cuando el pavo esté saliendo del horno el jueves, los judíos estadounidenses ya estarán prendiendo su segunda vela.

La noche del "Thankgivukkah"

Image caption Comercios, restaurantes, marcas de productos... Muchos decidieron sacarle provecho a la coincidencia.

La casualidad ha estimulado la imaginación y la creatividad. Al fin y al cabo, estas fiestas tienen más cosas en común de lo que se podría pensar.

"Ambas fiestas son para dar las gracias, para celebrarlas en familia, son una excusa para volver al hogar. Son felices, festivas y tienen comidas asociadas a la tradición", dice Sachs. Y además, son absolutamente imprescindibles. Para la mayoría de la comunidad, es impensable celebrar una y no celebrar la otra.

Para conmemorar el "Thanksgivukkah", el niño de 9 años Asher Weintraub diseñó un menorah en forma de pavo (turkey, en inglés) llamado "Menurkey". Explicó su idea en la plataforma de financiación colectiva Kickstarter y recaudó un total US$48.345, a pesar de haber pedido sólo US$25.000.

Unas 7.000 personas han comprado su "Menurkey", vía internet, a un precio de US$50.

También hay muchos comercios y restaurantes sacándole provecho a la coincidencia.

La panadería Zucker de Nueva York, por ejemplo, está ofreciendo las tradicionales donas de Janucá, que en lugar de estar rellenas de mermelada, tienen pavo y arándanos, o incluso batata (camote) y la salsa del pavo o gravy. Son muchísimos los Frankestein inspirados en "Thanksgivukkah".

Image caption Estas donas no están rellenas de mermelada, sino de pavo y salsa de arándanos.

En distintos blogs de internet, también sugieren rellenar el pavo con pan judío, o hacer las panquecas de papas -llamadas latkes- con batatas. También hay cocineros que recomiendan hacer crema de calabaza que incluya bolas de matzo (típica albondiga judía a base de cereales) o que en lugar de servir los latkes con salsa de manzana y crema agria, se acompañen con salsa de arándanos.

Empresas como Maneschewitz, conocida por sus productos kosher, han aprovechado la ocasión para promocionar su marca con afiches, tarjetas, videos y hasta concursos de recetas. El sitio de comedia Funny or Die incluso publicó un corto que cuenta la historia de un judío casado con una católica, que deben arreglárselas para celebrar las dos cosas el mismo día.

En redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y Pinterest también será posible celebrar la ocasión con la etiqueta #Thanksgivukkah que ya muchos prevén que se vuelva viral, al menos este jueves en Estados Unidos.

Contenido relacionado