Test de ignorancia: ¿sabe usted más sobre el mundo que un chimpancé?

  • 1 diciembre 2013

Test

Chimpance

El mundo sufre de muchos problemas, desde el cambio climático hasta conflictos armados, desastres naturales, pobreza y la opresión de las mujeres y las minorías. Pero, ¿no hay más que este catálogo de pesares?

El eminente estadístico sueco Hans Rosling señala que mucha gente no está consciente de los enormes avances que la mayoría de los países ha hecho en las últimas décadas y opina que llegó la hora de poner los pies en la tierra.

Para ello diseñó un "test de ignorancia", con el que se puso a prueba a grupos de suecos y británicos. Los resultados indicaron que sabían "menos del mundo que los chimpancés", reveló el científico.

"Si yo escribiera las opciones en unos bananos y le dijera a los chimpancés del zoológico que me dieran las respuestas, ellos escogerían bananos al azar. A los británicos y suecos les fue peor que eso".

Ahora, le ofrecemos la oportunidad de medirse... ¡buena suerte!

(Y si le va mal, le tenemos toda la información para que no lo vuelvan a sorprender de esta manera en el futuro: sólo tiene que hacer clic en las otras pestañas).

¿Cuánto sabe acerca de la población mundial?

Puntuación: 0-2: Errar es humano; 3-5: Mediocre, o al nivel de un chimpancé; 6-9: Gran simio

    Necesita habilitar JavaScript para completar esta prueba.

En la cresta

El rápido crecimiento de la población está llegando a su fin.

Es una historia desconocida en gran medida: gradualmente y con constancia, las fuerzas demográficas que impulsaron el crecimiento de la población mundial en el siglo XX cambiaron.

Hace cincuenta años, la tasa de fecundidad promedio mundial -el número de niños nacidos por mujer- era cinco. Desde entonces, este tan importante número en la demografía ha bajado a 2,5 -algo sin precedentes en la historia humana - y la tendencia de la fecundidad sigue tendiendo hacia abajo.

Todo esto es gracias a una poderosa combinación de educación para la mujer, el acceso a los anticonceptivos y el aborto y aumento de la supervivencia infantil.

Las consecuencias demográficas son increíbles. En la última década, el número total global de los niños de 0 a 14 años se ha estabilizado en alrededor de 2.000 millones y los expertos de población de la ONU predicen que va a permanecer así a lo largo de este siglo.

Eso quiere decir que la cantidad de niños en el mundo hoy en día es la más alta que habrá. Ya está: llegamos a la cima... ¡no va más!

Esto no quiere decir que la población no seguirá creciendo: a medida que esa generación de niños crezca y se envejezca, nuevos adultos se sumarán a la población mundial, pero luego, en la segunda mitad de este siglo, el crecimiento rápido de la población mundial finalmente llegará a su fin.

En el medio

Había dos tipos de países: los "desarrollados" y los "en desarrollo", y se diferenciaban en casi todos los sentidos. Un tipo de país era rico y el otro pobre. Uno tenía familias pequeñas; el otro, grandes. Uno tenía la esperanza de vida larga; el otro, corta. Uno era políticamente poderoso, el otro era políticamente débil. Y entre estos dos grupos, en el medio, no había casi nadie.

Muchas cosas han cambiado, especialmente en la última década, así que intentar clasificar a los países del mundo en dos grupos es un esfuerzo vano.

Tantos del grupo de los países anteriormente considerados "en desarrollo" han ido alcanzando a los otros que ahora las naciones forman un continuo. Entre las naciones en la parte superior de la liga de salud y riqueza -como Noruega y Singapur- y las naciones más pobres, desgarradas por la guerra civil -como la RD del Congo y Somalia- en cada punto del medio, ahora hay países a lo largo del espectro socioeconómico.

Y la mayoría de las personas del mundo vive en el medio.

Brasil, México, China, Turquía, Tailandia y muchos otros países son ahora en muchos aspectos más similares a los países ricos que a los más desfavorecidos.

La mitad del mundo de la economía -y la mayor parte del crecimiento económico del mundo- en la actualidad está fuera de Europa occidental y América del Norte.

En la vida

Hace 50 años, la esperanza media de vida en el mundo era de 60 años. Hoy en día es de 70 años.

Es más, ese promedio de 60 años en la década de los años 60 enmascaraba una enorme brecha entre la larga duración de la vida en los países "desarrollados" y corta duración de la vida en los "en desarrollo". Pero el promedio de hoy de 70 años se aplica a la mayoría de la gente del mundo.

La mayoría de los países del mundo ha mejorado mucho más rápidamente en términos de salud que de riqueza. Por ejemplo, Vietnam tiene el mismo nivel de salud de Estados Unidos en 1980, pero hasta ahora sólo los mismos ingresos por persona que EE.UU. tenía en 1880.

Junto con la mayor esperanza de vida, ha habido una impresionante caída en mortalidad infantil.

Trágicamente, 7 millones de los 135 millones de niños que nacen cada año siguen muriendo antes de cumplir los cinco años de edad. Pero en 1960, uno de cada cinco niños moría antes de los cinco años. Hoy en día es uno de cada 20, y la tasa sigue cayendo.

Un mito común es que proveer servicios sanitarios -y salvar las vidas de los niños pobres- sólo lleva a un crecimiento más rápido de la población. Pero paradójicamente lo contrario es cierto.

¿Por qué? Porque sólo hay demanda para la planificación familiar cuando la mortalidad infantil disminuye lo suficiente. Antes de que pase, las mujeres siguen teniendo bebés.

Las tasas de crecimiento más altas de población están en la actualidad en las naciones más pobres y más asoladas por la guerra con la más alta mortalidad infantil, como Afganistán y RD del Congo. Si se baja la tasa de mortalidad, aumentará la demanda de planificación familiar.

En el salón

El mayor cambio para niñas y mujeres jóvenes en el mundo ha sido probablemente la oportunidad de recibir más educación.

En el mundo como un todo, los hombres de entre 25 y 34 en promedio han pasado ocho años en la escuela y las mujeres del mismo grupo etario están ahora justo detrás de ellos, con un promedio de escolaridad de los siete años.

De hecho, en algunos países pobres como Bangladesh, las chicas ahora asisten a la escuela primaria y secundaria en los mismos números que los varones.

De los 60 millones de niños en el mundo que todavía ni siquiera van a la escuela primaria, es casi siempre debido a su extrema pobreza: sus familias necesitan que trabajen.

Sólo un 10% de las niñas que no pueden ir a la escuela son impedidas por los tabúes culturales.

Una mejor educación de las niñas es un primer paso en el largo camino a la equidad de género. Pero lamentablemente también está cambiando el carácter de la desigualdad de género. La violencia contra las mujeres jóvenes y las restricciones de sus derechos a elegir cómo vivir sus vidas ahora están remplazando a falta de escolaridad como la injusticia de género principal.

En la casa

¿Qué es "la pobreza extrema"?

Los economistas la definen como un ingreso de menos de US$1,25 por día. En realidad, significa que una familia no puede estar segura de un día a otro de que tiene suficiente para comer.

Los niños tienen que trabajar en lugar de ir a la escuela. Los niños mueren por causas fácilmente prevenibles, como la neumonía, la diarrea y la malaria. Y para las mujeres significa la fecundidad incontrolada y familias de seis o más hijos.

Pero el número de personas en pobreza extrema, según el Banco Mundial, ha caído de 2.000 millones en 1980 a un poco más de 1.000 millones.

Aunque muchas personas en el mundo siguen viviendo con un ingreso muy bajo, 6.000 de 7.000 millones salieron de la línea de la extrema pobreza y esto es un cambio fundamental.

Estas familias pueden conseguir suficiente comida, tienen menos hijos, de los cuales la gran mayoría sobrevive y va a la escuela.

De hecho, ahora por primera vez, la evidencia indica que además es posible para los últimos millones salir de la miseria de la pobreza extrema en las próximas décadas. Será principalmente a través de su propio trabajo duro, pero sólo sucederá si reciben, de sus gobiernos y el mundo en general, la ayuda enfocada que necesitan para mantenerse sanos, educarse y aumentar su productividad.