Un nombre nuevo para salvar a la amazona frentirroja ecuatoriana

  • 17 diciembre 2013
Amazona autumnalis lilacina
Ejemplar del loro amazona ecuatoriano en el zoológico de Amberes, en Bégica.

Un loro sudamericano fue reclasificado como una especie distinta, lo que puede ayudar a salvarlo de la extinción en su ambiente natural.

Hasta ahora, se consideraba al loro frentirrojo o cariamarillo ecuatoriano como parte de un grupo más amplio que no se encuentra entre las prioridades de los conservacionistas.

Pero se estima que sólo 600 ejemplares de estos pájaros quedan en su hábitat natural, los manglares y bosques secos de la costa ecuatoriana.

La reclasificación que puede salvarlos está basada en el trabajo de un investigador del zoológico de Chester, en Reino Unido.

"Estoy orgulloso de que hayamos identificado que es un pájaro muy importante y que ahora pueda ser protegido", dijo Mark Pilgrim, director del zoo y responsable de la investigación.

En su ambiente natural, el loro ecuatoriano depende de dos hábitats: maglares y bosques secos.

"Lo importante de esta reclasificación es que antes tenía cero prioridad de conservación".

Previamente se consideraba que este loro pertenecía a una de las cuatro subespecies del grupo Amazona automnalis, que tiene una población estimada de alrededor de cinco millones de aves en un área que va desde América Central hasta partes de Brasil.

Por eso no tenía ninguna prioridad entre los esfuerzos de conservación.

"Hay muchas especies como esta", explicó Pilgrim a la BBC, refiriéndose a que no se observan o descubren por primera vez para la ciencia en plena selva, sino que se identifican tras una investigación científica en cautiverio.

"Pero lo que descubrí es que había estado escondida en otro grupo y que debe salir de ese grupo porque es realmente importante".

"Necesita los manglares para acomodarse en la noche y los bosque secos a los que vuela cada día para alimentarse", dijo el investigador.

"Estos dos hábitats sólo se encuentran en la costa de Ecuador y los dos están muy amenazados".

Hace falta que ambos hábitats estén próximos uno del otro para que el ave pueda volar a diario entre uno y otro.

Lista roja

El ADN extraído de sus plumas muestra que el loro frentorrojo ecuatoriano es una especie distinta.

Pilgrim contó que siempre estuvo interesado en los loros, y que este trabajo surgió de una especial curiosidad por una pareja de amazonas del zoológico de Chester, donde comenzó su carrera como cuidador de aves hace 25 años.

"Medí cientos y cientos de esqueletos y pieles de museos de toda europa", recuerda Pilgrim.

"También fui al centro de reproducción de Tenerife, donde tenían bastantes ejemplares de tres de las cuatro subespecies divididos en aviarios por parejas, así que pude grabar y observar si el cortejo era diferente entre las tres especies".

"Luego llevé a cabo una investigación genética en la Universidad John Moores de Liverpool para ver si había diferencias en el ADN mitocondrial".

Pilgrim descubrió suficientes diferencias como para que el loro ecuatoriano sea separado de su grupo taxonómico.

El investigador presentó sus hallazgos a Birdlife International, la organización que estudia y selecciona las especies para la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés).

"Estar en la lista roja es muy importante, porque de otra forma las especies no tienen prioridad", aclaró Pilgrim y añadió que la organización ha aceptado que el ave merece un estatus de especie en sí misma.

De esta forma, espera el director del zoológico de Chester, este loro ecuatoriano será reclasificado al menos como especie amenazada, e incluso puede que sea considerada en peligro crítico de extinción.

El anuncio oficial de su reclasificación se espera para el segundo trimestre de 2014, cuando dejará de ser conocida como Amazona autumnalis lilacina.

¿Y cuál será entonces el nombre que ayude a estas aves a sobrevivir? A. lilacina.

Síganos en Twitter @bbc_ciencia

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.