La ONU pide duplicar sus fuerzas en Sudán del Sur

Refugiados de Sudán del Sur
Image caption Sólo 29% de los niños van a la escuela primaria y 28% de los menores de cinco años están desnutridos.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, exhortó al Consejo de Seguridad a casi duplicar la cantidad de soldados de la ONU en Sudán del Sur, en medio de nuevos informes de presuntas masacres cometidas durante más de una semana de violencia.

Ban Ki-moon pidió agregar 5.500 efectivos de la policía y de cascos azules a los 7.000 que ya están allí, mientras el país más joven del mundo se hunde en el caos y está al borde de una guerra civil.

Ante la actual escalada de la violencia y el cruce de acusaciones sobre supuestas atrocidades, el diplomático aseguró que los responsables de abusos rendirán cuentas.

Decenas de miles de personas han huido de los combates, mientras que los rebeldes presuntamente partidarios del defenestrado vicepresidente Riek Machar se han apoderado de ciudades importantes.

El presidente del país, Salva Kiir, miembro del grupo étnico mayoritario Dinka, quien prometió una acción inminente contra los rebeldes, destituyó en julio pasado a Machar, de la comunidad Nuer.

La semana pasada, el presidente acusó a Machar de un intento de golpe de estado, algo que éste niega.

Se teme que la rivalidad personal entre ambos haga estallar un conflicto a gran escala entre sus etnias.

Vea también: Sudán del Sur a un paso de la guerra civil

"Cosas horribles"

Una periodista en Juba, Hannah McNeish, comentó que según testigos, hubo una masacre en la que más de 200 personas, mayormente de la etnia Nuer, fueron llevadas en manada a una estación de policía y muertas a tiros por fuerzas de seguridad, mientras que otro testigo indicó que pistoleros de la tribu Dinka dispararon a gente de distritos de mayoría Nuer que no hablaban su idioma, aunque no se pudo verificar estas acusaciones.

Se cree que hasta 1.000 personas han perecido en los combates, mientras que los campamentos de la ONU están albergando a más de 40.000 civiles.

El coordinador humanitario de la ONU Toby Lanzer, que estuvo el fin de semana en Bor, al norte de Juba, dijo a la BBC que había presenciado "algunas de las cosas más horribles que uno pueda imaginar". Agregó que las personas "eran puestas en filas y ejecutadas sumariamente".

El corresponsal de la BBC, James Copnall, señala que Sudán del Sur se enfrenta al mayor desafío de su corta existencia, con una sociedad militarizada y cuyos habitantes están "trágicamente acostumbrados al conflicto" que, en este caso, comenzó el 15 de diciembre en la capital, Juba.

Habiendo logrado su independencia hace dos años, los rebeldes de Sudán del Sur que combatieron en la guerra civil de Sudán han seguido peleando entre ellos.

Lea también: Sudán del Sur: 4 preguntas para entender el drama en el país más joven del mundo

Image caption El secretario general de la ONU ha pedido un refuerzo de 5.500 soldados para Sudán del Sur.

"El mundo está observando"

Ban Ki-moon dijo que los ataques contra civiles y soldados de la ONU "deben terminar inmediatamente".

"La ONU investigará los informes de violaciones de los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad", advirtió.

"Los más altos responsables tendrán que enfrentar las consecuencias, incluso si sostienen que no tenían conocimiento de los ataques", agregó.

"El mundo está observando a todas las partes en Sudán del Sur", enfatizó.

El secretario general pidió que los refuerzos sean reasignados desde otras misiones de la ONU existentes en otros países africanos, incluidos Liberia y la República Democrática del Congo. Además, solicitó el envío de tres helicópteros de ataque, tres de transporte y un avión militar de transporte.

Dos cascos azules indios murieron la semana pasada durante una incursión rebelde en un campamento de la ONU.

Image caption El presidente Kiir ofreció un diálogo a Machar pero sin condiciones.

El presidente Kiir ha dicho al parlamento que está dispuesto a conversar con Machar y que una delegación de cancilleres del este de África ofreció su mediación.

Sin embargo, afirmó que Machar tendría que negociar sin poner condiciones.

Machar declaró a la agencia de noticias Reuters que está abierto al diálogo si se deja en libertad a sus aliados políticos detenidos.

Durante el fin de semana, Estados Unidos desplegó soldados adicionales para ayudar a evacuar a ciudadanos extranjeros.

En Bor, tres aviones militares de EE.UU. se vieron obligados a abortar la evacuación el sábado al ser atacados, aunque el domingo lo intentaron nuevamente con helicópteros civiles estadounidenses y de la ONU.

Sudán estuvo agobiado por una guerra civil de 22 años que dejó más de un millón de muertos, antes de que se independizara Sudán del Sur en 2011.

Contenido relacionado