Buque ruso atrapado en el hielo antártico espera rescate

  • 28 diciembre 2013
Academic Shokalskiy
Image caption Chris Fogwill y el equipo de científicos están siguiendo los pasos de la expedición que realizó Douglas Mawson hace un siglo.

Un buque de investigación científica de Rusia, atrapado en densas capas de hielo frente a Antártica, todavía espera ser rescatado después del fracasado intento de un rompehielos de China que no pudo alcanzarlo.

La misma embarcación china, llamada Dragón de Nieve, se vio frenada por el espesor del hielo, según funcionarios.

Había intentado abrir una brecha en el hielo a través de la cual el buque ruso hubiera podido navegar hasta el mar abierto.

Espera de 24 horas

El buque laboratorio Academic Shokalskiy está atrapado desde el día de Navidad con 74 personas a bordo, a unos 2.000 kilómetros al sur de Tasmania, Australia.

Se encuentra en una misión de la Expedición Antártica de Australasia que sigue la ruta que el explorador Douglas Mawson navegó hace un siglo.

Uno de los líderes de la expedición, Chris Turney, envió una imagen por Twitter del rompehielos Dragón de Nieve -conocido también como Xue Long- a medida que se acercaba en el horizonte.

La embarcación china llegó hasta unos 11 kilómetros de la expedición hasta que le fue imposible seguir adelante y tuvo que regresar al mar abierto.

Otro barco francés también hizo el intento pero tampoco pudo penetrar el hielo.

La Agencia de Seguridad Marítima de Australia, que coordina el rescate, dice que otra embarcación más potente, Aurora Australis, se dirige al sitio y se espera que llegue dentro de las próximas 24 horas.

Optimismo

Image caption A pesar del hielo, los científicos han continuado con sus experimentos.

En el peor de los casos, las 74 personas a bordo podrían ser rescatadas por helicóptero si el tiempo continúa favorable.

Aunque se temía que tormentas de nieve podrían entorpecer el rescate, el Shokalskiy se encuentra bien aprovisionado y los pasajeros y tripulación no se encuentran en peligro.

Aún atrapados, los científicos continúan realizando sus experimentos. Han estado midiendo la temperatura y salinidad a través de grietas en el hielo.

"Seguro que recordaré esto para siempre", dijo a la BBC el científico voluntario Sean Borkovic. "Es maravilloso. Gozamos de una luz estupenda y el tiempo ha sido bastante apacible, teniendo en cuenta las circunstancias. El buque se siente sólido. Creo que estaremos bien".

Una visita de Papá Noel "secreto" y una suculenta cena de Navidad contribuyeron al espíritu de optimismo.

El objetivo de la Expedición Antártica de Australasia es repetir muchas de las mediciones y estudios realizados originalmente por la expedición Mawson y comparar cómo las diferentes facetas del medio ambiente han cambiado en el último siglo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.