Las exportaciones de miel mexicana, ¿amenazadas por la soya transgénica?

Abejas Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los apicultores mexicanos están preocupados por las restricciones de los mercados <br> europeos a la miel que se produce especialmente en el sur del país latinoamericano.

En mayo de 2011 los apicultores en México recibieron una noticia preocupante: el gobierno alemán decidió que revisaría y rechazaría la miel mexicana que estuviera contaminada por trazos de productos transgénicos.

México es el cuarto exportador de miel en el mundo. En ese momento algunos productores manifestaron sus sospechas en torno a un posible riesgo de contacto con material transgénico para su producto: el incremento de siembra de terrenos de soya alrededor de los campos donde estaban las colmenas en el sur del país.

Tres años después, esa intuición aparentemente resultó ser cierta: científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, una institución estadounidense que opera un centro de investigación en Panamá, hallaron rastros de polen de soya transgénica en la miel que los mexicanos exportan a Europa y otras partes del mundo.

Ese hallazgo parece fortalecer la sospecha de los apicultores: que material transgénico de los cultivos de soya aprobados por el gobierno mexicano a lo largo del país, pero especialmente en los estados de Yucatán y Quintana Roo, se estaba mezclando con su producto.

El problema es que cualquier presencia de ese tipo de sustancias en los alimentos está prohibida para el consumo humano en países como Alemania.

De hecho, en 2012, un fallo de la Corte de Justicia de la Unión Europea había tomado una decisión general sobre la no comercialización de alimentos que tuviesen polen de cultivos transgénicos.

El hallazgo

El esclarecimiento del misterio de la procedencia del material transgénico no fue una tarea fácil. Desde hace 30 años, investigadores del Instituto Smithsonian basados en Panamá, vienen persiguiendo un objetivo aún mayor: identificar los granos de polen originario de Yucatán, en México, para clasificarlo y poder otorgarle a esta región un certificado de marca de origen.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Al año, México produce 54 toneladas de miel de las cuales el 85% es de exportación.

Cuando comenzaron los problemas con Alemania, un grupo de investigadores liderados por David Roubik se puso a la tarea de hallar otro tipo de granos de polen en la miel: los de la soya.

Ya con la certeza del trabajo previo, enviaron nueve muestras de la miel de Yucatán a un laboratorio en la ciudad de Bremen, Alemania.

De aquellas muestras, dos resultaron positivas para el polen de plantas genéticamente modificadas.

"Nadie puede más hacer este tipo de trabajo a este nivel de detalle y estar seguro de que lo que están viendo son los granos de soya", afirmó Roubik a la prensa.

Reglas variables

La soya genéticamente modificada que se cultiva en México, puede ser exportada sin problemas a muchos países, pero puede afectar las ventas en países europeos de la miel mexicana.

De hecho, apicultures y científicos habían hecho una petición reiterada al gobierno mexicano en 2012 para que no le permitiera a la multinacional Monsanto el cultivo de 253 mil hectáreas de soya transgénica en distintas zonas del país.

Según Renata Clark, funcionaria del servicio de nutrición y calidad de los alimentos de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), hay varias clases de restricciones en los alimentos que se refieren al material genéticamente modificado.

"No podemos hablar por los países, pero en este tema muchos de ellos clasifican los alimentos en dos grupos: los transgénicos como tal y los que contienen trazos de elementos genéticamente modificados", le explicó Clarke a BBC Mundo.

En el tema de la miel mexicana, ubicado en el segundo grupo, no existe actualmente un estándar definido que permita aclarar el asunto para evitar más perjuicios a los apicultores del país.

"Dentro de un mes habrá una reunión para que los países puedan encontrar puntos en común para resolver de alguna manera este tipo de problemas. Hasta ahora cada país tiene sus propias restricciones y algunos son tolerancia cero con este tema aunque sea con un leve rastro transgénico de otra sustancia", explicó Clarke.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption México es el tercer proveedor de miel a Europa.

Cero rechazos

Además de ser el cuarto exportador, México es actualmente el sexto productor de miel en el mundo. La presencia de rastros transgénicos en la miel amenaza a una población cercana a las 100.000 personas, especialmente ubicadas en la zona sur del país, en los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

Sin embargo, el gobierno de México, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) afirmó que de manera oficial no se han conocido casos de rechazos a la miel mexicana en ninguna parte del mundo, aunque admite que en 2011 se presentaron informes sobre inconvenientes en los países mencionados.

"Se instruyó que se llevara a cabo un estudio específico que contribuya a dimensionar la problemática de la posible presencia de polen transgénico en miel de exportación, proyecto que actualmente está en curso, por investigadores de la Universidad Autónoma de Yucatán" le explicó a BBC Mundo la vocera de Sagarpa, Blanca Palafox.

Palafox también aclaró que el pasado 14 de enero se llegó a un acuerdo con la Comunidad Europea sobre el estándar de los niveles permitidos de trazos transgénicos alimentos como la miel.

"No deberíamos tener más este problema. La Unión Europea aceptó el polen como componente natural de la miel, lo que implica que el polen modificado genéticamente sólo debe constar en el etiquetado si supone más del 0.9 por ciento del producto", concluyó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.