De futbolista en Italia a prisionero en Libia: quién es Saadi Gadafi

  • 6 marzo 2014
Saadi Gadafi
Image caption Imágenes circuladas en redes sociales muestran a Saadi Gadafi luego de ser entregado a Libia.

Entregado y con la mirada temerosa y desconsolada, un hombre con uniforme azul permanece arrodillado mientras otros, de pie, rapan su cabeza.

Es una nueva realidad que tal vez el hombre, otrora prominente, playboy y poderoso, jamás hubiera imaginado.

Image copyright AFP GETTY
Image caption Playboy y poderoso, Saadi Gadafi fue jefe de la Federación Libia de Fútbol.

La imagen fue circulada en redes sociales y muestra a Saadi Gadafi, tercer hijo del exlíder libio, Muamar Gadafi y antiguo jefe del fútbol libio, quien llegó incluso a jugar en la liga italiana.

Saadi, de 40 años, fue trasladado esta madrugada a territorio libio luego de ser entregado por Níger, país en el que se había refugiado en 2011, tras el levantamiento popular armado que derrocó a su padre.

Sobre él pesaba una orden de detención de Interpol a petición de las autoridades libias, que lo acusan, entre otros cargos, de apropiación indebida por medio de la fuerza e intimidación armada cuando era jefe de la Federación Libia de Fútbol.

Hace dos años el gobierno mexicano informó que había frustrado un plan para que el hijo de Gadafi ingresara con identidad falsa en México con apoyo de una red criminal. Saadi Gadafi se encuentra ahora en prisión y las autoridades libias afirmaron que "tratarán al acusado de acuerdo a los principios de justicia y las medidas internacionales que rigen el trato de los detenidos".

Con la extradición anunciada este jueves, se abre otro capítulo incierto en la vida de un hombre acostumbrado a abrir con su fortuna e influencia las más altas esferas del poder.

Jugador del Calcio

Image copyright AFP GETTY
Image caption El hijo de Gadafi (der) perseguido por Alessandro del Piero en un partido del Perugia y el Juventus en 2004.

Saadi Gadafi nació en mayo de 1973. Amaba el fútbol y a los 20 años llegó a entrenarse con los clubes italianos Juventus y Lazio.

Sin tener ni la habilidad ni la visión requerida para llegar a la liga italiana, muchos aseguran que abrió puertas con su dinero y conexiones.

Además de presidir la Federación Libia de Fúbtol era accionista del Juventus y trató de comprar el Lazio en 2002 tras el colapso del imperio económico Cirio, propietario del club.

En 2003 fue fichado por el Perugia, según observadores, como una estrategia publicitaria. Pero apenas disputó dos partidos como futbolista profesional, antes de ser sancionado por dopaje.

Luego de su brevísima carrera en el fútbol profesional italiano, Saadi Gadafi colgó los botines y se dedicó a la carrera militar, liderando una unidad de las fuerzas especiales libias.

Destino del clan

Image copyright AFP GETTY
Image caption Saadi Gadafi trató de comprar el Lazio en 2002.

De los ochos hijos biológicos del Coronel Gadafi sólo dos se encuentran en territorio libio: Saadi y Seif al Islam, quien permanece en la localidad de Zintan, en manos de una milicia que se niega a entregarlo, y quien es requerido por la Corte Penal Internacional.

Tres hijos murieron en 2011, incluyendo Mutassim, quien fue muerto por rebeldes junto a su padre y enterrado en un sitio no divulgado en el desierto. Los otros dos fallecidos son Seif al Arab, muerto en un ataque de la OTAN, y Khamis, quien habría caído en combate durante el levantamiento.

Varios miembros clave del clan Gadafi sobrevivieron, entre ellos su segunda esposa, Safiya, su hija Aisha, y sus hijos Muhammad, exjefe del Comité Olímpico Libio, y Hanibal, quienes huyeron inicialmente a Argelia y se encontrarían ahora en Omán, según informes.

Contenido relacionado