¿Qué le espera ahora a Crimea?

  • 17 marzo 2014
Festejos en Crimea Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Este lunes los habitantes de origen ruso de Crimea siguieron festejando.

En pleno festejo tras el referendo y con la plaza Lenin de Simferopol, capital de Crimea, atestada de gente y de banderas rusas, el líder crimeo Sergei Aksyonov apareció en el escenario y le dijo a la multitud que la península "regresaba a casa".

La multitud reunida en la plaza celebraba la victoria de la población rusa en el referendo celebrado el domingo en Crimea, en el que más de un 95% votó a favor de la anexión a Rusia.

Más allá de los aplausos y los vítores que generó la frase de Aksyonov, volver a casa no es siempre un camino fácil, rápido y sencillo, más cuando uno ha permanecido "lejos de casa" por 60 años, desde que el líder soviético Nikita Krushev cedió Crimea a Ucrania en 1954.

Lo que está claro es que los líderes pro rusos de la península están ansiosos por desandar estas seis décadas. Este lunes el Parlamento de la península decretó formalmente la independencia y solicitó ser parte de la Federación Rusa.

Pocas horas después, el presidente de Rusia Vladimir Putin reconoció Crimea como "país independiente y soberano", mientras que una delegación parlamentaria viajará a Moscú para discutir los procedimientos necesarios para que la región sea parte de la Federación Rusa.

El gobierno de la estratégica región del Mar Negro dictaminó además que la ley ucraniana ya no es válida y que todas las propiedades ucranianas en la península serán nacionalizadas.

Mientras, la Unión Europea y Estados Unidos aprobaron sanciones contra miembros del gobierno ruso y varios ciudadanos de Crimea y han advertido de las "consecuencias" si no se respeta la integridad territorial de Ucrania y se reducen las tensiones.

Mirando a futuro

En las últimas horas las declaraciones de los políticos prorusos crimeos a la prensa han dado algunas pistas sobre los próximos pasos que adoptará el gobierno de la península.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El referendo fue considerado ilegal por EE.UU. y la Unión Europea.

Vladimir Klychnikov, uno de los legisladores de la Península entrevistado por la BBC, dijo que las personas que tengan ciudadanía ucraniana, según sus palabras, "se les permitirá volver a su país".

Los comentarios de Klychnikov podrían estar dirigidos no solo a la población de origen ucraniano del territorio (25%) sino también a los tártaros (12%), que en su gran mayoría boicotearon el referendo de este domingo y que -debido a las deportaciones masivas de Stalin tras la Segunda Guerra Mundial- no guardan un gran recuerdo de la "Madre Rusia".

El legislador informó que la Península adoptará el rublo ruso como moneda oficial durante los próximos 30 días.

Otro legislador que habló fue Volodymyr Konstantynov, líder del Parlamento crimeo, quien indicó que las tropas ucranianas en la península podrán elegir entre servir al nuevo gobierno o abandonar el territorio.

"El personal de las fuerzas armadas ucranianas tendrán una alternativa: servir en Crimea y jurar fidelidad a la república, o continuar fuera de las fronteras de Crimea en el ejército ucraniano", dijo Konstantynov.

Este domingo, Rusia y Ucrania aceptaron no tomar ninguna medida en contra de las instalaciones militares que cada uno tiene en Crimea, pero hay pocas dudas de que cuando la "tregua" termine el próximo viernes los soldados ucranianos deberán elegir de qué lado de la frontera quieren estar.

Leyes y fronteras

Expertos rusos consultados por la BBC indicaron que incorporar a Crimea no un asunto sencillo para Moscú, que deberá hacer frente a los gastos que trae acarreado el cambio de fronteras.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Putin se dirigirá al Parlamento ruso este martes.

Al menos, el gobierno ruso podrá ahorrarse el alquiler que pagaba por año a Ucrania por la base naval de Sebastopol.

En el plano formal, el analista Andrei Kortunov del Consejo Ruso para Asuntos Internacionales, le dijo a la BBC que "si Rusia quiere darle algo de legitimidad al proceso, deberá aprobar en su Parlamento varias leyes nuevas".

Kortunov planteó también que queda por decidirse cuál será el estatus de Crimea dentro la Federación, si los crimeos desean o no poderes autonómicos y si tendrán algún tipo de tratamiento o estatus especial como Chechenia.

Según el sitio de internet del Parlamento crimeo, la propuesta de Crimea a la Federación Rusa es "ser admitida con el estatus de república", pero esta frase publicada en la red no arroja demasiada luz.

Más útil para conocer el futuro de Crimea puede ser el discurso que ofrecerá este martes del presidente ruso, Vladimir Putin, ante el Parlamento en Moscú.

A partir de las palabras de Putin se podrá saber más sobre las condiciones y el costo del "regreso a casa" del que habló Sergei Aksyonov en la plaza Lenin.

Contenido relacionado