¿Es Shane Smith el nuevo Rupert Murdoch de las comunicaciones?

Shane Smith Derechos de autor de la imagen Vice
Image caption Shane Smith cubrió en primera persona la caída de Muammar Gadafi en Libia. Tiene <br> 44 años y es el nuevo magnate de las comunicaciones.

A primera vista, Shane Smith parece un tipo que le gusta caerse a golpes en los bares.

Con sus tatuajes en los brazos y su barba espesa, este "gran oso" canadiense de 44 años puede parecer intimidante, de esos que es mejor dejarlos quietos con su trago.

Pero las apariencias pueden ser engañosas. Este hombre ha construido una fortuna personal cercana a los US$400 millones.

Smith es el fundador y jefe supremo de la empresa estadounidense Vice Media. Tranquilamente este hombre puede ser el siguiente Rupert Murdoch, si ese es su deseo.

De hecho, el mismo Murdoch piensa igual: el año pasado su grupo, News Corporation, compró el 5% de las acciones del grupo Vice.

Los dos jefes, Murdoch y Smith, cerraron el trato brindando con una cerveza en un bar de Brooklyn.

Lea: El escándalo que afecta a Rupert Murdoch llega a EE.UU.

Periodismo de inmersión

Pero para aquellos que ya estamos en cierta edad o no estamos muy a la moda, ¿qué es exactamente Vice?

Derechos de autor de la imagen Vice
Image caption El portal Vice tiene una audiencia aproximada de 129 millones de usuarios, todo un fenómeno.

Es en principio un negocio multimedia ya que tiene un sitio online con el mismo nombre, un creciente número de sitios hermanos, su propio canal en You Tube y una agencia de publicidad.

También tiene su propio programa de televisión en la cadena de cable HBO, una revista, un sello discográfico y una editorial.

Eso sí, el corazón del negocio es el sitio en internet, una revista digital que incluye documentales y reportajes que cubren todo lo que esté relacionado con música, viajes o tecnología y de un tiempo para acá, reportajes originales.

Dirigido por jóvenes y adolescentes, especialistas en el denominado "periodismo de inmersión", los reporteros en vez de informar sobre los hechos o eventos, lo que hacen es tratar de involucrarse en ellos.

Un buen ejemplo puede ser el reciente video que publicó Vice sobre uno de sus reporteros en Crimea. Más allá de hacer cosas normales, el periodista se metió en una de las milicias prorrusas.

Otros reportajes de Vice son irreverentes, excéntricos o algunos de ellos pueden llegar a ser considerados pretenciosos. Y están los que son de naturaleza sexual.

Esta fórmula, ganadora por supuesto, ha creado una audiencia mensual de 129 millones de jóvenes a través de cada una de sus marcas.

Y con ese número, pero sobre todo por el público que la visita, la mayoría de las grandes marcas en el mundo están detrás de sus espacios para publicidad.

Derechos de autor de la imagen Vice
Image caption Shane Smith ha creado un concepto en Internet donde se cubren todos los temas desde <br> la perspectiva del periodismo de inmersión.

Los inicios en Montreal

Para Smith y Vice, la historia comienza en la ciudad canadiense de Montreal, 20 años atrás, cuando Smith decidió fundar una revista comunitaria después de dejar la universidad.

Con dos amigos inició la publicación mensual bautizada la Voz de Montreal.

Durante dos años, Smith cambió el empeño editorial inicial y se había inclinado más por la cobertura de moda y la cultura de la ciudad. Ahí fue cuando cambio el nombre y la llamó Vice.

En 1999, buscando más publicidad y flujo editorial, se mudó a Nueva York.

Entonces fue cuando se mudó de piel: comenzó a publicar videos en su nuevo sitio de internet, la mayoría de ellos realizados por el propio Smith, con una idea de contenido constante que la gente pudiera ver sin interrupciones.

Smith, quien pronuncia una mala palabra cada tres frases y no parece tener ninguna duda de sus capacidades, dice que siempre "fue un hombre ambicioso desde el inicio del proyecto".

"Esto es así de claro: no hay nada que me pueda detener. Desde el principio la idea ha sido alcanzar una dominación global".

Después de mudarse a Nueva York, Smith admite que tuvo algunos problemas financieros, pero últimamente todo ha estado bien desde que "los hipster del lado este han respondido al llamado".

"Tenemos a toda esta gente viniendo y diciendo, 'yo haré lo que quieras gratis'. Ese fue el momento en que nos dimos cuenta que estábamos en algo".

Prohibición en Corea del Norte

Actualmente Vice tiene 1.500 empleados en el mundo y unos 5.000 colaboradores.

Durante mucho tiempo, Smith fue el encargado de todo el peso editorial del contenido para mantener el estilo y los estándares del proyecto.

Pero en años recientes ha comenzado a dar un paso al costado porque "ya tenemos suficiente gente que tiene la marca en su ADN".

Con unas proyecciones cercanas a los US$125 millones en ganancias de unos US$500 millones de ventas, es de suponerse que Smith se encuentre ahora enfocado en la parte monetaria de Vice.

Aunque esto ocupa parte de su tiempo, él todavía se encarga de algunos reportajes especiales. Sobre todo, aquellos que son en lugares peligrosos.

Transmitió desde Libia la cacería a Muammar Gadafi y también en la región de Dafur, en Sudán.

Estuvo en México para realizar un par de documentales sobre los carteles de la droga y en Pakistán para cubrir la situación de violencia en Karachi.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Su apariencia está lejos de ser la de un jefe corporativo que <br>factura US$400 millones al año.

Y después de hacer un par de videos donde se burlaba de Corea del Norte, grabados en Pyongyang, el gobierno de este país le prohibió la entrada.

Smith admite que la junta directiva no está a favor de este tipos de viajes, pero él sostiene que prefiere hacerlos para manejar mucho mejor sus negocios.

"Si quieres hacer los mejores automóviles, debes querer realmente hacerlos desde el principio hasta el final", dijo Smith.

Y añadió que "nunca enviaría a un periodista a un lugar que no quisiera ir yo".

Sin límites

Pero más allá de su gran popularidad, una de las cosas más admirables de Vice es su acercamiento a la publicidad.

Ayudado por la experticia del gigante WPP, que es un socio minoritario, Vice se ha convertido en una nueva vía de maximizar las opciones en internet para la publicidad.

Dos ejemplos: la compañía de microprocesadores Intel patrocina uno de su websites y la marca de automóviles BMW es el proveedor de minicarros oficial de la empresa y financia alguno de los viajes que se hacen en Vice.

"Vice será 10 veces lo que es ahora CNN", afirma Smith. "¿Puede ser Vice así de grande? Estamos en internet y es global. No tenemos ningún límite".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.