El único parlamentario ruso que votó contra la anexión de Crimea

  • 21 marzo 2014
Ilya Ponomarev
Ilya Ponomarev fue el único de los 446 parlamentarios que votó en contra de la anexión de Crimea.

"¿No sabemos la naturaleza de las autoridades bajo las que vivimos? ¿No sabemos exactamente qué es Putin? ¡Tenemos que actuar!".

Que un parlamentario diga eso en Rusia, en una manifestación con 50.000 opositores, puede sonar a sentencia de muerte, al menos política.

Pero eso es exactamente lo que dijo un par de años atrás, Ilya Ponomarev, quien el jueves volvió a mostrar sus credenciales de por qué es un peculiar miembro del Parlamento ruso.

Ponomarev fue el único de los 446 parlamentarios presentes que votó en contra de la ratificación del tratado por el cual Crimea se incorpora a la Federación Rusa.

Dijo estar "en contra de la guerra", aseguró que votar a favor era un "error político" y que apurar la anexión era "contraproducente".

Lea también: Putin firma adhesión de Crimea a Rusia

Ilya Ponomarev tiene 38 años e "intenta", explica David Herszenhorn, uno de los corresponsales del The New York Times en Moscú, "algo pocas veces visto en la política rusa moderna: sacudir el sistema al tiempo que forma parte de él".

"Esto significa que sea visto con recelo por todas las partes", señala Herszenhorn.

Pragmático

De acuerdo a un perfil publicado por The New York Times, Ponomarev es un "comunista confeso que hizo mucho dinero como empresario del sector de tecnología trabajando para grandes corporaciones. Es un líder de protestas antiglobalización que tiene casas en Boston y Palo Alto, California, y negocios en todo el mundo".

Ponomarev, prominente líder de las protestas opositoras tras la controvertida elección parlamentaria de 2011, es miembro del partido Rusia Justa, un grupo que se opone a las políticas del presidente Vladimir Putin, y se ha referido a los seguidores de Putin en Rusia Unida como "estafadores y ladrones", reseña The Washington Post.

Ese comentario le valió en 2012 que el Parlamento, donde el presidente tiene 238 de 450 escaños, le prohibiera expresarse en las sesiones durante un mes.

Su círculo de asesores ha sufrido la represalia de las autoridades.

Leonid Razvozzhayev, un asesor de Ponomarev, huyó a Ucrania tras ser acusado en 2012 en un documental de la televisión estatal de estar detrás de un intento de derrocar a Putin.

Allí, según denunció, fue secuestrado y llevado de vuelta a Rusia donde asegura que lo obligaron a firmar una confesión.

Ponomarev, probablemente gracias a su inmunidad parlamentaria, no las ha visto negras, por ahora, porque el Partido Liberal-Demócrata pidió el mismo jueves que sea expulsado del Parlamento.

Esa agrupación propondrá que el 7 de abril se vote su expulsión.

Ponomarev "fue en contra de los intereses del Estado y siguió el ejemplo de los nazis que buscan dividir el país. No hay lugar para tales diputados en el Parlamento ruso", aseguró el partido.

Mientras, este exempleado del gigante petrolero Yukos y antiguo encargado de prensa del Partido Comunista, mantiene su misión de cambiar el sistema desde dentro o, al menos, hacer ruido con su casi solitaria cruzada contra el poder de Putin.

Vea nuestra cobertura sobre la crisis en Ucrania

Contenido relacionado