Para curarse del reumatismo ¿se metería dentro de una ballena muerta?

Un hombre metido en el cuerpo de una ballena (Cortesía: National Library of Australia) Derechos de autor de la imagen National Library of Australia
Image caption La práctica se originó en el siglo XIX en la localidad ballenera de Eden, sur de Australia.

"Si usted padece de reumatismo, métase dentro del cuerpo de una ballena muerta por unas 30 horas y sus dolores se aliviarán hasta por 12 meses".

Desde las épocas bíblicas de Jonás, tal vez no se escuchaba una historia tan descabellada de un hombre y una ballena.

Pero eso es lo que tal vez diría un curandero del siglo XIX a un paciente en la localidad ballenera de Eden, en la costa sur de Australia.

Allí fue donde se cree que se empezó a practicar esa terapia, documentada por el Museo Marítimo Nacional de Australia como parte de una temporada especial dedicada a las ballenas.

Según la exposición del museo, el paciente reumático era sumergido hasta el cuello dentro del cuerpo de una ballena recién cazada, dejando únicamente la cabeza expuesta.

Como un cataplasma

Una de las fuentes del origen de esta práctica dice que un hombre ebrio se introdujo dentro del cadáver de una ballena y salió horas después curado de reumatismo.

El reportaje del incidente fue publicado en el entonces diario británico Pall Mall Gazette, el 7 de marzo de 1896, titulado "Nueva cura para el reumatismo".

El artículo leía que "un caballero de costumbres simpáticas pero gravemente afectado con reumatismo" estaba caminando por la playa con sus amigos cuando vio una ballena que ya estaba abierta a cuchillo y "le pareció a nuestro divertido amigo que sería un apetecedor bocado de carne".

Sus amigos, horrorizados por el calor y el olor, lo dejaron ahí adentro por varias horas, hasta que salió sobrio y libre de reumatismo.

El diario dice que el incidente, que ocurrió unos años antes, dio origen a la extraña práctica.

Los balleneros abren un angosto hueco en el cuerpo del animal donde el paciente se mete por dos horas, como en un baño turco.

La grasa en descomposición del cetáceo rodea firmemente el cuerpo del afligido, a manera de cataplasma.

La curadora de la exposición en el Museo Marítimo Nacional de Australia, Michelle Linder, dijo al diario Sydney Morning Herald que era poco probable que la práctica fuera muy popular.

"No sé si había evidencia científica para apoyar la práctica, pero el rumor de la época era que se sentían mejor después de estar dentro de la ballena", explicó.

El reumatismo es una condición que produce dolor e inflamación de las articulaciones, comúnmente afectando las manos, pies y muñecas.

Contenido relacionado