Escándalo en la NBA por acusaciones de racismo

  • 27 abril 2014
Donald Sterling Image copyright AP
Image caption La imagen muestra a Donald Sterling junto a su novia, identificada como V. Stiviano.

La Asociación Nacional de Baloncesto de Estados Unidos (NBA) anunció que está investigando los reportes de una grabación en la que un hombre -que presuntamente sería Donald Sterling, dueño de los Clippers de Los Ángeles- realiza comentarios racistas.

En el audio publicado por el portal de internet TMZ, cuya autenticidad aún no ha sido comprobada, quien se supone que es Sterling cuestiona a una mujer -identificada por los medios estadounidenses como su novia, la modelo V. Stiviano- por la publicación de una fotografía junto a la leyenda de los Lakers, Magic Johnson, en Instagram.

Luego el hombre le expresa su molestia y le recrimina que se retrate con minorías, y finalmente le pide que no lleve a sus amigos negros a los partidos.

El nuevo comisionado de la NBA, Adam Silver, describió los comentarios como "inquietantes y perturbadores", e incluso el presidente de EE.UU., Barack Obama, se refirió al asunto durante su gira por Asia, diciendo que se trata de "declaraciones racistas muy ofensivas".

"Cuando alguien ignorante quiere promocionar su ignorancia, en realidad no uno no tiene que hacer nada, sólo dejar que hablen", aseguró Obama.

"No los traigas a mis partidos"

Image copyright Getty
Image caption "Nunca voy a ir a un partido de los Clippers otra vez mientras Donald Sterling sea el dueño", dijo Johnson.

La conversación habría tenido lugar después de que la novia de Sterling publicara la imagen con Johnson en la red social.

"Me molesta mucho que quieras difundir que te asocias con gente negra. ¿Tienes que hacerlo? Puedes dormir con ellos, puedes traerlos aquí, puedes hacer lo que quieras... Lo poco que te pido es que no lo promociones y que no los lleves a mis partidos", se escucha en la grabación.

"Sólo digo que no lo hagas en tu Instagram. No pongas a Magic (Johnson) ahí, en Instagram, para que el mundo lo tenga que ver y luego tengan que llamarme. Y no los traigas a mis partidos", dice el hombre.

Johnson respondió más tarde en Twitter, diciendo: "Nunca voy a ir a un partido de los Clippers otra vez mientras Donald Sterling sea el dueño".

A su pedido se sumó el del actual Jugador Más Valioso (MVP) e imagen de la NBA, LeBron James, quien repudió el hecho y aseguró que no hay lugar para Sterling en la NBA.

El también legendario Michael Jordan, dueño del equipo de los Bobcats, dijo que se sentía consternado porque "este tipo de ignorancia" aún exista en el país y en los más altos niveles del deporte.

"En una liga donde la mayoría de los jugadores son afroamericanos, no podemos y no debemos tolerar la discriminación en ningún nivel", aseguró Jordan.

Este domingo la página de internet "Deadspin" publicó otro extracto de las polémicas declaraciones, en el que el supuesto Sterling reitera que él y el resto de los 29 dueños de la NBA son los que le dan "comida, ropa y autos a los jugadores negros".

"Se siente terrible"

Image copyright AP
Image caption Donald Sterling compró a los Clippers en 1981.

Según recuerda desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, de confirmarse que Sterling es el hombre que habla, no sería la primera vez que el dueño de los Clippers se ve envuelto en una polémica racial.

En 2009, acordó pagar US$2,7 millones después de que las autoridades lo acusaran de negarse a alquilar algunas de sus propiedades de Los Ángeles a ciudadanos negros e hispanos.

Más temprano, los Clippers enviaron a TMZ un comunicado en el que se lee lo siguiente: "Sterling es enfático en que lo que se refleja en la grabación no es consistente con, ni refleja, sus opiniones, creencias o sentimientos. Es la antítesis de lo que es, lo que cree y cómo ha vivido su vida".

"Se siente terrible porque se le atribuyan tales sentimientos y pide perdón a cualquiera que hubiera sido herido por ellos", dice.

Antes del partido pautado para la noche del domingo, al que Sterling no asistirá, los jugadores reaccionaron a los comentarios con una protesta silenciosa y durante la práctica, vistieron sus camisetas rojas al revés para impedir que se viera el logo del equipo.

Image copyright Reuters
Image caption Antes del partido del domingo los Clippers protestaron en silencio con sus camisetas al revés.

Contenido relacionado