Un antiguo asesinato del IRA amenaza el proceso de paz en Irlanda del Norte

  • 2 mayo 2014
Gerry Adams Image copyright RTE
Image caption Adams ha negado cualquier relación con el caso McConville.

Un asesinato ocurrido en diciembre de 1972 en Belfast ha regresado más de cuatro décadas después para ensombrecer el proceso de paz en Irlanda del Norte.

El sospechoso es el líder partido Sinn Féin; la víctima es una viuda y madre de 10 hijos ajusticiada por el Ejército Republicano Irlandés (IRA) por considerarla una colaboradora de las autoridades británicas; la principal prueba es un testimonio de un ex miembro del IRA, ya muerto, brindado a una universidad estadounidense en el marco de un proyecto académico para recolectar relatos orales del conflicto norirlandés entre protestantes y católicos.

Gerry Adams, el político republicano y católico que ha sido clave en las negociaciones con los partidos unionistas desde 1988, se presentó el miércoles a declarar en el marco de la investigación por la muerte de Jean McConville, una de las 16 "desaparecidas" por el IRA cuyo cuerpo apareció en 2003.

Adams ha pasado dos noches preso bajo los términos del Acta de Terrorismo aprobada en 2000, que permite a la policía mantener a un sospechoso bajo custodia sin presentar cargos por 28 días.

Las autoridades policiales recibieron el visto bueno de los tribunales para mantener detenido a Adams por 48 horas más mientras siguen recabando información que respalde las acusaciones.

El viceprimer ministro de Irlanda del Norte y también miembro del Sinn Féin, Martin McGuinnes, ha dicho que el arresto está influenciado por "fuerzas oscuras" de la policía que están "maliciosamente en contra del proceso de paz", y aseguró que su detención es un intento de influenciar el resultado de las elecciones que se celebrarán el 23 de mayo en Irlanda del Norte.

Pero el primer ministro, Peter Robinson, protestante y miembro del Partido Democrático Unionista (DUP) respondió que el arresto "fortalece nuestro proceso político en Irlanda del Norte en el sentido de que la gente sabrá que nadie está por sobre la ley".

El caso

Image caption Jean McConville con tres de sus 10 hijos.

McConville, una mujer protestante que se convirtió al catolicismo tras casarse con Arthur McConville, tenía 37 años cuando fue secuestrada en su casa, frente a sus hijos, y asesinada por el Ejército Republicano Irlandés.

Su cuerpo no fue hallado hasta 2003 por un hombre que caminaba por la playa de Shelling Hill, cerca de la localidad norirlandesa de Carlingford, por lo que su caso pasó a ser uno más en la lista de 16 desapariciones atribuidas al IRA (siete de estos desaparecidos jamás han sido encontrados).

En 1972 se especuló que el motivo detrás de su muerte era el haber sido vista por vecinos ayudando a un soldado británico herido. Otros dicen que era una informante de la policía británica, pero esta acusación fue años después desestimada tras una investigación oficial realizada por el Ombudsman de la Policía de Irlanda del Norte.

En los últimos meses se han producido una serie de arrestos vinculados al caso, incluyendo el del ex líder del IRA Ivor Bell.

Este jueves, uno de los hijos de Jean, dijo que él conocía el nombre de los asesinos de su madre pero que no los compartiría con la policía por miedo a que le pasara algo a él o uno de los miembros de su familia.

"Es terrible, desde mi punto de vista y el de mi familia, conocer a esta gente y no poder llevarla a la justicia", dijo Michael McConville, quien agregó que aunque muchos piensan que todo ha pasado, la intimidación continúa.

Horas después, una de sus hermanas, Helen McKendry, le señaló a la BBC que ella estaba "lista para dar nombres".

El miércoles antes de entregarse, Adams dijo que era "totalmente inocente" de lo ocurrido con la viuda en 1972 y añadió:

"Nunca me voy a desligar del IRA, pero eso no significa que estoy de acuerdo en todo lo que hicieron porque no lo estoy, particularmente en el caso de Jean McConville, en el que pienso que estuvieron equivocados, una injusticia para ella y para su familia".

Las "cintas de Boston"

Una parte clave de la investigación del caso McConville son cintas grabadas en Estados Unidos.

El "Proyecto Belfast" fue una iniciativa lanzada en 2001 para recuperar la historia oral de "The Troubles" (los Problemas), la etapa más conflictiva entre en esa región irlandesa, con el enfrentamiento entre aquellos que querían una Irlanda del Norte independiente del Reino Unido (republicanos y católicos) y los que deseaban continuar bajo la égida de Londres (unionistas y protestantes).

Paramilitares de ambas facciones se dejaron entrevistar en la biblioteca del Colegio de Boston, en Estados Unidos, por dos investigadores dirigidos por el escritor y periodista Ed Moloney (por eso se conoce estos testimonios con el nombre de las cintas de Boston).

Image copyright PACEMAKER
Image caption Adams con Hughes en prisión en 1973.

El trato alcanzado por los entrevistados y entrevistadores era que las grabaciones se mantuvieran en secreto hasta que los primeros murieran, pero en 2011, la policía de Irlanda del Norte comenzó una extensa batalla legal para acceder a ese material.

Uno de los entrevistados fue el excomandante del IRA Brendan Hughes, quien ya falleció, quien dijo que su antiguo amigo Gerry Adams controlaba su propio escuadrón dentro del IRA denominado "los desconocidos", y que este grupo fue el responsable de los "desaparecidos", aquellos secuestrados, asesinados y enterrado en secreto.

En sus últimos años, Hughes se volvió un ardiente crítico de Adams y el político siempre ha recordado que ambos se distanciaron por sus diferentes interpretaciones del camino que el partido Sinn Féin debía seguir.

Un hombre controvertido

Adams ha liderado el Sinn Féin, el segundo partido político más grande de Irlanda del Norte, por los últimos 31 años.

Para algunos en ese territorio, el político es un estadista que ha contribuido a la paz en la región, por haber liderado al movimiento republicano de la violencia a los métodos democráticos.

Pero otros lo repudian por haber justificado públicamente los asesinatos del IRA.

Se cree que el grupo paramilitar fue responsable de 1.700 muertes en más de 30 años de violencia.

Por años, Adams ha negado haber sido siquiera miembro del IRA.

Contenido relacionado