Lo que se sabe de los cuatro detenidos en Cuba por acusaciones de terrorismo

Bandera cubana Derechos de autor de la imagen Reuters

El Ministerio del Interior de Cuba publicó sus nombres en un comunicado: José Ortega Amador, Obdulio Rodríguez González, Raibel Pacheco Santos y Félix Monzón Álvarez fueron arrestados en La Habana hace 11 días (el 26 de abril) tras reconocer "que pretendían atacar instalaciones militares con el objetivo de promover acciones violentas en la isla".

El texto oficial indica que los cuatro hombres son de origen cubano y residen en Miami. Sin embargo, en la ciudad del sur de Florida no parece haber rastro de ellos: no se conocen sus edades, ni tampoco hay fotografías u otros datos en internet.

Este martes el Departamento de Estado de EE.UU. aseguró no tener información sobre los acusados y que el gobierno cubano no se ha comunicado aún para conversar acerca de estos casos.

"Lo más extraño es que hasta ahora no haya salido algún familiar u organización a reclamarlos. Solo hay una dirección de Raibel Pacheco en (la localidad de) Hialeah que no ha podido confirmarse. La información hasta ahora es escasa y cuestionable", aseguró a BBC Mundo el periodista del portal Café Fuerte, Wilfredo Cancio Isla.

Pero ellos no son los únicos señalados. Según el comunicado, los detenidos también declararon que los planes estaban dirigidos por Santiago Álvarez, Osvaldo Mitat y Manuel Alzugaray, quienes "mantienen estrechos vínculos" con Luis Posada Carriles, a quien Cuba acusa de ser el autor intelectual de una oleada de atentados en 1997 y de la voladura del avión de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo en 1976. En el año 2000, fue detenido en Panamá con documentación falsa y explosivos, y condenado a ocho años de cárcel. Fue indultado por la presidenta Mireya Moscoso en 2004.

"Mentiras flagrantes"

Derechos de autor de la imagen BBC Mundo
Image caption Álvarez es veterano de la Brigada de Asalto 2506.

"Juro sobre una biblia que no los conozco", afirmó a BBC Mundo Santiago Álvarez desde la oficina donde presta servicios de contratista en Hialeah, refiriéndose a los cuatro detenidos. Para él, las acusaciones en su contra no son más que "mentiras flagrantes".

Álvarez es veterano de la Brigada de Asalto 2506 que desembarcó sin éxito en la Bahía de Cochinos, en 1961. De 2005 a 2009 cumplió una condena en Estados Unidos tras declararse culpable de tener en su poder un arsenal de armas entregado por la CIA en los años 60 y 70 para llevar a cabo acciones violentas contra el gobierno de la isla.

"Mi nombre está ahí porque toda mi vida he estado en contra del gobierno de Fidel Castro. Durante varios años trabajé con organizaciones del exilio en acciones bélicas, pero nunca he llevado a cabo ninguna operación terrorista ", dice.

Según él, debido a "su historia" ocasionalmente lo visita gente que quiere continuar una actitud bélica, aunque él ya no las apoye. "Desde que salí de la cárcel me di cuenta de que tenía que abandonar ese camino. Lo único que considero válido es apoyar a los opositores que viven dentro de la isla", asegura Álvarez, sobre quien pesa una orden de deportación porque sigue siendo ciudadano cubano.

Otro de los exiliados acusados por La Habana de conspirar desde Miami es Osvaldo Mitat, quien participó en el viaje de la embarcación Santrina a Isla Mujeres, México, en la cual fue traído ilegalmente Posada Carriles a territorio estadounidense de acuerdo a las autoridades de ese país. También se sabe que tiene un negocio de venta de autos en Miami y que a finales de abril organizó una subasta de obras de Posada Carriles. No fue posible contactarlo vía telefónica tras varios intentos.

El tercer señalado es Manuel Alzugaray, un reconocido cirujano ortopédico y fundador de la Organización humanitaria Miami Medical Team, que en estos momentos se encuentra de viaje, fuera de la ciudad.

"Con Mitat estuve en el ejército, es mi amigo, pero no sé lo que hace. Al doctor Alzugaray lo he conocido varias veces en actos públicos pero no tengo amistad con él. Es muy raro que a él se le vincule con un acto bélico. A Posada Carriles lo vi hace un par de meses, me llevó un cuadro para que se lo vendiera y todavía lo tengo en casa. Yo ni hablo con él", dice Álvarez.

Antecedentes

Para el abogado de Posada Carriles, Arturo Hernández, estas acusaciones no tienen ningún tipo de validez.

"Mi cliente no conoce a ninguno de los cuatro detenidos. Sospechamos que esta es una represalia a la inclusión de Cuba en la lista de países terroristas del Departamento de Estado. El señor Posada Carriles tiene 86 años, está completamente retirado y sufre de cáncer", señala.

A propósito, Cancio Isla también opina que el vínculo que se establece con Posada Carriles es muy frágil: "Es casi imposible porque lleva dos años sobreviviendo a un cáncer con tratamiento médico".

Esta nueva denuncia de La Habana ocurre apenas días después de que el gobierno estadounidense mantuviera a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo, junto a Irán, Sudán y Siria.

La detención también se lleva a cabo en momentos en los que Cuba busca conseguir la liberación de los tres agentes de inteligencia que restan del grupo de los cinco que fueron condenados en Estados Unidos por espiar a exiliados en la isla.

Washington, por su parte, busca la liberación del subcontratista Alan Gross, que fue condenado a 15 años de prisión por "actos contra la independencia y la integridad territorial del Estado", al intentar ofrecer acceso a internet a opositores como parte de un programa financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

Contenido relacionado