¿Qué significa la victoria electoral de la oposición en Venezuela?

  • 26 mayo 2014
Patricia de Ceballos
Patricia de Ceballos (izquierda) será la nueva alcaldesa de San Cristóbal, capital del estado Táchira.

No hubo sorpresa en las elecciones especiales celebradas este domingo en San Cristóbal y San Diego, dos municipios venezolanos tradicionalmente opositores que estaban llamados a elegir nuevos alcaldes.

Pero lo holgado de la victoria de las candidatas de la oposición, y sus identidades –ambas son las esposas de los anteriores alcaldes, arrestados y destituidos en el marco de las protestas antigubernamentales que afectan Venezuela desde febrero pasado– ciertamente le dan a su triunfo connotaciones especiales.

En el central estado de Carabobo, Rosa Brandonisio de Scarano se quedó con la alcaldía del municipio de San Diego, luego de obtener un impresionante 87,62% de los sufragios.

Mientras que Patricia Gutiérrez de Ceballos será la nueva alcaldesa de San Cristóbal, la capital del estado andino de Táchira, al haber obtenido el 73,62% de los votos totales.

Las dos mujeres habían llamado a votar por ellas para protestar por la sentencia en contra de sus esposos, Vicencio Scarano y Daniel Ceballos, y por el manejo que le ha dado el gobierno a las protestas.

Y, para alegría de la oposición, su llamado se saldó con un número de votos mayor al obtenido por sus maridos en diciembre pasado, además de una participación del electorado también más elevada: un 60%, o más, en ambas municipalidades.

Rosa Brandonisio de Scarano (centro) obtuvo un 87,62% de los votos.

"En San Cristóbal y San Diego el abuso del poder recibió una lección inolvidable", fue, de hecho, la primera declaración de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la gran ganadora de la jornada.

Lea también: Municipales con sabor a referendo en Venezuela

Votos vs. protesta

Ambas municipalidades son, sin embargo, bastiones históricos de la oposición, por lo que la victoria de sus candidatas en realidad se daba por descontada y no necesariamente puede interpretarse como representativa de la división de opiniones en toda la sociedad venezolana.

Pero la importancia asignada a los comicios por la MUD, que ha hecho de la liberación de los encarcelados por las protestas una condición para regresar a la mesa de diálogo con las autoridades, ya se había hecho patente con la participación de sus principales líderes en los cierres de campaña de Ceballos y Scarano.

Y en el momento en el que se anunció el veredicto de las urnas pudieron escucharse aplausos incluso en la lejana Caracas, aunque fuera en el mayoritariamente opositor barrio de Los Palos Grandes donde este corresponsal se encontraba de paso.

Ahora, sin embargo, la pregunta es: ¿cómo leerán los opositores los buenos resultados?

"El resultado de estas elecciones es una muestra de que el voto protesta es un instrumento eficaz", dijo por ejemplo la MUD a través de un comunicado.

Los centros de votación fueron férreamente supervisados por las fuerzas de seguridad.

"La protesta SÍ funciona! (…) La calle vence!", fue, por su parte, la que dijo a través de su cuenta de Twitter la exdiputada María Corina Machado.

Lección democrática

El gobierno, por su parte, no parece haberle asignado a los resultados la misma importancia que la oposición, probablemente porque no cree que sean replicables en localidades con una tradición opositora menos arraigada.

Y en declaraciones a la oficialista Venezolana de Televisión el vocero del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Jorge Rodríguez, de hecho ofreció los resultados como un ejemplo de la fortaleza de la democracia venezolana.

"Debemos leer en estos resultados la lección que la población venezolana le da a los factores políticos, sobre todo a un factor de la oposición que siempre suele recurrir a atajos, a la violencia, a vías distintas al voto para hacerse con el poder", señaló Rodríguez.

"Pero hay una lección que el pueblo de Venezuela una y otra vez repite. La única forma de lograr el poder en Venezuela (…) es por la vía del voto, por la vía de los mecanismos que establece la democracia a través de la Constitución", insistió.

Y, más temprano, el presidente del país, Nicolás Maduro, también se había pronunciado en el mismo sentido.

"Oposición: ustedes pueden gobernar alcaldías, gobernaciones, solo a través de elecciones y democráticamente. Ahí quien gane, lo reconoceré como alcalde. Lo llamaré y lo incorporaré a las reuniones", dijo el mandatario.

"Pero si se vuelven locos y empiezan a quemar el municipio otra vez, actuarán las autoridades. Y si fuera el caso de destituir, por parte del poder judicial, lo acataremos y se convocarán elecciones, así, no sé, cada tres meses habrá elecciones ahí, hasta que haya paz", advirtió Maduro.

Horas después, desde San Cristóbal –la ciudad donde precisamente empezaron las protestas–, Patricia de Ceballos le respondió en nombre de la oposición con un sonoro "la lucha continúa".

Pero la pregunta sigue siendo: ¿con qué armas?, ¿con qué estrategia?

Contenido relacionado