Cómo saludar, comer y portarse en viajes de negocios

  • 8 junio 2014
Apretón de manos

Para tener éxito en el extranjero, es conveniente conocer la cultura local de negocios y sus costumbres.

Mientras que el entorno laboral global es más fluido e interconectado que nunca, a nivel local se mantienen los matices culturales propios, tanto en lo social como en lo profesional. Estar al tanto y respetarlos puede ayudar a generar confianza y facilitar las negociaciones globales.

Entonces, antes de su próxima –y en especial de su primera- reunión de negocios en Shanghái, Londres o Río de Janeiro, repase lo básico de la cultura profesional.

La BBC consultó manuales y expertos en etiqueta de todo el mundo para brindarle un panorama de lo que debe saber al saludar a sus colegas y clientes, de cómo comportarse durante las reuniones y las comidas y qué esperar a la hora de hacer negocios en siete de los centros de la economía mundial.

En Singapur…

Saludos: la gente se estrecha la mano al conocerse y también suelen saludarse con una pequeña y cortés reverencia. Los singapurenses se tratan con formalidad así que usted debe hacer lo mismo. Las tarjetas de negocios deben ofrecerse y recibirse con ambas manos.

Citas: llegar tarde es considerado descortés. Al menos, llegue a tiempo. En Singapur se aprecia el llegar temprano, ya sea para los negocios o las actividades sociales.

Reuniones: el objetivo es la eficiencia así que las reuniones y los tratos de negocios suelen hacerse rápido. Los singapurenses son directos a la hora de conversar, incluso cuando se trata de dinero. La gente se viste de manera conservadora, sobre todo en el ámbito de los negocios. El rango es importante y define cómo interactúa la gente en las reuniones. Por ejemplo, se evita estar directamente en desacuerdo con alguien de mayor rango.

Comidas: son comunes, pero generalmente se las trata como reuniones sociales en vez de negocios.

Generalmente, habrá cubiertos asiáticos, palitos de madera y cucharas de porcelana y deben utilizarse.

Singapur cuenta con una población islámica considerable, así que evite usar su mano izquierda para pasar las cosas en la mesa o para comer, incluso si usted es zurdo.

Generalmente se le da a cada comensal un pequeño tazón de agua y una toalla para que se lave las manos. Moje la toalla y úsela para limpiar la yema de sus dedos y su boca, si fuera necesario. Si le dan un limón, frótelo en sus dedos y luego sumérjalos en el tazón.

En Brasil...

Saludos: los brasileros son reconocidos mundialmente por ser cálidos y amistosos y esto se evidencia en la cultura de negocios del país. Los brasileros suelen permanecer cerca cuando están hablando con una persona y suelen tocarla –por ejemplo, en el hombro- mientras lo hacen.

La gente se suele saludar (particularmente las mujeres) con ligeros besos en las mejillas, incluso en el ambiente de los negocios. Los hombres acostumbran a estrecharse la mano.

Tómese el tiempo de saludar y hablar con cada uno de los presentes. Además, trate de despedirse individualmente de cada uno de ellos.

Citas: los horarios suelen ser flexibles en Brasil; las reuniones de trabajo pueden comenzar más tarde de lo acordado. Sin embargo, es mejor llegar a tiempo para estar seguro.

El cronograma laboral brasilero incluye una cantidad importante de días feriados nacionales y una generosa cantidad de días de vacaciones. La gente suele tomarse días de descanso – y los disfrutan. Ellos no esperan hacer (ni que otros hagan) negocios durante los días de descanso, así que prepárese para lidiar con el cronograma de vacaciones y feriados.

Reuniones: los brasileros son sociables y prefieren el contacto cara a cara en vez de la comunicación por correo electrónico o teléfono. Las relaciones personales son de gran importancia en el ámbito brasilero de los negocios, de modo que las conversaciones pueden desviarse hacia temas que otras culturas considerarían privados (como la vida personal o las actividades familiares). No se sorprenda si eso sucede, incluso en reuniones con varios asistentes.

Comidas: los brasileros tienden a mantener las apariencias y programar las comidas de negocios en restaurantes lujosos y de renombre. Estas pueden durar horas pues en Brasil no se come apurado. Los almuerzos también pueden prolongarse hasta incluso entrada la tarde. Se espera que el anfitrión haga la transición de la conversación del ámbito laboral al ámbito privado.

En Reino Unido…

Saludos: los británicos se comportan de forma educada y reservada a la hora de los negocios. Respetan el espacio personal y no se paran o hablan demasiado cerca. Se saludan con apretones de manos, pero más suaves que el saludo firme que ha de esperarse al hacer negocios en Estados Unidos.

Citas: los británicos suelen seguir los cronogramas y esperar puntualidad en todos los asuntos, incluso en las comidas. Cuídese de no programar reuniones en horarios en los que podría llegar tarde. Los días laborales británicos suelen seguir un cronograma claro y la mayoría de los profesionales se van a casa a las 17:00 ó 17:30.

Reuniones: la sociedad británica está separada en sectores y sus estructuras de negocios siguen claramente una jerarquía similar. Se espera que usted siga el protocolo: debe dirigirse a la gente indicada y usar los medios establecidos para planear y llevar a cabo las reuniones. Éstas deben programarse de antemano y tener un objetivo específico, el cual debe resumirse en la invitación a la misma.

Comidas: los británicos siguen modales formales en la mesa e incluso posicionan correctamente los cubiertos en el plato (a las 5:25) cuando terminan de comer. También puede que lo inviten a asistir a un partido de cricket o a una regata en lugar de a un almuerzo de negocios. Estos son eventos formales y los asistentes deben vestirse de manera apropiada, es decir, de traje.

En China…

Saludos: la gente se estrecha la mano al conocerse, generalmente con ligeras reverencias. Se tienen en cuenta y se respetan la edad y el rango. La gente se saluda de acuerdo a esto. Debido a que los chinos valoran al grupo por sobre el individuo, los nombres completos se escriben con el apellido primero. También puede que ellos se presenten de esta manera. La gente también suele presentarse con todos sus títulos y el nombre de su compañía y usted también debe hacerlo.

Citas: se aprecia y respeta la puntualidad en los negocios. Sin embargo, llegar temprano a una cena es señal de hambre y se considera descortés. Llegue a una cena o reunión aproximadamente cinco minutos antes de la hora pactada.

Reuniones: comparada con las demás culturas del mundo, la cultura china es muy reservada. Como tal, los chinos pueden parecer distantes en las reuniones profesionales. Estas se llevan a cabo con una cortesía y un respeto formal y sólo se habla de negocios. Las reuniones son sumamente estructuradas, por lo tanto, se considera descortés interrumpir. Además, como los chinos están siempre tan conscientes de la antigüedad y el rango, la disposición de los asientos debe respetar ese orden.

Comidas: los chinos son anfitriones muy hospitalarios y generosos, incluso al hacer negocios. No es raro que le ofrezcan banquetes a sus huéspedes (un gesto que debería devolverse en algún momento), ni que los socios comerciales discutan sobre quién pagará la cuenta.

También es probable que haya muchos brindis durante las comidas. En este caso, el protocolo es que choque su copa debajo del borde de la de alguien de mayor rango. No se sirva su propia copa, pero asegúrese de mantener llenos los vasos de quienes están a su lado.

Los platos suelen servirse en mesas giratorias y usted debe servirse del que esté directamente en frente suyo. Hacer sonidos al sorber la sopa y eructar es aceptable, no deje de hacerlo. La gente deja comida en el plato para demostrar que está satisfecha. También es común que los anfitriones chinos se queden hasta que se vaya el invitado de honor.

En Estados Unidos…

Saludos: la gente se presenta con su nombre y un firme apretón de manos a cada uno de los presentes. La cultura de negocios en EE.UU. generalmente tiene en cuenta la diferencia entre la vida profesional y la privada. Si bien es común hacer cumplidos y preguntar cómo le va al otro, en seguida la conversación se enfoca en los negocios. De igual manera, los estadounidenses tienen muy en cuenta el espacio personal y suelen dar más lugar que en los países de Europa o Latinoamérica. Hablar muy de cerca incomoda en el ámbito profesional estadounidense.

Citas: se espera puntualidad en las llamadas telefónicas y en las comidas. Muchos estadounidenses consideran que llegar a la hora pactada es llegar tarde en el ámbito de los negocios, así que asegúrese de llegar temprano. Dicho esto, espere uno o dos rezagados. Las cenas de negocios generalmente tienen lugar luego de concluida la jornada laboral y suelen empezar, como muy tarde, a las 19:00.

Reuniones: en la mayoría de los ambientes de negocios, los estadounidenses programan tiempos de reunión y se aferran a ellos. La conversación es estrictamente de negocios y suele mantenerse en el tema pactado, si bien hay pequeñas charlas generales antes o luego de concluida la reunión. Si bien depende del tipo de negocio, los estadounidenses suelen vestirse de manera conservadora. Sin embargo, muchos lugares de trabajo de EE.UU. adoptaron políticas de vestimenta casuales.

Comidas: los estadounidenses están dispuestos en hacer negocios durante cualquier comida, incluyendo el desayuno. Sin embargo, no suelen durar más de una hora, aunque sea el almuerzo, así que hay que estar pendiente del reloj. Tenga en cuenta, sin embargo, que revisar el teléfono móvil o responder llamadas durante una comida se considera descortés.

Espere a que le sirvan a todos para empezar a comer. Se sabe que los estadounidenses son de buen comer, así que siéntase libre de repetir si le ofrecen.

Fumar en lugares cerrados es impopular, además de ser ilegal en la mayoría de los lugares donde se llevaría a cabo una comida de negocios. Para estar seguro (y evitar que lo juzguen) espere hasta que haya terminado de comer y fume en el exterior. Siga el ejemplo del anfitrión al ordenar bebidas alcohólicas.

En Emiratos Árabes…

Saludos: aquí el estatus es importante, así que primero se debería saludar a la persona de mayor antigüedad, con todos sus títulos. Un apretón de manos prolongado es la manera más común de presentarse. No retire la mano, incluso si le parece demasiado duradero. No es raro que alguien tome la mano de la otra persona para mostrarle algo o guiarlo hacia un lugar.

Citas: en la mayoría de las compañías, la semana laboral oficial es de sábado a jueves, para evitar trabajar el viernes, día sagrado islámico.

Si bien los locales suelen ser relajados con sus horarios y hacen esperar a los demás, esperan que los extranjeros sean puntuales.

La llamada a oración islámica suena cinco veces por día y puede interrumpir las negociaciones. Su anfitrión probablemente se retirará y usted debe esperar pacientemente a que regrese.

Reuniones: según dicta el protocolo, las mujeres deben cubrirse por completo a la hora de vestirse, incluso en el ámbito laboral. También los hombres suelen cubrirse del cuello a los codos y hasta las rodillas. Ellos no deben mantener demasiado el contacto visual con las mujeres. Los tratos de negocios suelen hacerse entre familia y amigos y se tiene muy en cuenta el honor.

Generalmente, las primeras reuniones tienen como objetivo relacionarse y generar confianza y, por lo tanto, los negocios están en segundo lugar.

Comidas: la hospitalidad se toma en serio en Medio Oriente, al punto de que algunas comidas o eventos pueden parecerle extravagantes a los extranjeros.

La gente invita a la gente a sus casas y también ofrece comidas de negocios en restaurantes.

Debe evitarse tocar o pasar comida con la mano izquierda. Recuerde además que en Emiratos Árabes, así como en los demás países islámicos, es ilegal el consumo de alcohol en público.

Los desayunos de negocios también son comunes, pero si la reunión es con una sola persona y su anfitrión le ofrece café, usted debe rechazarlo. Esto puede parecer extraño, pero es una tradición cultural. El café sólo debe aceptarse si ya está preparado o presente en la mesa.

En Suiza…

Saludos: salude con un apretón de manos a todos al llegar y al irse. Los suizos suelen ser formales y dirigirse a los demás por su apellido y título honorífico. También son respetuosos de la vida privada y no le hacen preguntas personales a sus colegas. Evitar estos temas.

Citas: la puntualidad es vital, esto está relacionado con el profundo respeto que tienen los suizos por el tiempo ajeno. Llegue a las reuniones o a los eventos unos minutos antes para evitar problemas.

Reuniones: los suizos se enorgullecen de ser tranquilos para los negocios. Tienden a ser firmes en sus tratos sin parecer insistentes. También tienen una estructura clara en sus compañías y se respeta a la autoridad. Los puestos superiores toman las decisiones, incluso si los demás no están de acuerdo. Se espera que se vista de forma prolija y pulcra. Los suizos preparan una orden del día para sus reuniones de negocios y la siguen al pie de la letra. Asegúrese de revisar la suya antes de llegar.

Comidas: los suizos cuidan de su tiempo libre fuera del horario laboral. Lo más probable es que usted sea invitado a un almuerzo de negocios en lugar de a una cena. Si llegara a darse el último caso, su pareja también será invitada, y debería asistir, de ser posible. Los suizos tienen modales formales en la mesa. También mantienen sus manos sobre la mesa y sus codos fuera de ella. Se considera educado terminarse la comida que esté en plato.