El precio de llamarse Maradona, Lineker o Platini en Brasil

  • 11 junio 2014
Lineker
Hay muchas formas del nombre Lineker en Brasil: Linique, Linick, Linik.

Cuando Ángela quedó embarazada acordó con su marido que si el bebé era niña se llamaría Amanda, pero si era niño, le llamarían Lineker, en homenaje al atacante británico Gary Lineker, delantero de la Copa del mundo de 1986.

Nació niña y aún así fue llamada Lineker.

"No sé cómo logró mi papá convencer a mi mamá", dice la estudiante de 21 años, Lineker Hoffman.

Después de eso, varias personas, niños y niñas, en su ciudad natal de Espíritu Santo, al sureste de Brasil, fueron nombradas también como el ídolo británico, según le cuenta a la BBC.

Muy dentro de la creatividad brasileña, la escritura de Lineker fue variando con el tiempo: Linique, Linick, Linik.

Lineker Hoffman debería haberse llamado Amanda.

Cada vez que comienza un nuevo mundial, aparece una verdadera selección de homónimos por fuera de los estadios brasileños.

Un notorio surgimiento de Romarios ocurrió exactamente en 1994 cuando el exatacante brasileño lideró la selección nacional para ganar su cuarto título en un mundial de fútbol, de acuerdo a una investigación del economista Lucas Scottini.

El equipo de nombres de ídolos extranjeros de la época incluye Rummanigue da Silva, Jorge Beckenbauer, Michel Patini Goes, Klinsman Carrilho, Ruud Guillit Ribeiro y Diego Maradona da Silva.

La Mano de Dios

Bautizar a los hijos con los nombres de jugadores famosos -brasileños o no- es una práctica común en el país, que se aviva en la época de los Mundiales.

El Maradona Brasileño, por ejemplo, es resultado de la Copa Mundo de 1986.

"Elegimos este nombre en el momento en que anotó un gol con la mano", dice la ama de casa María Lucía da Silva, de 52 años.

Al ingeniero técnico Diego Maradona da Silva, de 26 años, no le gusta mucho el homenaje. Además de no jugar fútbol ha tenido que soportar bromas sobre su rival argentino toda su vida.

"No fue un verdadero ídolo, un ejemplo para su país".

Diego no le puso nombres de jugadores a ninguno de sus hijos, pero la tradición no se rompió.

Su hermana bautizó a su primer hijo Henry en honor al francés Thierry Henry. Otros de sus hijos se llama también Romario.

"Yo no elegí ponerles nombres de jugadores porque estuve muy jodido con el mío en la infancia, pero tampoco quise cambiar el mío. Me acostumbré", dice Maradona a la BBC.

Vergüenza

Romario (derecha) fue uno de los nombres más populares para niños que nacieron en junio de 1994.

La ley brasileña es liberal en relación a la elección de los nombres.

A diferencia de Portugal, donde hay una lista de alrededor de 3.000 opciones y grafías que se pueden utilizar, la ley de Brasil dice que el nombre no puede causar vergüenza. Corresponde al notario llevar el caso a los tribunales cuando se considera que un nombre es vejatorio

La adopción de nombres de objetos, nombres creados a partir de la mezcla de sílabas o palabras prestadas es frecuente en el país, lo que hace que muchas personas quieran cambiarlos ante un tribunal cuando son adultos.

El abogado Gerson Martins, quien ha logrado cambiar más de un centenar de nombres, dice que no es usual que homónimos de futbolistas soliciten el cambio.

Quiénes tienen nombres de jugadores dicen que una de las ventajas es tener un nombre diferente y notable. Aunque hay algunos inconvenientes.

"Nunca entienden mi nombre. Me llaman 'blequienpauer, blequinopauer'", dice el abogado Jorge Beckenbauer, de 43 años, que lleva el nombre del jugador alemán.

El estudiante Klinsmann Carrilho, de 19 años -llamado así porque a su madre le parecía guapo el delantero alemán- pasa por la misma situación.

"Siempre me llamarán Cristian", dice.

Aun así, él ya decidió: cuando tenga un hijo lo llamará Matthaus, en honor al compañero de Klinsmann en la selección alemana. "Va a ser una broma con mi hijo", dice.

A pesar del nombre, a él mismo no le gustaba mucho el fútbol cuando niño. Empezó a jugar con la pelota y a animar a un club, al Real Madrid español, cuando él descubrió al ídolo portugués Cristiano Ronaldo.

Hoy en día, dice que a menudo confunde a la gente cuando usa la camiseta del club con su nombre.

"Todo el mundo me ha estado preguntando si Klinsmann jugó en el equipo", dice.

El economista Lucas Scottini investigó la relación entre los nombres y los indicadores sociales.

Su estudio, que usó datos de estudiantes en escuelas públicas y privadas -no existe en el país, un solo registro oficial de datos de nacimiento-, detectó un patrón en la elección del nombre Romario, estrella de la Copa del Mundo de 1994.

La mayoría de los Romarios nacieron exactamente en junio de 1994, cuando el equipo brasileño ganó el cuarto título. Los padres de los Romarios tienden a tener menor nivel educativo y renta media global.

Homenaje

A pesar de no haber iniciado, la Copa Mundo 2014, ya cambió la opción predeterminada de nombres en el país, de acuerdo al sitio web BabyCenter, que utiliza un registro de unos 60.000 nombres de bebé para elaborar listas de opciones populares.

El sitio registró el nombre del defensor David Luiz en la lista de los cien nombres más utilizados. También se registraron, desde el año pasado, dos Messis, cuatro Cristianos Ronaldos un Sneijder y un Inzaghi.

Como su homónimo inglés, Lineker también juega fútbol profesional.

Neymar, la estrella de la selección brasileña que jugará el Mundial de fútbol este año, también va en aumento.

"Yo quiero que sea un campeón", dice la secretaria Lenilda Bezerra, de 29 años, embarazada de cinco meses un Neymarzinho.

La estrategia de los campeones tuvo efecto en Lineker Augusto da Silva Matos, de 21 años.

"Todo el mundo me dijo que tenía que honrar mi nombre, así que lo intenté", dice Lineker Augusto, que ahora juega profesionalmente para Águia de Marabá, equipo de del estado de Paraná de la Serie C brasileña.

Al igual que muchos otros de los que llevan el mismo nombre, Lineker no verá los partidos del Mundial. Aparte de las dificultades para comprar los boletos, algunos se quejan de los elevados gastos del gobierno en el evento, pensamiento que se ha generalizado en Brasil antes del inicio del evento.

"Va a haber un montón de huelgas, mucho desorden. Vamos a ver si funciona", dijo el abatido Michel Platini Goes da Costa, de 28 años.

Por su parte, Edson Arantes do Nascimento Souza, de 43 años, dedicado a la metalurgia y más conocido como Pelé, es pesimista con la actuación de la selección -a diferencia del Pelé original, que es el más entusiasta-.

"Tal como está, se me hace difícil que Brasil se gane esta".

Contenido relacionado