General retirado británico ve con pesimismo situación en Irak

Miembros de ISIS Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Combatientes de ISIS en una imagen tomada de uno de sus propios videos de propaganda.

En días en que el grupo radical Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, según sus siglas en inglés) tomó la segunda ciudad de Irak, Mosul (el martes), y lanzó un ataque contra la ciudad de Tikrit (el miércoles), tras meses de avanzar sobre el territorio del país, un militar británico que conoce bien ese país se pregunta si las cosas se han hecho bien tanto allí como en Siria, donde también opera el ISIS.

El general retirado Tim Cross, del ejército británico, es un experto en logística militar que trabajó en Macedonia y Kosovo en los 90 y fue enviado en 2003 a Irak para participar en las llamadas tareas de reconstrucción del país junto al ejército de Estados Unidos.

Cross conversó con John Humphrys, del programa Today de BBC Radio 4.

¿Lo que estamos viendo ahora era, en retrospectiva, inevitable?

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption En 2003 Tim Cross estuvo en Irak como parte de la misión de reconstrucción.

No tengo dudas de que subestimamos las dificultades de llevar lo que nosotros veríamos como una democracia a un lugar como Irak. Estuve en tres misiones en los Balcanes en los 90. Y la gente me solía preguntar "¿cuándo se volverán los Balcanes democráticos?".

Y tras tres misiones mi respuesta era "probablemente en tres o cuatro generaciones". No se puede poner un cartel en el frente de un edificio, llamarlo parlamento, y esperar que la nación se vuelva democrática. Estas cosas llevan mucho tiempo.

Miro para atrás y veo la ingenuidad de la clase política sobre esta verdaderamente profunda división entre las comunidades sunitas y chiitas en el Medio Oriente.

He escuchado decir, y creo que tiene algo de mérito, que lo que estamos viendo es el equivalente de la Guerra de los 30 Años en Europa en la primera mitad del siglo XVII, con la división entre cristianos católicos y protestantes.

Duró 30 años, terminó con la Paz de Westfalia, que tuvo por resultado la creación de estados soberanos como los entendemos hoy. Pero continuó de muchas maneras hasta comienzos del siglo XX, cuando ya teníamos democracias establecidas como las conocemos hoy.

Esta división (entre sunitas y chiitas) es verdaderamente profunda, y no creo que la hayamos comprendido.

Lea más sobre la división entre sunitas y chiitas

¿Se puede defender la idea de permitir que continúe en el poder un líder autoritario, que es capaz de controlar esta división, capaz de estar por encima de ella, usando la fuerza bruta, muertes, etc., en vez de intentar reemplazarlo con algo más democrático?

Existe un argumento a favor de esa idea. Las palabras deben elegirse aquí con sumo cuidado.

La realidad es que al mirar a Irak hoy, al mirar a Siria, personalmente siento que arrinconamos (al presidente Bashar al) Asad demasiado pronto en Siria, como si no hubiéramos aprendido algunas lecciones de Irak.

El mal menor en esta parte del mundo es un líder fuerte, uno podría decir un dictador.

Desde el punto de vista de la política occidental esto es muy desagradable, claro que lo es; desde el punto de vista humanitario es una farsa y, por supuesto, para grandes sectores de la población de estos países sería desastroso.

La gente suele citar lo que pasó (en Irak) desde 2003, pero hay quienes dicen que un millón de personas murieron bajo el régimen de Saddam Hussein.

Estos son asuntos muy complicados. El problema es que creemos que estas cosas son más fáciles de resolver de lo que en verdad son, también ponemos plazos muy cortos. Creo que nos fuimos de Irak y Afganistán demasiado pronto.

Y ante la pregunta de qué podemos hacer, creo que no podemos usar la fuerza ya, nadie va a estar interesado en llevar fuerzas militares a la región ahora.

Mi instinto me dice que el público británico, el de EE.UU. y los políticos no quieren eso.

Entonces nos tenemos que quedar mirando lo que sucede en Siria e Irak con mucho miedo e inquietud.

Creo que sí. Creo que potencial de esta división es muy serio. El eje Irán-Irak, de un lado, y Arabia Saudita del otro.

No creo que esto vaya a desaparecer pronto.

Creo que estamos diez años dentro de (este proceso), pero mi instinto me dice que probablemente nos queda otra década de esto.

Lo peor podría estar por venir, porque si ISIS ahora controla muchas zonas de Siria e Irak y consolida su posición, y comienza a concentrar su atención en Europa y EE.UU., podría hacer dejar pequeño a al Qaeda.

En primer lugar está el peligro de que Irak se parta en tres, una parte Kurda, otra chiita y otra sunita. Pero creo que es una posibilidad.

La intención de ISIS, creo, es crear un espacio ingobernable, no es algo nuevo. Y creo que están intentando crear un espacio desde el que puedan operar, no tan diferente del Talibán en Afganistán. Creo que esa es su principal intención. La pregunta es si veremos las consecuencias de esto en (Occidente). Ese peligro existe.

Lea: ISIS, el grupo vinculado a al Qaeda que desafía al gobierno de Irak

Contenido relacionado