En qué beneficia a Ucrania el pacto con la UE que disparó la crisis

Acuerdo entre la UE y Ucrania Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presidente ucraniano, Petro Poroshenko (c), sonríe con el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso (i), y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy (d).

En noviembre pasado, la presión de Rusia convenció al entonces presidente de Ucrania, Viktor Yanukovych, a suspender la firma de un acuerdo político y comercial con la Unión Europea (UE). Este viernes Ucrania lo firmó. En el medio el país vivió una verdadera pesadilla.

El acuerdo, que también incluye a Moldavia y Georgia, establece que todas las partes crearán progresivamente una área de libre comercio en un límite de tiempo de 10 años desde que el pacto entra en vigencia.

Esto pone a Ucrania a las puertas de una profunda integración con el bloque europeo, con los potenciales beneficios derivados de comerciar con un mercado de 500 millones de personas. Y la aleja Moscú.

La decisión original de Yanukovich de rechazar el pacto llevó a cientos de miles de personas a las calles de Kiev a reclamar un mayor acercamiento con Europa. Los consiguientes enfrentamientos entre manifestantes y la policía dejaron decenas de muertos y heridos, y terminaron provocando la huida del mandatario hacia Rusia.

En medio de la crisis política, Moscú concretó la adhesión a la Federación Rusa de Crimea, donde se encuentra una importante base de la armada rusa, y tras la anexión estalló una suerte de guerra civil en el este ucraniano.

"Ucrania pagó el precio más alto posible para hacer realidad sus sueños europeos", dijo este viernes el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, quien calificó la concreción del acuerdo como el día histórico más importante del país desde su independencia en 1991.

Rusia, por su parte, ya manifestó que no se quedará de brazos cruzados. Aunque reconoció que cada estado tiene el derecho de firmar los tratados que quiera, el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Grigory Karasin, advirtió que las consecuencias de esta firma "serán serias".

Los beneficios

En el largo plazo, el acercamiento con la Unión Europea puede significar un impulso para la economía ucraniana, debido a que los productores del país tendrán acceso al área de libre comercio más grande del mundo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En medio de la crisis hubo un referendo para decidir el destino de Crimea.

Pero como señala el analista de la BBC Laurence Peter, el acuerdo implica reformas a las leyes ucranianas y nuevas regulaciones que, en el corto plazo, pueden provocar dificultades para los productores locales, hasta que se adapten al cambio.

Muchos de ellos, añade Peter, "no saben exactamente qué tienen que hacer".

Sergiy Klymenko, un productor de lencería ucraniano, reconoció que los comerciantes y productores sufrirán inicialmente y que los productos europeos implicarán una dura competencia, pero agregó que "no hay otra alternativa" para llegar a Europa.

Klymenko le dijo a la BBC que es como lanzarse al agua: "Que uno tenga éxito o no dependerá de la habilidad de cada uno, algunos podrán nadar, otros se ahogarán".

Pero este camino a Europa es, según el periodista ucraniano de la BBC Olexiy Solohubenko, lo que para muchos en Ucrania justifica las turbulencias iniciales.

"Económicamente le ofrece a Ucrania ampliar su comercio con la UE, modernizar su economía, atraer inversiones extranjeras y luchar más efectivamente con la corrupción interna; políticamente refuerza el ejercicio del derecho, el derecho por la propiedad privada y las instituciones democráticas", señala Solohubenko.

El periodista añade que a nivel geopolítico, el acuerdo lleva a Ucrania más lejos de Rusia, país que tras la anexión de Crimea y el apoyo a los rebeldes en el oeste, ya no es contemplado como una nación amiga.

Invasión

Rusia sostiene que una vez que el área de libre comercio sea una realidad, productos europeos invadirán su territorio ya que Moscú y Kiev tienen su propio acuerdo de libre comercio.

Lo que también preocupa al gobierno de Vladimir Putin es que los productos europeos terminen siendo una mejor opción para los consumidores de Ucrania, y que Rusia termine entonces invadida de productos ucranianos.

Como resultado, informa el corresponsal de la BBC en Kiev David Stern, los funcionarios rusos han advertido que se pueden producir incrementos arancelarios sobre las importaciones ucranianas para restringir el comercio entre ambos países.

Esta amenaza tiene serias implicaciones, ya que Rusia es el principal importador de productos ucranianos.

"Más allá del acuerdo, lo que molesta a Rusia es que Ucrania haya elegido a la UE antes que unirse a la unión que promueve Moscú con repúblicas euroasiáticas como Kazajastán, Bielorrusia y ahora Armenia", indica el editor del servicio ruso de la BBC, Famil Ismailov.

Para Ismailov, esta unión es uno de los instrumentos del Kremlin para seguir manteniendo su influencia en las exrepúblicas soviéticas. Otra herramienta ha sido abrir o cerrar sus mercados.

"El año pasado Rusia cerró, por ejemplo, su mercado al chocolate ucraniano, o tras el conflicto con Georgia se terminó la importación de vinos de ese país, pero con el acuerdo con la UE, Ucrania tendrá otras opciones para resistir este tipo de presión", concluyó Ismailov.

Inclinado hacia Occidente

El acuerdo firmado con la Unión Europea está plagado de referencias hacia Ucrania como una nación "europea" más que una exrepública soviética con históricos lazos con Rusia.

Image caption La decisión de Yanukovich de suspender la firma con la UE empujó a cientos a las calles de Kiev.

En el preámbulo se reconoce a Ucrania "como un país europeo con una historia y unos valores comunes con los otros miembros de la UE", se destaca "la importancia que Ucrania le da a su identidad europea" y se toma en consideración "el fuerte apoyo público en el país" hacia una integración con la federación.

El pacto también deja claro su compromiso con la independencia, la soberanía, la integridad territorial y la inviolabilidad de las fronteras de Ucrania, en un momento en que la nación todavía no se recupera de la pérdida de la península de Crimea.

Ucrania vive también un conflicto separatista en el este del territorio que según las Naciones Unidas ha dejado más de 420 muertos desde mediados de abril.

Al realizarse el acto de la firma, el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, describió la jornada como "un gran día para Europa".

"La UE se encuentra a su lado, hoy más que nunca", dijo Van Rompuy a los líderes de Ucrania, Moldavia y Georgia.

Contenido relacionado