Descubridor del Ébola critica a la OMS por la lentitud en su respuesta

  • 7 agosto 2014
Image copyright Peter Piot
Image caption Piot descubrió el virus del Ébola en el Congo en 1976.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva a cabo una reunión de emergencia para discutir cómo hacer frente al brote del Ébola en África Occidental, que ya se ha cobrado la vida de casi 900 personas.

Mientras tanto, se reportó que dos estadounidenses infectados en Liberia están mejorando después de haber sido tratados con un fármaco experimental.

Hasta ahora la OMS se ha opuesto a utilizar medicamentos cuya efectividad y seguridad no ha sido debidamente comprobada, argumentando que no es algo "ético, viable ni sensato". Sin embargo, la organización va a decidir si cambia su postura.

Sin embargo, en una entrevista con la BBC, Peter Piot -el descubridor del virus en 1976- se mostró en desacuerdo con esa posición.

"Cuando tienes una enfermedad que mata al 90% de las personas infectadas, creo que es justificable desde el punto de vista ético utilizarlos", dijo el investigador de origen belga, quien es actualmente director de la Facultad de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

"Creo que hay algo que está claro. Si tenemos una epidemia de ese tipo aquí (Reino Unido), yo se lo que pasaría: habría llamados a usar tan pronto como fuese posible cualquier medicamento experimental".

Al mismo tiempo, Piot reconoció las dificultades específicas que representa utilizar nuevos fármacos en Guinea, Liberia y Sierra Leona, los países más afectados por el brote.

"En lo que estoy de acuerdo con la OMS es que tenemos que discutir con la gente en esos países si eso es aceptable, especialmente en un clima de sospecha extrema, que bordea en la paranoia, sobre los doctores occidentales que vienen a experimentar con la población local".

Falta de mercado

Los dos estadounidenses que han experimentado una aparente mejoría fueron tratados con el medicamento ZMapp, desarrollado por la empresa de biotecnología Mapp Biopharmaceutical Inc., y previamente sólo utilizado en monos.

Piot apuntó que desde hace tiempo se experimenta con vacunas y medicamentos para los cuales no hay un mercado.

"Por falta de dinero no se hicieron más pruebas y la única forma de demostrar que sí son efectivos es probarlos en seres humanos. Este nos es un medicamento para el que compañías farmacéuticas vayan a invertir cientos de millones de dólares", recalcó, y señaló la necesidad de buscar financiamiento para desarrollarlos.

"No deberíamos esperar hasta la próxima epidemia para comenzar a tratar pacientes. Es necesario que haya apoyo público para que estemos listos cuando ocurra el siguiente brote".

"Lenta reacción"

Image copyright REUTERS
Image caption Kent Brantly es uno de los dos estadounidenses que ha recibido tratamiento con el medicamento experimental ZMapp.

Piot también enfatizó que las dimensiones del brote, el mayor hasta la fecha, han hecho que el enfoque tradicional de aislar a los pacientes y rastrear los contactos del enfermo no haya resultado efectivo esta vez.

"La OMS está finalmente despertando en cuanto a la respuesta", subrayó. Esta epidemia probablemente comenzó en diciembre, se confirmó en marzo en Guinea y fue apenas la semana pasada que tuvimos una verdadera movilización".

Piot se mostró confiado en que el brote no llegue a ser global.

Explicó que el virus requiere un "contacto muy cercano" para propagarse. Sin embargo, reconoció su preocupación por la presente situación.

"Cuando trabajé en 1976 en el primer brote conocido del Ébola, nunca me imaginé que llegaría a involucrar a cuatros países y que sería tan difícil de detener".

Vea también: La odisea del médico que fue en busca del Ébola

Contenido relacionado