Quién es Guido / Ignacio, el nieto de la simbólica abuela de Plaza de Mayo

Guido Carlotto
Image caption Guido Carlotto, hasta ahora conocido como Ignacio Hurbán, es músico y amante del jazz. Esta imagen es de su perfil de Facebook.

Ya hace un tiempo lo sospechaba, porque le decían que se parecía a los Carlotto. Y eso fue lo que lo llevó a presentarse ante la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad en Argentina para confirmar su verdadera identidad.

Fue una decisión instintiva, no un dato concreto, lo que llevó a Ignacio Hurban, de 36 años, a hacerse las pruebas de ADN hace menos de un mes.

Y este martes se confirmó que Hurban, músico, pianista, compositor, amante del jazz y del tango, es en realidad Guido Montoya Carlotto, nieto de la reconocida dirigente de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

"Soy el nieto de Estela de Carlotto", le dijo simplemente a uno de sus amigos más íntimos, según le contó a la prensa argentina.

Hasta ahora Guido Carlotto pensaba que había nacido en 1978 en Olavarría, a unos 300 km al sudoeste de Buenos Aires, y así aparece en su página de internet: "Pianista, compositor y arreglador, nació en Olavarría en 1978".

Pero en realidad nació el 26 de junio de 1978 en el centro clandestino de detención "La Cancha", en la ciudad de La Plata. Su madre, Laura Carlotto, era militante montonera (la izquierda peronista), al igual que su padre, Oscar Montoya, según confirmaron los Carlotto este martes.

Según la familia, Guido fue robado de su madre a las pocas horas de que ésta diera a luz.

Lea también: El hallazgo que conmueve a Argentina

Su vida en un campo de Olavarría

Guido se crió en un paraje rural de Olavarría con sus padres adoptivos Juana y Clemente Hurban.

Como no tenía hermanos, pasó mucho tiempo solo y leía mucho. A los 12 años comenzó sus estudios formales de música, tras unas pocas lecciones de teclado en el pueblo donde creció, según cuenta en su página de internet.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El nieto de Estela de Carlotto pensaba que había nacido en Olavarría en 1978

"Es el intelectual de la barra (grupo de amigos). Nos recomienda libros, escribe muy bien. Es muy solidario, muy querido y nos ayuda cuando hay que escribir", le contó otro de sus amigos a la prensa local argentina.

Como músico e intérprete de jazz es admirado por sus pares argentinos y tiene un alto perfil en Olavarría, donde se desempeña como director de la Escuela Municipal de Música de esa ciudad.

Pero su trabajo musical sobrepasa las fronteras e incluye presentaciones y proyectos con músicos del Reino Unido, Italia, entre otros.

El mismo Ignacio Hurban, o Guido Montoya Carlotto como hoy se le conoce, refleja su eclecticismo musical cuando señala en su página de Facebook: "géneros, Jazz, tango, folclore y todo lo que resulte de la combinación de ellos".

Las huellas de lo que parece ser un prolija carrera musical incluye la canción "Para la memoria", que en su letra dice: "si lapidando al poeta, se cree matar la memoria, que más le queda a esta tierra, que va perdiendo su historia".

La pieza hace una clara alusión a la lucha por la recuperación de la memoria histórica argentina, uno de los ideales de las Abuelas de la Plaza de Mayo, aunque Hurban no era conocido como un gran abanderado de esta lucha.

Según dijeron sus amigos al diario argentino La Nación, no sospechaba nada cuando la escribió. "Sólo la escribió porque le interesaba el tema".

"Muy conmovido"

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "Está muy conmovido, le decían que se parecía a los Carlotto", explicó su abuela

Guido o Ignacio Hurban hasta ahora no ha hablado públicamente y en su página de Twitter y Facebook no hay referencia alguna a la noticia de su identidad recuperada.

"Está muy conmovido", explicó su abuela en una conferencia de prensa este martes.

Pero en Facebook hay una gran cantidad de comentarios felicitándolo por ello.

"Gracias por tu determinación, por acercarte, por hacerte ese ADN. Emocionaste a 40 millones de Argentinos. Gracias!!", comentó una de sus amigas en Facebook.

"Ignacio, ojala esta realidad sea lo que necesitabas en tu ser, me alegra la verdad y me alegra también la lucha de tu abuela", expresó otro.

"Te mando un abrazo enorme en este momento de emoción y conmoción", señala otra amiga. "Estamos todos emocionados".

Contenido relacionado