Los reclamos africanos a EE.UU. por el manejo del brote de Ébola

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En África Occidental no han podido usar el medicamento experimental producido en EE.UU.

Mientras crece la epidemia de ébola, que ya se ha cobrado la vida de más de 900 personas en África occidental, los dos únicos estadounidenses contagiados fueron tratados en su país con un medicamento experimental que parece estar dando resultados.

Es una situación que ha dado pie a reclamos por parte de algunas voces en el continente africano que piden que ese tratamiento experimental, conocido como ZMapp, esté disponible para los enfermos de ese continente.

Ante lo que las autoridades estadounidenses aseguran que no hay todavía medios técnicos para ofrecer ese medicamento en grandes cantidades ni está probado que el remedio sea efectivo.

"Los estadounidenses son muy egoístas. Sólo se preocupan por sus propias vidas y las de nadie más", le dijo a la AP Anthony Kamara, un joven de Sierra Leona, uno de los países que padece el brote de ébola.

Desde que comenzó la crisis hace cinco meses en Guinea, la falta de cura contra la enfermedad ha sido uno de los mensajes repetidos constantemente por las autoridades.

Pero ahora aparecen noticias de un posible "suero milagroso" que, sin embargo, no está todavía disponible para los pacientes africanos.

Lea también: Cómo evitar que se propague el ébola

Derechos de autor de la imagen BBC World Service

Para Nouridine Sow, profesor de sociología del Instituto Universal de Guinea, la falta de disponibilidad del ZMapp "muestra que simplemente los pacientes blancos y negros no tienen el mismo valor a los ojos de la medicina mundial", según declaró a la agencia AP.

En una reciente edición del programa de la BBC "World Have Your Say" ("Mundo, toma la palabra") -dedicado a dar voz a la audiencia- sobre la crisis del virus del Ébola, varios de los oyentes africanos alzaron la voz para expresar su preocupación por la situación.

"Occidente no está haciendo nada para deshacerse de este virus. Si les hubiera pasado a ellos, los africanos hubiéramos mostrado enorme preocupación. Dios nos salve de este virus", dijo Abdul Karim Mansaray desde Sierra Leona.

Tony Inyan, también desde Sierra Leona, dijo que cree que EE.UU. debería ayudar y más especialistas médicos deberían ser enviados.

Uso en fase experimental

Ante la situación de crisis, portavoces de las autoridades sanitarias en África Occidental han comenzado a hacer llamados para poder conseguir el suero, que es obtenido de ratones previamente infectados y de cuya sangre se han extraído los anticuerpos necesarios para luchar contra el virus.

Sin embargo, un portavoz de Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), organización basada en Estados Unidos, dijo que "virtualmente no hay dosis disponibles".

Además, las autoridades sanitarias estadounidenses insisten en que todavía no existen garantías de que pueda servir para impedir que se propague el virus, que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales, provoca fiebres hemorrágicas y tiene una tasa de mortalidad de hasta el 90% de los infectados.

En este último brote, el mayor de la historia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado 1.711 contagios, 932 mortales, en Guinea -donde se inició el brote en marzo-, Liberia, Nigeria y Sierra Leona.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service

Varios expertos, incluyendo Peter Piot, descubridor del virus en 1976, han hecho llamados para que los tratamientos experimentales puedan estar a la disposición en los cuatro países que luchan para contener la epidemia.

En un comunicado conjunto, los especialistas señalaron que "a los gobiernos africanos se les debe permitir tomar decisiones informadas sobre si usar o no estos productos para, por ejemplo, proteger y tratar a los trabajadores de salud que corren riesgos especialmente altos de infección".

Mientras tanto, la OMS decidió convocar la semana entrante una reunión extraordinaria de especialistas en ética médica para decidir si da el visto bueno a las pruebas.

El medicamento

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El fármaco que aparentemente dio resultados positivos en los trabajadores estadounidenses se produce en Kentucky.

Por otra parte, aún no está claro si ZMapp, que sólo había sido probado previamente en monos, es la razón por la cual los dos trabajadores estadounidenses experimentaron mejorías.

Larry Zeitlin, presidente de Mapp Biopharmaceutical, la empresa que produce el suero, declaró que están haciendo gestiones con la Agencia de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés) para encontrar la vía más rápida para ponerlo a la disposición.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, dijo que el fabricante del ZMapp informó a las autoridades que le llevaría dos o tres meses producir sólo "una modesta cantidad"."Ni siquiera sabemos cómo funciona", subrayó.

El diario The New York Times reportó que la rapidez con que se pueda producir dependerá hasta cierto punto de la compañía de tabaco Reynolds America, que es propietaria de la instalación en Kentucky donde el fármaco es producido.

El medicamento es uno de varios que están siendo probados y no todos en la comunidad científica están de acuerdo en que deberían ser utilizados.

Sin embargo, con una tasa de mortalidad entre las personas infectadas de hasta el 90%, inevitablemente la atención se ha centrado en la posibilidad de adquirirlo, aun sin que se haya comprobado su efectividad ni sus efectos secundarios.

"Que la ciencia nos guíe"

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption En Liberia se declaró estado de emergencia por el brote.

Para el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es demasiado temprano para aprobar el fármaco y depende de los científicos dar el consentimiento al uso de los medicamentos cuando se cuente con toda la información necesaria.

"Tenemos que dejar que la ciencia nos guíe", dijo el mandatario en su intervención en la cumbre con países africanos que se celebró esta semana en Washington.

Además, el gobierno estadounidense anunció la formación de un grupo especial para acelerar el uso de los diferentes medicamentos que están siendo probados contra el virus del Ébola.

El director del CDC, Thomas Frieden, explicó en el Congreso que la agencia tiene a más de 200 personas trabajando en su sede de Georgia (EE.UU.) para buscar una salida al brote y que pronto habrá más de 50 expertos en África occidental.

Vea también: Descubridor del Ébola critica a la OMS por la lentitud en su respuesta

Contenido relacionado