Los peligros de inhalar el "gas de la risa"

  • 11 agosto 2014
Image copyright PYMCA ALLAMY

Sintetizado por primera vez por el químico inglés Joseph Priestley en 1772 y utilizado mayormente con fines medicinales, el óxido nitroso o “gas de la risa” se ha convertido en los últimos años en una popular droga recreativa.

Se suele comercializar dentro de globos que son inhalados y su uso se ha ido extendiendo en los últimos años en Europa, al tiempo que han aumentado los llamados para alertar sobre sus efectos adversos.

En Reino Unido la Asociación de Gobierno Local (LGA por sus siglas en inglés), organización que agrupa cerca de 400 municipios de Inglaterra y Gales, decidió emitir una advertencia sanitaria sobre su uso.

Al ser considerado como un medicamento, el consumo del gas en Reino Unido y en mucho otros países no es ilegal por lo que la lucha para controlarlo se basa en tratar de impedir el tráfico de la sustancia.

En ese sentido la LGA reveló que últimamente se han estado incautando grandes cantidades de la sustancia entre vendedores callejeros.

El municipio de Hackney, en el este de Londres. señaló que en una sola noche del pasado julio había confiscado 1.200 bidones contendores del químico en los alrededores de los pubs y discotecas de Shoreditch, un barrio conocido por su vibrante movida nocturna.

Efectos nocivos

La LGA calcula que cerca de 500.000 jóvenes son consumidores de la sustancia, que provoca una momentánea sensación de euforia en el consumidor.

La organización se refirió a sus peligros, subrayando que puede causar falta de oxígeno, generando una posible caída de la presión sanguínea, desmayos e inclusos ataques cardíacos.

Igualmente, señaló que su prolongado uso puede ocasionar anemia, daños en la médula espinal y envenenamiento del sistema nervioso central.

La portavoz del la LGA, Katie Hall, mostró su preocupación porque la droga "que puede ser altamente peligrosa, se sigue viendo ampliamente como si fuese segura".

Popularidad en la red

Mientras tanto, se han ido multiplicando en internet los videos de personas utilizando el "gas de la risa". La LGA se mostró especialmente preocupada por algunos clips en redes sociales en los que aparentemente se mostraban a niños inhalando la sustancia.

“Es totalmente inaceptable que esta moda este siendo mostrada como algo atractivo y estimulada en esta forma”, señaló Hall.

Un vendedor del gas, que no se quiso ser identificado, le dijo a la BBC que advertencias como la de la LGA no tendrían mayor impacto en los usuarios.

"Las personas saben los riesgos y los toman, y hay una demanda tan grande por eso", indicó.

"Hay personas famosas haciéndolo y creo que cuando la gente ve a gente famosa haciéndolo, de todos modos lo van a querer hacer".

Contenido relacionado