¿Por qué China no quiere más democracia en Hong Kong?

  • 1 septiembre 2014
Manifestantes con pancartas durante las protestas en Honk Kong
Los grupos prodemocracia hicieron un llamado a la desobediencia civil.

China y Hong Kong están sumidos en una batalla política por la forma como se implementá el proceso para las primeras elecciones directas que se llevarán a cabo en el territorio para elegir nuevo líder en 2017.

El domingo Pekín anunció lo que muchos sospechaban: descartó las nominaciones abiertas de candidatos para el cargo de jefe ejecutivo de Hong Kong.

Las autoridades chinas indicaron que habrá dos o tres candidatos que serán nominados por un comité "ampliamente representativo".

Esto, aseguran los expertos, significa que la lista de seleccionados será limitada a candidatos pro Pekín.

Los activistas prodemocracia condenaron la decisión. Afirman que ésta "frustra las esperanzas de la gente para el cambio e intensificará los conflictos en la sociedad", y prometieron llevar a cabo protestas masivas.

Pero ¿por qué importan estas elecciones? y ¿por qué Pekín se resiste a entregar más derechos a los habitantes del territorio?

Cerca de 3.000 personas participaron de las protestas contra la decisión de Pekín.

¿Cuál es la relación entre Pekín y Hong Kong?

Hong Kong, una antigua colonia británica, es actualmente una Región Administrativa Especial de la República Popular de China.

La región fue entregada a Pekín en 1997 después de que Reino Unido y China firmaron un acuerdo en 1984.

Alex Chow, secretario general de la Federación de Estudiantes de Hong Kong, se dirigió a la multitud.

En éste Pekín acordó gobernar a Hong Kong bajo el principio de "un país, dos sistemas", con el cual la región podría gozar de "un mayor grado de autonomía, excepto en asuntos exteriores y de defensa" durante 50 años.

Es decir, el principio permite mantener un sistema económico capitalista bajo la soberanía de un país de ideología oficial comunista.

Así Hong Kong cuenta con su propio sistema legal, y sus derechos, que incluyen la libertad de asamblea y la libre expresión, están protegidos.

Actualmente el jefe ejecutivo de Hong Kong es elegido por un comité electoral de 1.200 miembros. La mayoría de los representantes son considerados pro Pekín.

La "miniconstitución" de Hong Kong, llamada Ley Básica, establece que el "último objetivo" es elegir a un jefe ejecutivo "por sufragio universal" pero que los candidatos deberán ser nominados por "un comité ampliamente representativo".

¿Por qué importan las elecciones de 2017?

La votación de 2017 será la primera elección directa de jefe ejecutivo: por primera vez el que ocupe el cargo será elegido por los electores. Por eso el anuncio sobre cómo se llevaría a cabo el proceso electoral era ampliamente esperado.

Pero el domingo el comité legislativo dirigente anunció que los electores sólo tendrán una lista de dos o tres candidatos seleccionados por un comité nominador. Pekín dijo también que todos los candidatos deberán ser "patrióticos".

Antes del anuncio China emitió una firme advertencia contra lo que llamó "la interferencia extranjera en Hong Kong" en el proceso electoral del territorio.

La medida ha provocado indignación entre los activistas prodemocracia que temen que China use al comité nominador para descartar a los candidatos que desaprueba.

¿Por qué Pekín no permite mayor apertura política en Hong Kong?

Muchos creen que el dictamen anunciado el domingo refleja los temores de los líderes en Pekín de que cualquier concesión política en Hong Kong podría alentar las demandas de liberalización en el territorio continental. Dichas demandas fueron extinguidas en la Plaza de Tiananmen en 1989.

El actual jefe ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, defendió la decisión del gobierno chino.

Li Fei, subsecretario general del Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo indicó abiertamente que la nominación abierta de candidatos crearía una "sociedad caótica".

"Muchos en Hong Kong han perdido mucho tiempo discutiendo cosas que no son apropiadas. Si el jefe ejecutivo no ama al país y se enfrenta a Pekín, (el principio de) 'un país, dos sistemas' fracasará" afirmó.

El fallo también intenta frenar lo que Pekín dice son "fuerzas exteriores" que conspiran contra China.

Un artículo publicado el sábado en el periódico estatal People's Daily señalaba que algunos en Hong Kong estaban "conspirando" con fuerzas exteriores.

"No sólo están socavando la estabilidad y el desarrollo de Hong Kong, sino también intentan convertir a Hong Kong en una "cabecera de puente" para subvertir e inflitrarse en el territorio continental chino" dice el artículo.

"Esto no será permitido de ninguna manera", agrega citando a un funcionario anónimo de la cancillería.

El artículo no identifica cuáles son las fuerzas exteriores a las que el gobierno acusa de conspiración. Pero varios países en occidente han pedido mayor apertura política en la antigua colonia británica.

¿Qué se espera ahora?

Los grupos prodemocracia en Hong Kong prometieron luchar contra el dictamen del gobierno chino que, dicen, permitirá a Pekín seguir eligiendo quién gobierna Hong Kong.

Los activistas prodemocracia dijeron que llevarán a cabo protestas masivas en Hong Kong.

El cofundador del movimiento prodemocracia Occupy Central, Benny Tai Yiu-ting, dijo: "Este es el fin de cualquier diálogo. En las próximas semanas, Occupy Central comenzará ola tras ola de acciones".

El domingo, un grupo de manifestantes protestó frente a los edificios del gobierno en Hong Kong.

Uno de ellos, Henry Chung, le dijo a la agencia AFP: "Estoy muy triste. Hemos esperado muchos años. Y ahora no tenemos nada".

Contenido relacionado