Los extranjeros que luchan en el conflicto de Ucrania

  • 2 septiembre 2014
Image copyright BBC World Service
Image caption Rafa Muñoz Pérez, un español que lucha con los rebeldes en Donetsk con una pulsera con los colores de la República Española.

Franceses, españoles, suecos o serbios. Los combatientes extranjeros que luchan para ambas bandos del conflicto en el este de Ucrania vienen de diversos lugares de Europa y tienen motivaciones distintas.

Los que no son mercenarios están combatiendo inspirados por causas que se remontan a las guerras en la ex Yugoslavia o incluso a la Guerra Civil Española de los 30.

La mayoría de extranjeros vienen de Rusia, aunque es cada vez más difícil separar a los rusos que combaten como voluntarios de los soldados del ejército regular supuestamente enviados en misiones encubiertas.

A los rebeldes prorrusos ucranianos les gusta exaltar la figura de sus combatientes extranjeros, presentándolos como Brigadas Internacionales modernas que enfrentan el "fascismo". Mientras tanto ha habido debates en Kiev sobre la conveniencia de crear una "Legión Extranjera" ucraniana.

A continuación, les presentamos algunos de los combatientes extranjeros de acuerdo a su país de origen, en un fenómeno que se asemeja de alguna manera al de los jóvenes musulmanes británicos y de otras partes de Europa que se van a combatir en los conflictos del Medio Oriente.

Rusia

No es un secreto que ciudadanos rusos han ocupados altos puestos entre los rebeldes, siendo el más famoso entre ellos Igor "Strelkov" Girkin, quien, incluso hasta el año pasado, habría tenido el rango de coronel de reserva en el Servicio de Seguridad Federal de Rusia.

Hay fuertes evidencias de que combatientes de las tropas rusas entraron al este de Ucrania para unirse a los rebeldes, pero es un área gris determinar si se trata de voluntarios haciendo causa común con rusos étnicos en Luhansk y Donetsk, o mercenarios.

Image copyright BBC World Service
Image caption El combatiente checheno Ruslan Arsayev.

El líder rebelde Alexander Zakharchenko dijo públicamente que entre 3.000 y 4.000 "voluntarios" rusos han combatido para los rebeldes desde el comienzo de la revuelta en abril.

Mientras tanto se cree que chechenos, tanto de la República rusa de Chechenia como de la diáspora que está en el exilio, están peleando para ambos lados del conflicto, pero principalmente para los rebeldes.

Un hombre armado que se presentó como checheno, Ruslan Arsayev, le dijo a la página de noticias de internet Mashable que luchaba para Ucrania porque no se "inclinaría ante Putin".

El periodista Oliver Carroll, quien se encuentra trabajando en Ucrania, señala que se trata de un veterano de seis campañas militares que llegó al país para combatir durante la revolución. Fue herido dos veces y una bala le perforó un pulmón.

Arsayev viene de una familia bien conocida de guerreros. Uno de sus hermanos fue ministro de Seguridad en el gobierno rebelde checheno de Aslan Mashhadov. Otro, fue condenado por el secuestro de un avión que viajaba a Moscú en 2001.

"Putin convirtió mi patria en la Rusia de Stalin con docenas de informantes en cada calle", dijo, añadiendo que no estaba dispuesto a aceptar el gobierno de Putin y pronosticó un levantamiento checheno en un futuro "muy, muy cercano".

Francia

Aproximadamente 20 ciudadanos franceses fueron a luchar a Ucrania para los dos bandos del conflicto, indicó la estación de la radio pública francesa France Info en un informe del 11 de agosto.

Image caption El grupo francés le dio al periodista de Le Monde Pierre Sautreil una foto de Nikola Perovic con una bandera francesa en la región sur de Donetsk el 11 de agosto.

Cuatro de ellos, incluyendo dos ex soldados, se fueron a Donetsk a luchar para los rebeldes. El periódico ruso KomsomolsjayaPravda los filmó posando con armas.

Su portavoz es Victor Lenta, de 25 años, quien previamente le dijo al periódico francés Le Monde que se desempeñó como cabo del ejército francés, siendo enviado a Afganistán, Costa de Marfil y Chad. Otro miembro es Nikola Perovic, también de 25 años y de origen serbio. También habría combatido como cabo en la infantería francesa.

Ambos le dijeron a Le Monde que eran fundadores de un movimiento ultranacionalista llamado Unidad Continental, que organizó manifestaciones en Francia y Serbia en apoyo del presidente sirio Bashar al Asad y del serbio Vojislav Seselj, sospechoso de cometer crímenes de guerra.

Según lo que le dijeron a Le Monde, Rusia es el último bastión en contra de la globalización liberal que, para ellos, es "responsable por la decadencia de los valores nacionales y la pérdida de soberanía francesa".

Aparentemente, su principal rol entre los rebeldes es darle entrenamiento de combate a los reclutas provenientes de países de Europa Occidental.

En el otro lado, Gaston Besson, de 47 años, ha estado combatiendo para el gobierno ucraniano como miembro de su batallón de voluntarios Azov, una unidad conocida por su asociación con la extrema derecha.

Sin embargo, Besson se describe a sí mismo como "revolucionario de izquierda", según France Info. Al parecer se trata de un ex paracaidista que habría combatido en diversos conflictos desde Croacia hasta Colombia.

Es conocido por sus esfuerzos para reclutar otros extranjeros y en un artículo aparecido en Eurasianet, señaló que "cada día recibo por correos electrónico docenas de solicitudes de personas que quieren unirse a nosotros, especialmente de países como Finlandia, Noruega y Suecia".

España

Para dos luchadores de izquierda españoles, el conflicto en el este de Ucrania representa una oportunidad de devolver un favor histórico.

Image copyright BBC World Service
Image caption Angel Davilla-Rivas (centro) y Rafa Muñoz Pérez (derecha) en Donetsk.

Ángel Davilla-Rivas le dijo a la agencia de noticias Reuters que se había unido junto a su compañero Rafa Muñoz Pérez a combatir para los rebeldes en reconocimiento del apoyo de la Unión Soviética a la causa republicana en la Guerra Civil Española.

Muñoz, de 27 años, es un ex trabajador social que ha militado en las Juventudes del partido Izquierda Unida desde 2010, reseñó el diario español El País en un artículo. Su amigo, de 22 años, es de Murcia y pertenece a los Colectivos de Jóvenes Comunistas de Cartagena, la rama juvenil del Partido Comunista de los Pueblos de España.

Image copyright Reuters
Image caption Muñoz Pérez bromea con su instructor en una base de los separatistas prorrusos en Donetsk.

Davilla-Rivas mostró tatuajes en su torso de los líderes soviéticos Vladimir Lenin y Joseph Stalin.

"Soy hijo único y a mi madre, a mi padre y a mi familia les duele mucho que me esté poniendo en riesgo. Sin embargo…no puedo dormir en mi cama pensando en lo que está sucediendo aquí", le dijo a Reuters.

Mientras tanto, también hay informes sobre españoles combatiendo del lado del gobierno ucraniano, según un artículo aparecido en el Kyiv Post.

Serbia

Se cree que docenas de serbios están combatiendo del lado rebelde, aparentemente atraídos por un sentimiento de solidaridad étnico y nacionalista con los cristianos ortodoxos rusos de la región y por su hostilidad hacia la OTAN, ya que consideran al gobierno de Ucrania como su representante.

Sin embargo, el experto en temas de seguridad basado en Belgrado, Zoran Dragisic, le dijo a la emisora alemana Deutsche Welle que los combatientes serbios están luchando principalmente como mercenarios para ambas partes del conflicto ucraniano.

"Es el adoctrinamiento lo que atrae a los jóvenes, algunos de ellos casi niños, a la guerra", señaló.

Mientras tanto, hay movimientos dentro de Serbia para detener el flujo de combatientes que se van al este de Ucrania, incluyendo la promulgación de una ley que criminaliza la participación en guerras extranjeras.

Suecia

Image copyright BBC World Service

En una entrevista con Dina Newman de la BBC, un francotirador sueco con puntos de vista de extema derecha, Mikael Skillt, dijo que estaba luchando para el gobierno ucraniano porque creía en la "supervivencia de la gente blanca". Es miembro del batallón Azov.

"Sería un idiota si dijera que no quiero ver la supervivencia de los blancos", señaló. "Después de la Segunda Guerra Mundial los ganadores escribieron su historia. Ellos decidieron que siempre es algo malo decir que se es blanco y estar orgulloso de eso".

Al mismo tiempo, añadió que con el tiempo planea irse a combatir para el presidente sirio Bashar al Asad porque creía que estaba haciéndole frente al "Zionismo Internacional".

Polonia

Unos informes en los que se señalaba que polacos estaban combatiendo en Ucrania hicieron que Varsovia negase oficialmente que sus ciudadanos estaban luchando como mercenarios para el gobierno ucraniano, advirtiendo que todo polaco que lo hiciera podría enfrentar sentencias a prisión a su regreso, señaló La Deutsch Welle.

Image copyright ap
Image caption Ambos bandos del conflicto atraen a extranjeros (foto archivo).

Leonid Smolinski, un ciudadano polaco de 49 años nacido en Ucrania, resultó muerto en una emboscada el 12 de agosto mientras servía en el batallón de voluntarios Dnipro en Ucrania, según Euromaiden Press.

Se sabe de al menos un polaco que combate con los rebeldes. En un discurso en la capital rebelde, Donetsk, publicado en la página radical polaca xportal, Bartosz Becker se describió a sí mismo como representantes del "pueblo libre polaco que está en contra de las bases terrorista de la OTAN en Polonia".

Alemania

Margarita Zeidler es una ex enfermera que se fue a vivir en Ucrania en 2002 por motivos religiosos, después de convertirse a la Iglesia Rusa Ortodoxa, según una entrevista con el periódico Komsomolskaya Pravda.

Afectada por los sucesos en Kiev durante el levantamiento de Maidan en el invierno se mudó inicialmente a Crimea y luego a la región de Donetsk, luego de que una de sus amigos resultara muerto en mayo. Se convirtió en la encargada de información de los rebeldes en Slovianks durante su asedio por fuerzas del gobierno.

Aunque se describe a sí misma como periodista, le dijo al periódico que siempre tenía un rifle de asalto "a su alcance".

Hablando en ruso en un video publicado en You Tube el 11 de agosto, señaló que "no me podía quedar parada mirando como los fascistas ucranianos matan civiles".

EE.UU.

A pesar de los señalamientos rebeldes, hay pocas evidencias de presencia de voluntarios estadounidenses sobre el terreno. La excepción fue un ucraniano-estadounidense llamado Mark Gregory Paslawsky, quien había adoptado la nacionalidad ucraniana.

Paslawsky, o Franko, como le gustaba que lo llamaran, falleció cuando combatía para el gobierno ucraniano en el asedio de la localidad de Ilovaisk.

En una entrevista para Vice News, Franko, graduado de 55 años de West Point y banquero de inversiones de Nueva York, explicó que básicamente quería ayudar a erradicar la corrupción en Ucrania, indicando que "allí la elite política tenía que ser destruida".

Los medios rusos sugieren que también hay ciudadanos estadounidenses luchando para los rebeldes.

Italia

Francesco F, de 53 años, se enroló en el batallón Azov para "combatir en una buena batalla contra Rusia", informó el semanario italiano Panorama en un artículo publicado en junio.

Image copyright Reuters
Image caption Unos combatientes del batallón Azov portan una bandera con el simbolo "Wolfsangel", asociado con los neo nazis.

Ya venía haciendo negocios en Ucrania dos años antes de que irrumpiera la violencia y señaló que "encontró su hogar al lado de los nacionalistas ucranianos" en las barricadas de Maidan.

Francesco, quien también apareció en un video reportaje de Il Giornale, tiene un pasado asociado a la extrema derecha italiana, según Panorama.

Otros países

Se ha informado de la presencia de combatientes de otras nacionalidades, probablemente en pequeñas cantidades.

Ciudadanos de Georgia, Bielorrusia, Finlandia, Noruega Canadá, Croacia, Eslovenia y la República Checa, además de Rusia, están participando como voluntarios en el lado del gobierno.

El líder rebelde Alexander Zahharchenko dijo el 17 de agosto que entre sus voluntarios extranjeros se incluían turcos y rumanos.

Contenido relacionado