Las tres principales críticas que se le hacen al Watch de Apple

  • 10 septiembre 2014
Apple Watch Image copyright Reuters
Image caption El esperado reloj inteligente de Apple se presentó el martes pero no saldrá a la venta hasta 2015.

Cuatro años detrás del iPad y después de mucha especulación sobre si Apple había perdido su capacidad de innovar, el gigante tecnológico presentó el martes un producto nuevo, el Watch.

Llega más bien tarde al terreno de los relojes de pulsera inteligentes. Pero como ocurrió con sus productos anteriores, ¿logrará Apple redefinir esa categoría?

Apple aprendió de los errores de las compañías rivales antes de presentarlo.

Le dio un buen aspecto y lo hizo personalizable. Los periodistas de moda elogiaron el hecho de que se pueda modificar de acuerdo a los gustos personales.

Habrá numerosas opciones de correas –de oro, de cuero, de plástico–, y tres estilos de reloj que incluyen una versión deportiva y otra clásica.

Precisamente, el aspecto tosco de muchos de los relojes inteligentes diseñados hasta ahora fue una de las razones por las que estos dispositivos no llegaron a alcanzar un gran éxito.

Otra de las principales innovaciones tecnológicas del Apple Watch es su sistema de navegación, bautizada como "Digital Crown", con la que el usuario puede navegar por el reloj desde la rueda o corona lateral.

Y se combina con una pantalla "force touch", sensible a diferentes niveles de presión.

Pero no todo han sido halagos.

A continuación, las tres principales críticas que los expertos le han hecho al Apple Watch.

1.- ¿Qué hace que no pueda hacer un teléfono?

Image copyright Reuters
Image caption Apple no dio detalles sobre la autonomía del Watch, lo que algunos interpretan como una mala señal.

En términos generales el Apple Watch no hace nada que un teléfono inteligente no pueda hacer.

Muchos analistas comentan que ninguna de las tecnologías integradas al reloj es particularmente revolucionaria.

La lectura del ritmo cardíaco que ofrece el Watch probablemente permita datos más precisos, pero ya existen aplicaciones parecidas que se pueden utilizar en el teléfono.

Del mismo modo, la capacidad de usar el nuevo sistema de pagos Apple Pay, replica una ventaja que muchos en Europa ya están disfrutando con sus tarjetas de crédito y débito.

Por otro lado, el Watch resulta más incómodo que un teléfono a la hora de enviar o leer mensajes de texto.

Pero para James McQuivey, analista de la compañía de investigación digital Forrester, más que un reloj el Watch es un "facilitador de un estilo de vida digital", que no tiene por qué competir con los teléfonos inteligentes ni con los relojes tradicionales.

2.- Sólo se puede usar con un iPhone5 o modelo superior

Image copyright Reuters
Image caption Apple aprendió de los errores de las compañías rivales antes de presentar su retoño.

El modelo más simple de Watch costará US$349. Es un precio más elevado que el del rival de Samsung, Galaxy Gear, de US$272, o los US$320 del Moto360 de Motorola.

Pero quizá la mayor limitación es que para poder utilizarlo el usuario deberá tener también un iPhone 5 o posterior.

En este sentido probablemente los más rápidos en adoptar esta tecnología pagarán el mayor precio.

"Pagan el precio más alto y obtienen la tecnología más rudimentaria, cuando poco después llega un producto que es más fino, con una batería más duradera y normalmente más barato", comenta Tim Stevens, editor de la revista Cnet.

Los próximos modelos de Watch probablemente mejoren las desventajas del reloj actual, como su dependencia de un iPhone para funciones de GPS y de descarga de aplicaciones.

3.- Habrá que recargarlo a diario

Image copyright .
Image caption La posibilidad de personalización es uno de los aciertos del Apple Watch.

Apple no dio detalles sobre la autonomía de su reloj inteligente, lo que algunos interpretan como una mala señal.

Los analistas coinciden en que probablemente habrá que recargar el Watch a diario, dadas las características de la pantalla.

Apple dijo que la batería debería durar todo el día, pero otros fabricantes hicieron promesas similares que en la práctica fueron difíciles de cumplir.

El Watch tampoco se podrá usar mientras se recarga, porque utiliza un sistema de inducción con imanes que se acoplan a la parte de atrás del reloj.

Y lo que aún no se sabe...

Por otro lado, sabemos que es resistente al agua pero no sumergible.

Image copyright Getty Images
Image caption Una prueba clave: ¿darías la vuelta al darte cuenta de que te lo olvidaste en casa?

Hay quien se pregunta también si habrá una versión para zurdos.

Quedan aún muchas preguntas por responder de aquí a su salida a la venta en 2015.

Entretanto, Rory Cellan-Jones, periodista del equipo de tecnología de la BBC, se pregunta para qué sirve realmente el Watch y si pasaría lo que para él es una prueba clave: ¿darías la vuelta al darte cuenta de que te lo olvidaste en casa?

"Para la mayoría de nosotros ese es definitivamente el caso con un teléfono inteligente. Pero habiendo probado varios relojes inteligentes yo no tendría ningún problema en vivir sin él por un día".

Siga la sección de tecnología de BBC Mundo a través de @un_mundo_feliz

Contenido relacionado