El auge de los detectives prematrimoniales en las bodas en India

Novios indios Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Las bodas en India pueden ser eventos muy costosos.

En India, las bodas son grandes ocasiones, más que en otras culturas. Las familias ahorran toda la vida para pagar por estos acontecimientos especiales, cuyas celebraciones suelen prolongarse durante días con miles de invitados.

Con tanto dinero invertido, es común que una familia contrate a un detective privado para investigar a un potencial novio o novia antes de la ceremonia.

India cuenta con una abundancia de agencias de detectives prematrimoniales establecidas para indagar las relaciones del pasado, los ingresos y la historia familiar de los futuros cónyuges.

Taralika Lahiri, de 53 años, se unió a esta profesión en 1987. Sin ningún adiestramiento formal, aprendió la mayor parte de su oficio en el terreno.

Después creó su propia agencia, National Detective & Corporate Consultants (NDCC), en 1994, con una inversión inicial de US$5.000, proporcionada por su familia.

En 1987 era apenas una de un puñado de mujeres en el campo. Ahora, dice, es un empleo popular entre el género femenino.

Image caption Taralika Lahiri ha trabajado en la industria de los detectives privados durante más de 25 años.

La demanda por detectives femeninas está creciendo, principalmente porque las mujeres son las principales clientas de las investigaciones matrimoniales y se sienten cómodas contratando a otras mujeres para que se encarguen del fisgoneo.

Estafadores en línea

Taralika se inició como una empresa unipersonal, aunque ahora tiene 15 empleados y afirma que el negocio es floreciente.

"Una razón por la cual las investigaciones prematrimoniales han crecido en India es porque cada vez más matrimonios son arreglados en internet.

"Antes, todos teníamos una red de tías que conocían a chicas y chicos elegibles y los escogían para formar parejas. Ahora, uno puede estar lidiando con cualquier persona con un perfil falso: él o ella podría estar en India o en el exterior".

Las familias desean estar seguras de que el hombre o la mujer escogidos para su hija o hijo son genuinos y no un fraude.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption Las bodas son un gran negocio en India, así que las familias no quieren sorpresas desagradables sobre un futuro cónyuge.

La detective recuerda un caso en el que un magnate con base en Delhi la contrató para saber más sobre el novio de su hija.

El aspirante a yerno siempre vestía ropa de diseñador, manejaba autos de lujo y la citaba en cafés de categoría. La familia comenzó a sospechar y quería revisar sus antecedentes financieros.

Tras seguirlo durante semanas, el equipo de Taralika descubrió que era un estafador que falsificó su domicilio y alquilaba autos para engañar a la chica.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock
Image caption ¿Es el ser amado todo lo que dice ser?

Pruebas necesarias

Taralika señala que puede ser duro decirle a una persona joven que el novio o la novia con la que piensa casarse no es quien parece ser.

Es importante recolectar pruebas contundentes, como fotos e historiales de llamadas telefónicas, para convencer a los clientes, afirma.

Mientras que las investigaciones prematrimoniales dominan su actividad, las disputas después de las bodas también le están dando cada vez más trabajo.

Las tasas de divorcio en India están aumentando. Cuando las disputas matrimoniales se ponen desagradables y llegan a la corte, ambas partes buscan pruebas para sustentar sus denuncias, que suelen girar en torno a aventuras extramaritales.

Los abogados también contratan con frecuencia a investigadores como Taralika con el fin de recopilar evidencias para respaldar sus casos.

"Suele ser cuestión de reducir la pensión alimenticia u obtener la custodia de un hijo, pero la corte quiere tener pruebas sólidas para sustentar el caso", indica Taralika.

Image caption Cuando Taralika comenzó con su agencia, era una empresa unipersonal.

Filmación encubierta

La detective cita un caso en el que un indio no residente que vivía en Estados Unidos la contrató para espiar a su esposa.

Su mujer lo había demandado por una gran pensión alimenticia, citando como razón su incapacidad para trabajar por estar paralizada de la cintura para abajo y necesitaba el dinero para cuidar a sus hijos.

El marido sabía que ella estaba viajando a una boda en Delhi y entregó todos los detalles relevantes a Taralika.

Fue así que el equipo de Taralika acudió encubierto a la boda, haciéndose pasar por fotógrafos y camareros. Cuando la mujer llegó, vestida con el típico atuendo indio para casamientos, bailó como parte de la procesión por el lado del novio.

El equipo de Taralika filmó toda la ceremonia y envió la evidencia al tribunal estadounidense a cargo del divorcio. Eso cerró el caso en favor del esposo.

Los costos por los servicios de la agencia varían de caso a caso, pero Taralika dice que una investigación prematrimonial general cuesta unos US$500.

Una investigación post-matrimonial suele ser "mucho más" dura, ya que se tiende a requerir más evidencias.

Image caption La nueva tecnología ha ayudado a los detectives privados en su labor.

"Intuición y trabajo duro"

Taralika afirma que las cosas han mejorado en la profesión desde que comenzó a trabajar como detective.

Ahora hay mucha más tecnología a la mano, como cámaras de alta resolución con lentes de visión nocturna, y dispositivos de grabación ocultos que caben en los anteojos o en los bolsillos.

Con el entrenamiento adecuado, sus empleados pueden extraer datos de internet para recopilar información de los registros públicos.

Pero, mientras los dispositivos le han hecho la vida más fácil, Taralika puntualiza que nada supera a la "anticuada intuición y el trabajo duro".

Contenido relacionado