¿Por qué las elecciones en Florida dependen de Puerto Rico?

Puertorriqueños en Orlando Derechos de autor de la imagen bbc
Image caption El voto puertorriqueño puede definir las elecciones en Florida.

Enrique Vásquez ya perdió la cuenta de cuántos políticos han visitado su restaurante, La Lechonera del Barrio.

Hasta el presidente Barack Obama estuvo comiendo lechón con arroz en este pequeño establecimiento localizado en un barrio modesto de Orlando, a cierta distancia de Disney World y los demás parques de diversiones que le dieron fama mundial a esta ciudad del centro de Florida.

Enrique es dominicano, pero estima que el 95% de la clientela en su restaurante es puertorriqueña.

Muchos son recién llegados que huyen del crimen y la crisis económica en la isla caribeña.

Casi 300.000 puertorriqueños viven en la zona metropolitana de Orlando, lo que representa casi un 12% de la población total.

Y en momentos en que Florida se prepara para votar la semana entrante en las elecciones de mitad de periodo, muchos candidatos que hasta hace unos años habrían hecho campaña por los votos cubanos en la Pequeña Habana de Miami, ahora quieren tomarse fotos con los comensales de los restaurantes puertorriqueños de Orlando.

Los mismos que pueden ayudar a decidir el resultado de la apretada disputa por la gobernación del estado entre el republicano Rick Scott y su rival demócrata, Charlie Crist.

Image caption Obama ha sido uno de los visitantes a los restaurantes puertorriqueños de Orlando.

Y muchos esperan que jueguen un papel aún mayor en dos años cuando Florida, cerca de convertirse en el tercer estado más poblado de la unión, podría determinar la elección nacional.

El lugar correcto

El senador estadual Darren Soto, uno de los pocos puertorriqueños de la legislatura de Florida, concuerda en que su comunidad proporcionará votos cruciales en este jugoso botín electoral.

Es más, cree que ya juegan un papel central en la política del país.

"En 2008, el domingo antes de las elecciones en que resultó elegido presidente, Obama estuvo en un mitin político en mi distrito. Habría podido estar en cualquier lugar del país. Escogió este lugar porque somos críticos, estratégicos", le dice a BBC Mundo.

Los puertorriqueños de Orlando están en el lugar correcto para volverse más influyentes.

Como no se cansan de repetir los estrategas políticos, la llave para las elecciones de Florida está en el llamado "Corredor de la I-4", bautizado así por la autopista que conecta a las ciudades de Orlando y Tampa, dividiendo en dos al estado.

Al norte de la autopista está una zona más rural y conservadora. Al sur, las regiones más urbanas y liberales de Florida.

Pero en la mitad, el corredor de la I-4, con su explosivo crecimiento poblacional, puede inclinar la balanza política en un sentido o en el otro.

Lealtad sin dueño

Image caption "T.C." dice que no ha pensado mucho en las elecciones.

Cada año su economía, basada en los servicios y el turismo, atrae a miles de recién llegados, muchos de ellos de ultramar.

Pero electoralmente, los puertorriqueños son particularmente valiosos.

Como tienen la ciudadanía estadounidense, pueden votar apenas se mudan a Florida.

Más aún, no son uniformemente republicanos o demócratas. De modo que su lealtad política está en juego.

Susan McManus, una profesora de la Universidad del Sur de Florida en Tampa, dice que los puertorriqueños que se han mudado a Florida después de vivir en el noreste de Estados Unidos tienden a votar por los Demócratas.

Pero estudios muestran que muchos de los que llegan directamente de Puerto Rico lo hacen por el partido republicano.

Dados los pequeños márgenes por los que se han decidido muchas de las elecciones recientes en este estado polarizado políticamente, cualquiera que capture este segmento del electorado podría tener la ventaja definitiva.

Abstención

Image caption Los puertorriqueños en Florida tienen una alta tasa de abstencionismo.

No obstante, pese a su influencia potencial, muchos de los puertorriqueños de Orlando no se molestan en votar.

Algunos creen que la razón es que no están familiarizados con la cultura política estadounidense.

"Este año, los esfuerzos por llegar a ese electorado han sido más intensos", le dice McManus a BBC Mundo.

"Algunas de las campañas están inspirándose en el estilo con que se hace política en Puerto Rico, con buses llenos de decoraciones y altavoces a todo volumen".

Mi Familia Vota es un grupo no partidista que trabaja por aumentar la participación electoral de los hispanos en la zona de Orlando.

"Hemos estado tocando a las puertas, llamando, mandando correo, todo lo que podemos hacer para convencer a los latinos a que voten", dice Jose Luis Marantes, el director en Florida de la organización.

Esta semana, docenas de sus voluntarios salían de la oficina en dirección a las calles de los barrios hispanos de la ciudad.

Teléfono inteligente en mano, actualizaban sus bases de datos, dejaban panfletos informativos en las puertas de las casas, y hacían campaña, en castellano y en inglés, para convencer a la gente de votar.

Contra la indiferencia

La familia de Gladys Guzmán se mudó de Bayamón en Puerto Rico a Orlando hace apenas año y medio.

Ella está feliz de ayudar a incentivar el voto, pero no está segura de qué impacto tendrán sus esfuerzos por movilizar al electorado puertorriqueño.

Image caption Varias organizaciones buscan incentivar el voto hispano en Florida.

"Algunos dicen que van a votar, otros que no", asegura.

Y en "La Lechonera del Barrio", uno de los comensales, da su nombre como "T.C." al tiempo que come la especialidad del lugar, arroz con gandules, lechón y tostones.

Ha vivido en la ciudad desde 1994. Sobre la elección de la semana entrante, apenas dice que "no he pensado mucho en ella".

Pero poco después agrega que ha notado cómo los políticos le están prestando más atención a su comunidad. "T.C." se lo explica por el aumento del número de puertorriqueños en Orlando.

"Tenemos un papel grande qué jugar en esta elección, porque estamos por todos lados", concluye.

Contenido relacionado