Chile, pionero en marihuana medicinal en América Latina

  • 29 octubre 2014
chile, marihuana, salud Image copyright Reuters
Image caption Marihuana y salud es una relación polémica que no todos respaldan.

En la mayoría de los países del mundo, si usted pide permiso a las autoridades para cultivar 750 plantas de cannabis, lo más probable es que termine en serios aprietos.

Sin embargo, en Chile están dando luz verde para este tipo de cultivos.

Las plantas serán sembradas desde este miércoles en un área designada por la Municipalidad de La Florida, en Santiago, la capital del país, generando gran atención de la comunidad local e internacional.

Se espera que la cosecha esté lista en abril, cuando será recogida para su transformación en aceite que funciona como analgésico, el cual será destinado para el consumo de 200 pacientes con cáncer.

Debate sobre la legalidad

A pesar de muchos debates en la región, este es el primer proyecto de este tipo en América Latina. Una tendencia que viene fortaleciéndose en el mundo, como por ejemplo la República Checa, que dio pasos similares el año pasado.

Entre los países de esta región, el debate ha estado focalizado en Uruguay, país que este año se convirtió en la primera nación del mundo en legalizar el cultivo, venta y consumo de esta droga.

No obstante, en Chile han tomado un enfoque distinto, permitiendo el uso de cannabis sólo con fines medicinales.

"No queremos involucrarnos en el debate sobre el uso personal de la marihuana", dijo Rodolfo Carter, alcalde de La Florida.

Image caption Cecilia Heyder mantuvo reuniones permanentemente con autoridades en Chile para obtener el permiso de importación de medicinas hechas con marihuana.

"Preferimos concentrarnos con el tema médico. El objetivo es ofrecerle a la gente que está padeciendo cáncer un tratamiento contra el dolor que sea más natural, saludable y barato".

El proyecto de cultivo será supervisado por la Fundación Daya, una organización local sin fines de lucro. Y se elaborara un estudio clínico sobre la efectividad del cannabis para aliviar el dolor.

"Eventualmente, nuestra intención es que todo el mundo tenga acceso a cannabis como medicina, incluso si no tienen recursos para comprarla", explica Nicolás Dormal, cofundador de Daya.

"Por ahora, nos vamos a concentrar en estos primeros 200 pacientes".

Té de cannabis

Así como han respaldado el proyecto en La Florida, las autoridades en Chile también han otorgado permiso a una mujer para importar medicamentos hechos con cannabis.

Ese es el caso de Cecilia Heyder, quien fuera diagnosticada con lupus hace cinco años, una enfermedad originada por deficiencias en el sistema inmunológico.

Cecilia tuvo una mastectomía y ha estado en tratamiento de radioterapia y quimioterapia.

Image caption "Nuestra intención es que todo el mundo tenga acceso a cannabis como medicina, incluso si no tienen recursos para comprarla", explica Nicolás Dormal, cofundador de Daya.

Diariamente consume decenas de analgésicos convencionales, pero dice que los efectos secundarios eran devastadores.

"El dolor era insoportable", contó Heyder al corresponsal de la BBC.

"Quería estrellar mi cabeza contra la pared. No podía caminar. Estaba en silla de ruedas. Mis niños entraban al cuarto y yo ni podía levantarme de la cama para besarlos".

Producto de la desesperación, el año pasado obtuvo algunas hojas de cannabis y las utilizó para hacer té.

Cecilia cuenta que el efecto fue inmediato. El té resultó mucho más efectivo que cualquier otro medicamento convencional que había probado.

El problema para ella fue que luego de esa exitosa experiencia, no podía encontrar más marihuana.

Por eso comenzó a contactar a las autoridades chilenas para obtener permiso de importación.

En agosto pasado obtuvo el visto bueno y un mes después sus drogas comenzaron a llegar provenientes de Europa.

De acuerdo con las autoridades en Chile, esta es la primera vez que medicina hecha de cannabis es legalmente importada en América Latina.

Costo elevado

A pesar de su magnífico beneficio, el tratamiento con esta droga es costoso, y mensualmente puede representar un gasto de unos US$2.000.

Image caption La inciativa genera diversos debates más allá de la salud: el cultivo está protegido con una cerca eléctrica para evitar que traficantes se aprovechen.

Heyder ha tratado de conseguir los fondos a través de una campaña pública que realiza en redes sociales, pero solo ha conseguido dinero para cubrir tres meses de tratamiento.

Pasado ese período tendrá que ir a las calles a comprar marihuana ilegalmente, a menos que el Estado está dispuesto a ofrecer drogas hechas de cannabis gratis para los pacientes.

"¿Me veré forzada a acudir al mercado negro, y correr el riesgo de que me pongan presa?".

"No quiero volver a vivir eso. No quiero vivir con ese miedo", se lamenta Cecilia.

También para la epilepsia.

Si el proyecto en La Florida resulta exitoso con los pacientes con cáncer, pudiera expandirse para que personas que sufren otras enfermedades, como la epilepsia, también se beneficien.

En ese sentido, el caso de Lucas Riffo, de seis meses de edad, pudiera ser emblemático.

Image caption La droga tambien serviría para tratar casos de epilepsia como el de Lucas, que sufría hasta 300 convulsiones diarias.

El niño nació con un severo caso de epilepsia, que le originaba unas 300 convulsiones al día.

Sus padres, Jorge y Gabriela, le suministraron las medicinas para epilepsia tradicionales, pero no funcionó.

Por eso, comenzaron a darle un aceite de cannabis hecho ilegalmente por ellos.

Jorge explica que el cambio en la salud del bebé se percibió de inmediato.

"Obviamente, comenzamos a darle dosis pequeñas", dijo.

"Nos aseguramos de monitorear cuidadosamente su ritmo cardíaco y su respiración, y Lucas se mantenía bien mientras estuviera consumiendo dosis del aceite."

"Luego le dimos un poco más, y se mantuvo por cinco o seis horas sin convulsionar. Eso era impensable antes. Ninguna de las drogas tradicionales había logrado eso."

Escepticismo

A pesar de esto, no todo el mundo está convencido de los beneficios de la marihuana.

Para algunos doctores se trata de una droga adictiva y causa problemas psicológicos.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el consumo de cannabis puede afectar la habilidad para el aprendizaje y puede exacerbar la esquizofrenia.

Image caption Jorge y Gabriela Riffo decidieron correr el riesgo de usar medicina hecha de marihuana para tratar a su bebé, ante la ineficacia de las drogas tradicionales. El resultado fue increible.

Según la OMS se requieren nuevas investigaciones al respecto.

Por otra parte, existe un elemento adicional vinculado a esta droga, y es el tema de la delincuencia.

¿Qué impide que traficantes se aprovechen de las autorizaciones dadas por el gobierno?

El proyecto en La Florida se encuentra resguardado por una cerca eléctrica y alambre de púas, a fin de evitar que las plantas sean robadas.

A pesar de ello, Dormal considera que los riesgos de salud y de seguridad son menores comparados con los beneficios que ofrece la marihuana a los pacientes.

"La marihuana puede tener efectos negativos, pero son realmente insignificantes en comparación con otras medicinas legales", indicó.

Para Cecilia, a quien sus médicos le han dado apenas meses de vida, la decisión es simple.

"Cannabis puede que no me cure el cáncer o el lupus, pero al menos me aliviara el dolor. Y eso es todo lo que yo estoy pidiendo".