Lo que dijo el papa Francisco sobre los límites a la libertad de expresión

  • 15 enero 2015
Papa Francisco Image copyright AP
Image caption El Pontífice destacó que tenemos la obligación de hablar abiertamente, pero sin ofender.

El papa Francisco defendió este jueves la libertad de expresión una semana después del ataque a la revista satírica Charlie Hebdo en París, pero también destacó que debe tener límites.

Durante una rueda de prensa a bordo del avión en el que viajaba de Sri Lanka a Filipinas, el Pontífice dijo que las religiones deben ser tratadas con respeto, para no insultar o ridiculizar la fe de cada persona.

Para ilustrar ese punto, el Papa dijo a los periodistas que sería capaz de golpear a su asistente si éste insultara a su madre.

Sus comentarios llegan el mismo día en que se llevan a cabo los funerales de cuatro de los muertos en los ataques de islamistas radicales.

Image copyright AP
Image caption La urna del caricaturista de Charlie Hebdo, Bernard Verlhac, conocido Tignous, este jueves en las afueras de París.

A continuación, BBC Mundo reproduce la respuesta completa del Papa.

La pregunta fue formulada por el periodista Sebastien Maillard, del periódico francés La Croix.

-Santo Padre, ayer en la misa usted habló de la libertad religiosa como un derecho humano fundamental. Pero, en respeto a las distintas religiones, ¿hasta qué punto se llegar con la libertad de expresión? Ese también es un derecho fundamental.

-Gracias por la inteligente pregunta. Creo que los dos son derechos fundamentales, tanto la libertad religiosa como la de expresión.

¿Usted es francés? Vayamos a (lo de ) París, hablemos claro.

Uno no puede ocultar una verdad: todo el mundo tiene derecho a practicar su religión, su propia religión sin que nadie lo ofenda. Libremente. Eso es lo que queremos.

Segundo: uno no puede ofender, hacer la guerra, matar en nombre de la propia religión, es decir, en el nombre de Dios.

Lo que pasa ahora nos aturde, pero pensemos en nuestra historia: ¿Cuántas guerras religiosas hemos tenido? Podríamos recordar la noche de San Bartólome (la matanza de cristianos protestantes franceses en el siglo XVI), ¿cómo puede enterderse esto? También hemos sido pecadores, pero no se puede matar en nombre de Dios. Matar en nombre de Dios es una aberración.

Image copyright AFP
Image caption Miles de personas salieron a las calles de Manila, en Filipinas, para recibir al Pontífice.

Creo que ese es el punto principal en términos de libertad religiosa. Uno tiene libertar, pero sin imponer y matar en nombre de la religión.

En cuanto a lo que se refiere a la libertad de expresión: cada uno no solo tiene la libertad, sino también el derecho y la obligación de decir lo que piensa para ayudar al bien común.

¡La obligación! Pensemos, si un legislador o senador no señala el camino que considera correcto, entonces no colabora con el bien común.

Tenemos la obligación de hablar abiertamente, de tener esa libertad, pero sin ofender, porque es la verdad: no se puede reaccionar de manera violenta.

Pero si Gasbarri (Alberto, responsable de los viajes pontificios, que estaba en ese momento a su lado), gran amigo, dice una mala palabra sobre mi madre, puede esperar un puñetazo.

Image copyright AFP
Image caption "Uno no puede burlarse de la fe", dijo Francisco.

Uno no puede provocar, no se puede insultar la fe de los demás, uno no puede burlarse de la fe.

El Papa Benedicto XVI hizo referencia en un discurso, no recuerdo exactamente dónde, a esta mentalidad post-positiva que dieron lugar a la creencia de que las religiones, las expresiones religiosas, son una especie de subcultura. Que se toleran, pero son de poco valor, no pertenecen a la cultura de la Ilustración.

Como consecuencia, mucha gente habla mal de otras religiones, se burla y provoca y entonces podría ocurrir lo mismo que le pasaría a Gasbarri si llega a decir algo contra mi madre. Es decir, hay un límite.

Las religiones tienen dignidad, cada una de ellas respeta la vida humana, el ser humano. No puedo burlarme de eso.

Ese es el límite y lo menciono para decir que en la libertad de expresión hay límites, así como en lo que respecta a mi mamá. No sé si he logrado contestar la pregunta.

Contenido relacionado